Ni un despido más, ni un trabajador menos
El ajuste no era chamuyo
Martes 12 de enero de 2016, por Corresponsalía Bahía Blanca *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

"La CTA Bahía Blanca-Dorrego manifiesta su rechazo a la ola de despidos que se están produciendo en la administración estatal nacional, provincial y municipal. El decreto 254 del gobierno de Mauricio Macri ordenaba revisar los concursos y los contratos de todas las áreas en un plazo de tres meses", indica un comunicado gremial.

Compartir este articulo:

"Ahora están echando directamente, ni siquiera respetan su propio decreto que ya estaba marcando la política de avanzar sobre los puestos de trabajo. Los trabajadores despedidos hasta el momento son: Estado nacional 3340 (gobierno Cambiemos), Santa Cruz 1000 (gobierno FPV), Salta 195 (gobierno FPV), Tierra del fuego 1000 (gobierno FPV), La Rioja 800 (gobierno FPV), Provincia de Buenos Aires 7397 (gobierno Cambiemos),Catamarca 832(gobierno FPV), Mendoza 1600 (gobierno Cambiemos) En total son 16.164 en menos de 30 días.

"En el ámbito privado se dan situaciones similares (Cresta Roja, Cerámica San Lorenzo, etc), alentadas además por el ejemplo de lo que ocurre en el Estado, sin alcanzar todavía esos números, pero sí avanzando sobre las condiciones y la intensidad de los trabajos

"En la provincia de Buenos Aires a todo esto se agrega al decreto de la gobernadora para suspender la paritaria de los trabajadores municipales en toda la provincia.

"A nivel local en tanto se quita el subsidio de 2 mil pesos a los cartoneros mientras se suman nuevos cargos políticos y el intendente cobra 163 mil pesos por su trabajo.

"No hay casualidad en estos números. Se trata de una política deliberada que merece una respuesta inmediata desde nuestro lugar de clase trabajadora

"Para justificar los despidos se está utilizando y difundiendo por los grandes medios la estigmatización de que son todos “ñoquis”. Nuestra organización no defiende a quien cobra sin trabajar ni el clientelismo de última hora para realizar nombramientos, pero sí decimos rotundamente que la inmensa mayoría de los puestos de trabajo en el Estado tiene que ver con la atención de derechos sociales como la salud, la educación, el trabajo, la previsión y la seguridad social, la vivienda, las jubilaciones etc. Los trabajos de hombres y mujeres en el Estado son socialmente necesarios en tanto están dirigidos a la atención de esos derechos y necesidades.

"Rechazamos por mentiroso y manipulador el intento de construir un sentido común que asocia a todo trabajador/a estatal con un vago o un ñoqui.

"Decimos también que la oleada de despidos está siendo facilitada por algo que nuestra CTA vino denunciando como política de las patronales, que el gobierno anterior convalidó: la gran extensión de la precarización laboral, tanto en el trabajo público como en el privado. El ajuste sobre el empleo está pavimentado por la alta vulnerabilidad de todos quienes trabajan bajo las distintas formas de la precarización.

"Con el discurso de dar de baja a los ñoquis se encubren los verdaderos objetivos de los despidos masivos:

"* Ajustar la inversión pública utilizando como variable principal el empleo.

"* Disciplinar no solo a estatales sino también al movimiento obrero en su conjunto en el período previo a las paritarias. Cuando el ministro Prat Gay ha dicho como mensaje a los sindicatos “fíjense hasta que punto pueden arriesgar salario a cambio de empleo” cierra toda la ecuación: el imperativo es aceptar la baja de salarios o ponerse bajo riesgo de perder el trabajo.

"Una forma de proclamar lo que son intereses propios (los de quienes ganan fortunas con remarcaciones, devaluaciones y otras yerbas) como si fueran intereses colectivos. Dicho de otra manera: de intentar disfrazar como de interés colectivo (de todos los trabajadores) lo que es interés específico de una minoría de grandes empresas que solo piensan en incrementar su tasa de ganancia.

"Desde la CTA afirmamos la necesidad de esclarecer los verdaderos objetivos de esta escalada de despidos y remarcaciones de precios a los que se acompaña con represión como ocurrió en La Plata, en Neuquén y antes en Cresta Roja. Y de organizarnos desde cada lugar de trabajo para resistir este avance sobre nuestros derechos.

"El segundo paso necesariamente será unir los reclamos y darle una expresión unificada, porque los de arriba apuestan a dividirnos. Saben que la fragmentación impide luchar con la fuerza necesaria para frenar el ajuste y cuentan para ello lamentablemente con la ayuda de buena parte de quienes deberían representar los intereses de los trabajadores y están encaramados y atornillados a los cargos sindicales.

"Por eso decimos:

"* Ningún trabajador/a despedido. Reincorporación inmediata de todos/as los que han sido despedidos.

"* Inmediata convocatoria a paritarias libres. No al chantaje para no otorgar los aumentos salariales que correspondan.

"* Salario mínimo igual al costo de la canasta familiar.

"* Aumento de emergencia a los jubilados.

"* No a la criminalización de la protesta", concluye la declaración de la Central bahiense que encabeza Enrique Gandolfo.

* Equipo de Comunicación de la CTA Bahía Blanca-Coronel Dorrego

Lima 609 - Ciudad de Buenos Aires - República Argentina

(5411) 4383-3349 / 3305 / 3426 (int. 150 / 154) - prensa@ctanacional.org


sitio desarrollado en SPIP