Ni sueldos de hambre, ni impuesto al trabajo
Fuerte impacto de la huelga en Rosario y zona de influencia
Martes 9 de junio de 2015, por Equipo de comunicación CTA Rosario *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La CTA-A convocó hoy al quinto paro nacional que se realiza bajo el gobierno de Cristina Fernández y el segundo en lo que va del año. El transporte, la recolección de residuos, los estatales y la docencia, tanto provincial como de la universidad, son los sectores donde la medida se visualiza con más fuerza. En el Cordón Industrial la inactividad fue total y se sostuvieron varios piquetes en la Avenida de Circunvalación. Ayer por la tarde se realizó un acto frente a la Bolsa de Comercio.

Compartir este articulo:

El segundo paro del año que realizan en conjunto varias centrales sindicales, entre las que se cuenta la CTA-Autónoma, está dando cuenta de un impacto contundente. En Rosario, el paro de transporte, recolectores, docentes y estatales, entre otros, generó una inactividad poco habitual para un martes, tal como ya había sucedido en la huelga anterior, el 31 de marzo. Además, se contó con piquetes en los accesos a la ciudad y una alta adhesión en el Cordón Industrial y otras localidades de la provincia.

El paro nacional se desarrolló en reclamo de paritarias libres, por el fin del cobro del impuesto a las ganancias sobre los salarios y por un salario mínimo vital y móvil de $12.800. Pero entre las principales exigencias también se cuentan el fin de la precarización y la tercerización y condiciones dignas de trabajo; universalización de todas las asignaciones sociales y su inmediata actualización; el 82% móvil para los jubilados y un aumento de emergencia para el sector; la derogación de la Ley Antiterrorista; y la declaración de la emergencia nacional en violencia de género y en niñez y juventud.

A pesar de que las dirigencias provinciales, de manera inconsulta, definieron no sumarse a la medida, las seccionales locales de Amsafe y de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) fueron al paro hoy. También hicieron lo propio los trabajadores de la salud nucleados en SiPrUS, por lo que hubo guardias mínimas en los hospitales. Paralelamente, el paro de 48 horas que comenzó ayer la docencia de las universidades nacionales hizo que hoy estuvieran cerradas las doce facultades de la UNR y sus colegios dependientes. Las calles transitadas de Rosario, como Córdoba o San Luis permanecieron con actividad de escasa a nula, siendo la cotidianamente vertiginosa Plaza Sarmiento una postal incontrastable del efecto del paro nacional.

En la región, la huelga también se hizo sentir. La inactividad en las terminales portuarias del Cordón Industrial fue total. Además, la Corriente Clasista Combativa (CCC) participó de varios cortes sobre la avenida de Circunvalación en las intersecciones con: Autopista a Buenos Aires, Juan José Paso y Presidente Perón.

En Villa Constitución hubo tres cortes realizados por la CTA en conjunto con otras organizaciones en Ruta 21, en el ingreso a Acindar sobre la localidad de Chapuy y el acceso a la localidad de Theobald, desde donde ingresan camiones a la metalúrgica.

Silvio Acosta, Secretario General de la CTA Villense y delegado de Acindar, aseguró que “toda la ciudad estuvo parada, el puerto, la municipalidad, las escuelas, el hospital. Estuvimos con camioneros en los cortes. Acindar no pudo arrancar el turno mañana y turno tarde menos, la gente no fue a trabajar”. En sintonía, su adjunto, el dirigente estatal Marcelo Cortés analizó que “la gente se adhirió, más allá de la negativa de la dirigencia de la UOM a hacerlo, extendiéndose también a las tercerizadas de Acindar”. La huelga también se sintió el ente portuario y el sector vinculado a camioneros. El centro de Villa tuvo movimiento sólo por la actividad bancaria. “Esperamos que el gobierno tome en cuenta la gran medida que hubo y modifique las políticas hacia los trabajadores”, concluyó Cortés.

En la ciudad de Santa Fe se vivió un panorama similar, ya que más allá de la falta de adhesión de ATE y Amsafe locales, los trabajadores no asistieron a sus puestos de trabajo. A su vez, distintos gremios realizaron piquetes en la capital, en la entrada al túnel subfluvial. También hubo cortes en Rafaela, sobre la ruta nacional 34 en el ingreso al Parque Industrial; y en Reconquista, sobre la ruta nacional 11.

Acto frente a la Bolsa

Ayer por la tarde, en sintonía con las actividades que la CTA-A llevó adelante en todo el país, se realizó un acto frente al edificio de la Bolsa de Comercio, para exponer públicamente las reivindicaciones de la jornada de lucha y del paro. De la concentración participaron los principales gremios y organizaciones que componen la Central a nivel local y provincial.

Los y las oradoras hicieron especial énfasis en el reclamo de paritarias libres, el cese del pago de impuesto a las ganancias sobre los salarios y la necesidad de que toda la clase acceda a un salario mínimo, vital y móvil (SMVM) tal como lo define la Constitución Nacional. En ese sentido, la mayoría destacó la enorme pelea que sostuvieron los trabajadores de la Federación Aceitera, quienes lograron romper el techo impuesto a las paritarias por el gobierno y las patronales levantando la bandera del SMVM al exigir 14.931 pesos de básico para su sector y logrando, tras una durísima negociación, un salario inicial de $14.300.

“Los aceiteros son el ejemplo de cómo la organización colectiva, cuando está cohesionada, puede lograr los objetivos que se plantea”, aseguró Raúl Daz, Secretario Adjunto de la CTA y de ATE Rosario. En el mismo sentido, señaló que ese sector, junto a los bancarios y otros gremios que pudieron superar los topes, “lo demostraron con organización y lucha, ya que nadie nos regala nada. Por eso repudiamos a aquellos que traicionan la voluntad de los trabajadores acordando el pago en cuotas y el 27%, una miseria, teniendo en cuenta que el promedio salarial es de $6500 en Argentina”.

El dirigente explicó que los motivos de este quinto paro nacional tienen que ver “con lo que falta: trabajo genuino, salarios dignos, condiciones dignas de trabajo, jubilaciones dignas, que haya realmente respeto por el laburo que hacen los trabajadores todos los días”. Por eso indicó que “el 2015 empezó con lucha y va a seguir con lucha porque el ajuste está en camino. Crece la desigualdad social, crece la precariedad laboral, crece la violencia porque la violencia la generan quienes saquean a nuestro pueblo y la riqueza de este país”.

“Nuestra Central, autónoma de los patrones, los partidos y los gobiernos, está una vez más en la calle porque quiere fortalecer la democracia siendo protagonistas de nuestro destino. Para que los ’90 no vuelvan y la democracia realmente mire hacia el futuro, esta es la herramienta que tenemos los trabajadores y nos vamos a organizar codo a codo, no hay otro camino que la unidad”, apuntó Daz, en respuesta a quienes se posicionan contra la medida y en el marco del año electoral.

Desde el sector docente, Guillermo de los Hoyos, miembro de la Comisión Directiva de Amsafe Rosario y Secretario Adjunto de la CTA provincial, recordó que “los salarios no son variable de ajuste y por lo tanto los trabajadores de todo el país no estamos dispuestos a pagar la crisis que los propios patrones han llevado adelante”.

Por su parte, Lorena Almirón, Pro Secretaria Gremial de ATE Rosario, hizo hincapié en los reclamos del área estatal: “Necesitamos aumentar las asignaciones familiares, que en la provincia de Santa Fe están entre las más bajas del país y cubrir todos los cargos necesarios en los tres niveles del Estado, que pasen a planta más de 600 mil trabajadores del estado nacional, y que 300 mil trabajadores municipales empiecen a ganar por encima de la canasta familiar”.

También estuvo representada en el acto la docencia de las universidades nacionales, que lleva adelante durante un paro de 48 horas que termina hoy martes, en rechazo del acuerdo salarial del 27,4% que cerraron algunas federaciones del sector con el gobierno nacional. La Asociación de Docentes e Investigadores de la UNR (COAD) fue una de las organizaciones de base que realizó este paro y ayer estuvo presente su Secretaria General, Gloria Rodríguez. “Nos sentimos parte del conjunto de los trabajadores que vienen luchando por quebrar el tope salarial impuesto por el gobierno. A la inflación no la generan los salarios sino la voracidad de las patronales, tanto las privadas como la estatal”, destacó.

Finalmente, también tomó la palabra Eduardo Delmonte, dirigente de la Corriente Clasista Combativa (CCC), quien remarcó las consecuencias del ajuste sobre su sector. “A los desocupados nos empujan cada vez más al hambre y a las necesidades extremas sin ningún tipo de horizonte. Salimos a reclamar el derecho a trabajar, a no pasar hambre, a que los jóvenes tengan algún futuro sin droga, con trabajo y con escuela”, aseguró.

Una vez más en la calle, con movilización, actos y corte la CTA Autónoma salió a pelear por los derechos colectivos y en unidad de acción con otros sectores de trabajadores dispuestos a luchar para que el salario no sea la variable de ajuste. Otra vez se gritó “ni salarios de miseria, ni impuesto al salario: dignidad y salario mínimo, vital y móvil para toda la clase obrera”.

* Equipo de comunicación CTA Rosario

sitio desarrollado en SPIP