La OIT: Anuncios de una nueva era de justicia
Sábado 11 de junio de 2011, por José Rigane *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La crisis del sistema capitalista se profundiza y no tiene fin. Los analistas tratan de tapar la realidad, y al mismo tiempo buscan encontrar responsables, cuyo objetivo es que no se sepa la verdad. “La crisis es culpa de los trabajadores,” de los capitales financieros,” en fin de todos menos de los que componen el poder en este planeta.

Compartir este articulo:

* Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA)

Lo que no quieren es que se sepa que es una crisis no solo con final abierto, sino que es profunda, que exacerba las contradicciones entre los que mandan y profundiza las disputas por el poder.

El fondo es que, en esa pelea, los poderosos, se siguen disputando el territorio, la riqueza, control de los mercados, la energía, los alimentos, las fronteras, en fin todo.

Ya no es el campo socialista el enemigo, no existe, ahora el “enemigo” se inventa, se crea, para tapar que es el propio sistema capitalista, que lleva en su ADN (la máxima ganancia, la súper explotación), la fuente y origen de todas y cada uno de los sufrimientos que viven miles de millones de habitantes de este mundo.

La lucha entre los mercados (las grandes multinacionales) es inocultable.

¿Qué es sino la barbarie desatada contra Libia y su pueblo?

¿Qué es sino la lucha por imponer una moneda sobre otra?

¿Qué es sino la guerra desatada por la OTAN, EEUU, contra los países de Medio Oriente, en particular los del norte de África y Medio Oriente?

¿Qué es sino el aumento desmesurado de los alimentos, del petróleo, de los combustibles en general, que pone lejos de los bolsillos, de los que menos tienen, el acceso a la comida??

¿Qué es sino los 1000 millones de personas que pasan hambre, día a día?

Se sabe que los alimentos están en pocas manos, con riesgo serio, si no se diversifica la producción, ejemplo Estados Unidos controla el 73% del mercado del maíz en el mundo.

“Cinco países controlan el 90 % de las exportaciones de arroz.( EEUU con el 68%, seguido de Corea, Japón, Tailandia y China). Además del caso del arroz y maíz también hay una elevada concentración ene l mercado de trigo. EEUU vende el 25% del total, Canadá el 13% y Australia, Rusia y Francia otro 11% cada uno de ellos", asegura el diario El País del 6 de junio de este año. ¿Quién paga la crisis del sistema capitalista? Los trabajadores, los sectores más desposeídos. Crece la desigualdad y la discriminación de todas las formas.

“… la crisis está siendo explotada por todos los gobiernos del sistema, para derribar los salarios, reducir las pensiones, privatizar los bienes públicos, para generalizar el empleo a tiempo parcial, para abolir la negociación colectiva y los convenios colectivos”.

“La propaganda del capital (fuerzas de derechas) de que a través de las políticas anti-populares se producirá crecimiento y un curso de la recuperación, es un mito” Un reciente informe de la OIT, sobre “CRECIMIENTO, EMPLEO PRODUCTIVO Y TRABAJO DECENTE EN LOS PAISES MENOS ADELANTADOS (PMA)”, afirma que” durante la última década este grupo de países experimentaron tasas de crecimiento excepcionalmente altas, muchos por encima del 7% anual. Sin embargo el expediente de creación de empleo y reducción de la pobreza ha sido muy decepcionante.”

Se pregunta el informe ¿qué falló de estos modelos de crecimiento? “El problema es que el crecimiento del PBI (producto bruto interno) per se es un indicador muy limitado de éxito”

“Hay que observar el modelo de crecimiento sectorial, los empleos creado por el crecimiento, el aumento de los ingresos, la reducción de la pobreza…”. “…en muchos países, de los denominados menos adelantados, 2”…el crecimiento está muy concentrado en una o dos industrias de extracción y vinculado a los precios muy alto de las materias primas. ESTO AUMENTA LAS TASA PROMEDIO DE CRECIMIENTO. PERO LAS PERSONAS NO VIVEN DE PROMEDIOS.”

El famoso “derrame”, que tantos economistas y tecnócratas nos hablaban en los 90, nunca llego a la inmensa cantidad de sectores postergados, que aun continúan así, o peor, aunque se crezca económicamente a “tasas chinas”.

El informe continúa diciendo”…que en la mayoría de los Países Menos Adelantados,”la capacidad productiva de la industria manufacturera y de la agricultura permanece limitada…” “…la productividad promedio es la más baja del mundo, reflejando la voluminosa carga de la economía informal, de 2000 a 2009 el empleo creció el 2,9 %, por encima del crecimiento de la población, pero muy por debajo del crecimiento del PBI, la industria representa solo el 10% del total de empleo, la participación del salario y de los trabajadores remunerados aumento solo levemente de 14% en 2000 a 18% en el 2008, la mayoría de los trabajadores sigue atrapado en forma de empleo vulnerables e informales que no les permite superar la línea de pobreza”. (¿Acaso en la Argentina, no se da esto?).

“La falta de promoción de la industria manufacturera y de la industrialización es un error.”

Como vemos, la globalización solo hace crecer contrato basura, las tercerizaciones, la economía informal.

“No se le puede poner corazón social a la globalización, si esta es el corazón del sistema capitalista.” Frase de un trabajador delegado en OIT.

La globalización, la crisis financiera y económica han alterado significativamente el panorama del empleo y la protección de los derechos de los trabajadores.

España del 6% de desocupación al 20 %; Grecia del 7% al 19%; Portugal ya supero el 15%, Irlanda esta en el 14% desocupación, EEUU la desocupación al borde del 10%;

Las patronales en medio de la crisis agigantan su poder, y quieren más flexibilización laboral, menos derechos para los trabajadores, en este momento el gobierno español está dictando un decreto, al romperse el dialogo entre patrones y las organizaciones sindicales (UGT, CCOO), sobre las nuevas normas convencionales, complaciente con los que generan la crisis.

Algunos creen, que esto se resuelve agregándole ingredientes sociales a la globalización. Son los que no ven o les conviene no ver que la globalización es capitalista.

Otros creen ilusamente que como la OIT tiene un lugar en el grupo G20, (como invitada) de allí va a salir soluciones para los trabajadores. No quieren ver que los trabajadores no estamos, ni tenemos injerencia en el G20, y menos aun, tenemos que ver con las decisiones que de allí salen.

Otros creen, en el movimiento obrero, que el camino es acordar, como ya lo están haciendo algunos, sindicatos, en Europa, apostar a la “FLEXISEGURIDAD”.

La propia OIT, como afirma en algunos informes, cree, que el levantamiento en los pueblos Árabes, la lucha del movimiento obrero Europeo, (algunos), la aparición de los “indignados”, sumado a otros protagonismos en el mundo por mejorar la situación, “son anuncios de una nueva era de justicia social.”

Nadie puede negar los procesos de cambios, con su más o sus menos, ahora los trabajadores tenemos el desafío de siempre, lograr UNIDAD DEL MOVIMIENTO OBRERO, actuar con autonomía, de los patrones, los gobiernos y los partidos políticos.

Tenemos la obligación de RECONOCERNOS COMO UNA CLASE SOCIAL, tener orgullo de ser trabajador.

Por lo tanto podemos y debemos luchar juntos, contra todos los males, que genera el sistema capitalista y su crisis más profunda, para eso dejar atrás, EL POSIBILISMO, superar conceptos edulcorados que describen una realidad virtual, ( como DIALOGO SOCIAL”, TRABAJO DECENTE”, etc.) mientras en la real, nos siguen sometiendo y matando de todas las formas.

Debemos decidirnos a ser nosotros mismo, debemos decidirnos, hoy, más que nunca, a LUCHAR, PARA TRANSFORMAR ESTA REALIDAD, QUE NO TIENE FUTURO PARA NUESTRAS VIDAS, Y MENOS AUN PARA LAS PROXIMAS GENERACIONES, QUE NO SEA LA MISERIA, EL HAMBRE, LA POSTERGACION, EL SOMETIMIENTO Y LA SUPEREXPLOTACION.

De nosotros, sólo de nosotros depende, que seamos capaces de generar las transformaciones necesaria para garantizar la vida de todos y de ganarle a la propuesta de muerte, que el sistema capitalista ofrece.

sitio desarrollado en SPIP