Jornada en el Concejo por nuestros pibes y pibas
Rosario: Grandes presencias, mezquinas ausencias
Viernes 31 de octubre de 2014, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En la tarde del 28 de octubre se realizó en el Concejo Municipal de Rosario la jornada pública de debate sobre la situación en niñez y juventud. A la enorme convocatoria que contó con referentes de la lucha social y política sobre el tema, se sumó la vergonzosa ausencia de la mayoría de los concejales y todos los funcionarios públicos de los diferentes niveles del Estado formalmente citados.

Compartir este articulo:

Desgarradora y valiosa. Así fue la jornada realizada ayer en el Concejo Municipal de Rosario en la que participó la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA). Con el recinto lleno de militantes, jóvenes de los barrios, referentes sociales, académicos, profesionales y sindicales, el gran faltazo lo dieron las autoridades vinculadas a la Niñez y la Adolescencia y casi el pleno de los concejales, con la excepción de cuatro ediles: Norma López, María Eugenia Schmuck, María Fernanda Gigliani y Ana Laura Martínez.

La multiplicidad de voces y la riqueza de los testimonios fue la mayor victoria de las organizaciones convocantes que lograron aunar convicciones en la exigencia de la inmediata declaración de emergencia en niñez y juventud. El Colegio de Abogados, de Trabajo Social, trabajadores de áreas estatales vinculadas a niñez, familia y adolescencia, el Foro de Infancia de la Facultad de Psicología, la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, la CTA, AMSAFE Rosario, Organización Che Pibe, miembros de la Asamblea de Familiares de Víctimas de Diciembre de 2001,entre otros y otras cuyos testimonios aparecerán a lo largo de la nota, se pronunciaron en ese sentido.

Derechos vulnerados, testimonios lacerantes

El rol cómplice de los medios de comunicación mediante el fortalecimiento de la ideología neoliberal y la dinámica de exclusión de los niños y jóvenes; la necesidad de mayor presupuesto para todas las áreas donde abundan “proyectos” o “planes”, pero faltan políticas estratégicas y recursos; y los niveles de violencia que se roban la vida de los pibes y pibas, fueron algunos de los ejes centrales que se plantearon en las casi cuatro horas de debate. La precarización de los trabajadores, la falta de infraestructura y abordaje interdisciplinario, son parte de las respuestas estatales (u omisiones, que son también respuestas) que sostienen este sistema perverso en el que el único mensaje y la única salida que se ofrece, es la violencia.

El derecho a la infancia fue marcado como uno de los derechos más olvidados de la niñez. Pero lo peor, es que ni siquiera ese derecho puede garantizarse si se les roba el derecho a la vida. 200 muertes en 2013 en nuestra ciudad dan cuenta de ello. Las muertes nunca esclarecidas dentro del Instituto de Rehabilitación del Adolescente de Rosario (IRAR) se suman y hablan de que, cuando se encierra a los pibes, lejos se está de rehabilitarlos, acompañarlos, brindarles herramientas para salir adelante. Un solo trabajador en el último año descolgó a dos jóvenes que hasta ese momento sobrevivían en condiciones infrahumanas en el Instituto.

“Nosotros que trabajamos todos los días decimos que no hay sistema. No hay a quien dirigirse, no hay lugar donde alojarse al pedir ayuda. Y el responsable de esto es el Estado, lo dice la ley. Esto no se soporta desde ninguna institucionalidad. Necesitamos instituciones que no potencien la segregación, que no sean el depósito de los derechos sociales. La declaración de emergencia es hoy y es urgente. Si no nos concentramos en trabajar mejor para la infancia no tenemos futuro”, aseguraron desde el Foro de Infancia, polo de extensión de la Facultad de Psicología de Rosario,

“Joroba tenía 25 años. Presenció el asesinato de su compañero y a los días aparece muerto de un disparo en la nuca. Gabriel, hace un año, estaba en la vereda y recibió un balazo. Elio tenía problemas con un grupo de adultos que habían dejado la cárcel, le dan dos tiros y lo matan. Horacio de 15, hace más de cinco años mientras nosotros estábamos ensayando con la Murga de los Trapos, es corrido por un policía que lo patea, lo tira a una zanja, le pone el pie sobre el pecho y ahí mismo le dispara. Romagnela, hace dos años tenía problemas con el narcotráfico en Barrio La Sexta, la familia lo daba por perdido y aparece con una soga en el cuello, con la lengua y el cuello cortados, tirado sobre la barranca de calle Pellegrini. Fabián hace 2 años apareció muerto en el IRAR, un lugar donde supuestamente lo iban a cuidar. Contamos trece pibes que fueron asfixiados en comisarías. El último fue Miguel, mi primo. Son historias de vida de pibes, jóvenes, pobres. Es la situación en la que vivimos y morimos. Lo de Gendarmería y Prefectura viene a confirmar lo que algunos de nosotros decíamos: venían a ordenar la cancha y el negocio. Ordenar al mejor estilo Carlos Reutemann: asesinatos ordenados. Lo que esas fuerzas hacían en la frontera del país, lo hacen con nosotros en nuestros barrios. Nos matan a la entrada y la salida. Los que vivimos en la villa somos los culpables de todo lo que sucede. Nos van a seguir haciendo mierda lamentablemente. Ojalá ninguno de los casos que conté hubieran pasado y no tuviéramos razón”, relató Varón Fernández, del Bodegón Cultural Casa de Pocho, Barrio Ludueña, ante un silencio sepulcral. No era para menos. Se recogían nombres de víctimas, que están presentes sólo en la voz de ellos, sus vecinos, sus familiares, sus amigos. Asesinatos sin justicia de jóvenes pobres que, con suerte, pasan a la lista de muertos sin historia de las estadísticas oficiales.

Pegado a ello, se hizo pública la denuncia de las amenazas contra los jóvenes del Club El Federal, espacio recuperado para la pibada de Barrio La República. El domingo alguien disparó contra la casa de la presidenta del Club, pero el intento de amedrentar a esa construcción venía de antes.

Y, lejos de ser un cierre dentro del debate, Elsa, la madre de Franco Casco, joven desaparecido hace casi un mes en Rosario, abrió la herida zanjada por los testimonios precedentes. Duele pensar en el caso de Luciano Arruga y las similitudes con el de este joven que vino de Buenos Aires a visitar familiares y parece haber tenido la desgracia de cruzarse con las fuerzas policiales de la provincia. Fue detenido y golpeado, según pudo ver su madre en fotos mostradas por la fiscalía. Debía volver el 7 de octubre a su ciudad y aún está desaparecido. Por ello, convocan a una marcha para el jueves desde las 18 horas que partirá del Cruce Alberdi hacia la Comisaría 7ª lugar donde el joven estuvo detenido.

“Hay derechos que para ser efectivos necesitan que se eliminen los obstáculos económicos sociales y culturales e instaurar mediaciones socioculturales para gozar del derecho a la libertad, a organizarse, a participar. Pero no tenemos políticas, por eso todos hablaron de programas o proyectos aislados promovidos por el Estado. La política es mucho más abarcadora porque tiene que dar direccionalidad y ver como se operativiza”, afirmó el referente del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), Oscar Lupóri.

“Los procedimientos están montados sobre la imagen que venden los medios, del niño, el adolescente y el joven de los barrios marginados como peligro social. Entonces llegó el coronel Berni y dijo que venía a ocupar los territorios. El Ministro de Seguridad dijo que venían a pacificar los territorios ¡¿Dónde está el núcleo duro del crimen organizado que es el que organiza la inseguridad, que después nos la venden como inseguridad que provocan estos chicos que nunca tuvieron seguridad?!”, vociferó Lupóri, silenciado por un aplauso unánime del recinto.

La deuda que más duele

“Estamos asistiendo a las más claras de las declaraciones de la tremenda deuda interna en Rosario. 25 años de gobierno socialista y hay 70 mil chicas y chicos de entre 0 a 19 años que no comen bien en la ciudad. La obscenidad de la política institucional dice que hoy en Rosario hay 50 mil familias con necesidades habitacionales dignas y hay 40 mil viviendas vacías. Es el costo del desarrollo, del Puerto Norte de Rosario donde invierten los narcos con complicidad del departamento municipal. Porque el narcotraficante Luis Medina puso cuatro empresas a las que se le dio habilitación municipal en el nombre del desarrollo. Cuesta creer que en Rosario llegamos a esto, porque era la capital del peronismo donde se dijo que los únicos privilegiados eran los pibes. Hoy son los primeros perjudicados. Esa hipocresía es proporcional a la de los canales de Rosario, que jamás pondrán al aire jornadas como esta que se vive en el Concejo. Son cómplices también los funcionarios socialistas que no están y le cagan la vida al militante socialista que sí está en el barrio y al que le van a tener que dar explicaciones”, sentenció el periodista Carlos Del Frade.

En nombre de AMSAFE y la CTA Rosario habló Gustavo Terés, Secretario General de ambas organizaciones, quien saludó la iniciativa y la amplitud de la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud. “Estamos en una lucha contra la barbarie. Sería muy digno declarar la emergencia. No es una debilidad política, sino una fortaleza que nos permitiría mirar a la cara a nuestros chicos. Para eso necesitamos un diagnóstico certero. Hay que hablar de la necesaria integralidad de los tres niveles del estado: o se asumen políticas conjuntas o seguiremos estando en dificultades”, consideró.

“Todos los chicos tienen derecho a la educación, pero no todos tienen derecho a la misma escuela: hay escuelas de primera, de segunda, de tercera. Recién nos llamaron de la escuela de Barrio Toba diciendo que no tienen ventiladores. Parece menor al lado de lo que se contó. Pero si pensamos en lo insufrible que es vivir en las situaciones de hostilidad ambiental y precariedad, lo único que puede generar eso, es violencia. No se pueden garantizar los derechos humanos en porcentajes. El Padre Montaldo habló de la promesa de un gimnasio que hizo la Intendenta y nunca se realizó ¿Por qué los pibes del centro tienen lo que necesitan en el espacio público y los de Barrio Ludueña no y los playones en los barrios son insufribles en verano e invierno? Hay que garantizar plenamente los derechos de nuestros pibes, si no tenemos la batalla perdida”, aseguró el referente de la CTA Autónoma.

“Las escuelas son instituciones a las que se les pide de todo, pero son sub dotadas porque tenemos los mismos elementos de hace 30 años atrás. Las políticas públicas necesarias para la nueva realidad social no están. Las condiciones materiales donde viven nuestros pibes deben modificarse. Por eso es necesaria la declaración de emergencia, que se destinen recursos. Debe haber campañas públicas para dejar de estigmatizar al pibe pobre, trabajar en la defensa de nuestros pibes. Necesitamos equipos interdisciplinarios: los maestros solos no podemos solos dar cuenta de los problemas”, concluyó el referente docente.

El Secretario Adjunto de la CTA Santa Fe, Rubén Suárez, recalcó que “me duele en 30 mil pedacitos pedir la declaración de emergencia, porque es saber que los sueños que tuvimos no llegaron a tal fin. Pero, por esos 30 mil, como es necesario en esta coyuntura, venimos a exigirla. Sólo con un proyecto de vida se puede seguir adelante”. Suárez fue detenido durante toda la dictadura militar, por ser miembro del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT-ERP), y tras su liberación siguió militando en espacios sindicales y políticos, de allí su referencia a los 30 mil desaparecidos. Calificó la inasistencia de las autoridades como “mezquinos actos de ausencia”. Y concluyó con firmeza: “se lo digo a los ausentes: no hagan este ridículo nunca más”.

Para Facundo Peralta, Secretario de Juventud de la CTA Santa Fe, referente de la Asamblea y miembro de "Causa, Organización Popular", el balance de la jornada fue positivo. “Con estas grandes presencias nos parece que avanzamos y con las ausencias también. Porque la ausencia de los funcionarios, incluso concejales que votaron por la realización de esta jornada, nos da una respuesta del lugar que ocupa el tema de las políticas para los pibes y las pibas, que claramente no son prioridad. Sabemos que hubo una orden de parte del oficialismo municipal y provincial para que no se presenten en este debate, pensando que los íbamos a atacar y solamente queríamos hablar con ellos una salida a esta situación, porque son responsables de lo que pasa”, aseguró.

Ecumenismo, encarnación y vasos comunicantes

El Padre Edgardo Montaldo lleva 46 años en Ludueña. “Me llevaron ahí los jóvenes”, afirma con su voz rasposa y suave, sostenida por unos enormes ojos claros y vivaces. Como cada intervención que hace, destacó lo que denomina, “tres requisitos para estar en la vida: encarnación, ecumenismo y vasos comunicantes”. Se trata sin ir más lejos de la necesidad del contacto humano, de conocer al otro, de no hacer políticas desde oficinas lejanas con aire acondicionado, sino de ir a los territorios, a hablar con los que sufren. Para generar contención y soluciones Montaldo señaló la necesidad de crear organizaciones que transmitan y organicen (los vasos comunicantes) voluntades, sin pensar en procedencias que limiten la inclusión.

El Padre Daniel Siñeriz desarrolla tareas en Nuevo Alberdi, Norte pobre de la ciudad, rodeado de la más impúdica expresión de la riqueza en pocas manos: los barrios privados. “Hice apuntes antes de saber de esta ausencia casi total de las autoridades políticas invitadas. En 2005 desde Nuevo Alberdi nos reuníamos todas las semanas con todo tipo de organizaciones y habíamos planteado como prioridad los niños y los jóvenes. Hicimos una carta para el entonces presidente Néstor Kirchner, para el Gobernador Jorge Obeid y el Intendente Lifschitz para pedirles que pusieran la situación de los jóvenes y la respuesta como una prioridad de estado inmediata. Esas cartas nunca fueron respondidas”, contó.

“Es autodestituyente no mirar desde el ángulo y la perspectiva de la niñez y la juventud. Hay que avisarles a los políticos”, sentenció.

Siempre pausado y profundo en sus palabras, Eduardo Trasante dijo presente en la jornada. El pastor es el padre de Jeremías y Jairo, el primero una de las víctimas del triple crimen de Villa Moreno, el segundo acribillado en el centro de la ciudad. La entereza de Trasante no se ve opacada ni siquiera por el quiebre de la voz que le genera el recuerdo de sus hijos. Sus conceptos, siempre cargados de una fe movilizante, gozan de una claridad sensible que apabulla.

“Ningún derecho se puede garantizar si el derecho a la vida se les quita. Cuando la violencia y la muerte los alcanza, nada de estos planes ni proyectos pueden generar algo en sus vidas. Hay que trabajar rotundamente por el derecho a la vida. Con el pasar de los años vamos a tener miles de jóvenes menos. Así nuestra ciudad tiene poco futuro. Escuchar las distintas voces ha enriquecido mi mente y mi corazón, me han desafiado. Encarnación, ecumenismo, vasos comunicantes, libertad, accesos, protección. Beneficios maravillosos para los que todavía tenemos hijos vivos, los que somos abuelos. Alegría de seguir caminando los territorios de nuestra ciudad y ver que hay niños, niñas y adolescentes que están vivos. Es por ellos que tenemos que reaccionar. La ausencia de quienes deben responder por estos derechos habla de una realidad, de la frialdad de cada corazón”, inició Trasante.

“Cuando Jesús dijo que “dejen que los niños vengan a mí”, estaba diciendo trabajen para que haya libertad, movimiento, que vengan cuando quieran, no para que los manden cuando los maten o cuando por falta de alimento los niños suban al cielo por una necesidad que no fue cubierta. El reino de los cielos es poder garantizar todo lo que hay allá arriba e impartirlo aquí abajo. Como padre de hijos a los que les robaron la vida voy a seguir caminando, porque ellos soñaron con un futuro distinto. Creo firmemente que, como nunca antes, es vital declarar la emergencia pública en materia de niñez y adolescencia en nuestra ciudad”, concluyó el padre de Jeremías y Jairo, acompañado de aplausos emocionados en un recinto lleno de los que, a diario, trabajan para que no haya ni un pibe ni una piba menos.

Fuente: www.ctarosario.org.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional

sitio desarrollado en SPIP