Colombia
Delinean Paro Nacional contra magro aumento salarial y privatizaciones
Sábado 30 de enero de 2016, por Prensa CLATE *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El Comando Nacional Unitario, conformado por centrales sindicales y gremios del sector público y privado, resolvió convocar a un paro nacional con fecha a confirmar.

Compartir este articulo:

Será para repudiar el insuficiente aumento del salario mínimo decretado por el Gobierno, contra el anuncio de una reforma tributaria, la venta y privatización de ISAGEN, el incumpliendo a los pensionados, aumento de tarifas, y recortes en Salud y Educación.

“Son numerosas las medidas antipopulares que ha adoptado el Gobierno y que justifican un paro nacional indefinido: privatizaciones, aumento de tarifas, despidos y un salario a la baja”, afirmó Percy Oyola Palomá, Presidente de la Unión Nacional de Trabajadores del Estado y los Servicios Públicos de Colombia (UTRADEC), organización miembro de CLATE.

Al paro nacional se sumarán los gremios camioneros como la ATC, ACC, AMT y la CCT, que conforman la Cruzada Camionera, cuyos dirigentes manifestaron su disposición de participar en el cese de actividades que podría tener como fecha de inicio fines de febrero o los primeros días del mes de marzo.

A los llamados de las centrales obreras se sumó la voz del Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, quien le pidió al Presidente, por medio de una carta, que revise el porcentaje de aumento del salario mínimo pues los hogares con menores ingresos estarían de frente a una posible pérdida de poder adquisitivo. El funcionario también resaltó que se deben tener en cuenta las leyes y las sentencias de la Corte Constitucional para proteger a las personas de estratos bajos.

Un aumento insuficiente del Salario Mínimo

Según el Decreto 2552, expedido el 30 de diciembre pasado por el Gobierno, el salario mínimo en Colombia será de 689.455 pesos, lo que corresponde a un incremento interanual del 7 por ciento. Sin embargo, el dato cobra mayor relevancia cuando se lo analiza en términos relativos: una familia tipo necesitará de dos salarios mínimos para alcanzar una canasta básica moderada equivalente a un millón 400 mil pesos colombiano. Mientras que el valor de la hora del salario mínimo en Australia es de 9.5 dólares, y en Francia de 8.2 dólares, en Colombia escasamente alcanza los 0.8 dólares.

“Es un milagro que la gente pudea sobrevivir con un salario como el que acaba de fijarse”, expresó indignado Percy Oyola Palomá, Presidente de la Unión Nacional de Trabajadores del Estado y los Servicios Públicos de Colombia (UTRADEC), organización miembro de CLATE, y Vicepresidente de la Confederación General de Trabajo (CGT).

Desde la propia CGT, donde Oyola Palomá es Vicepresidente, rechazaron el magro aumento y afirmaron que este debería haber sido de al menos 9,9 por ciento.

En respuesta a esta medida, UTRADEC y CGT ya realizaron una presentación ante el Consejo de Estado exigiendo la nulidad del Decreto 2552, y planean continuar con las medidas de protesta para revertir esta injusta acción gubernamental.

Privatizaciones

Hace semanas trabajadores, congresistas y buena parte de la ciudadanía rechazan en las calles y a través de las redes sociales la venta al consorcio Brookfield, una firma canadiense, del 57,6 de las acciones correspondientes a la hidroeléctrica ISAGÉN, hasta entonces en manos del Estado.

La energética pasó de ser la ‘joya de la corona’ del sector público a convertirse en una empresa más de un fondo que maneja alrededor de 225.000 millones de dólares en activos en Estados Unidos, Canadá, Europa y Brasil, especialmente en los sectores de infraestructura y energía.

“La venta de esta generadora de energía implica la privatización del agua porque hay una cantidad de embalsamientos que van a pasar a ser propiedad de esta multinacional”, denunció el dirigente de UTRADEC y de la CGT colombiana.

“A esto se suma la posible privatización de la Empresa Telefónica de Bogotá (ETB) enunciada por el nuevo alcalde, Enrique Peñalosa”, explicó Oyola Palomá.

Negociaciones de Paz entre Gobierno y FARC-EP

Desde 2012 representantes gubernamentales y de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) buscan una solución negociada a la confrontación bélica que ha dejado unos 300 mil muertos.

“Los trabajadores respaldamos las negociaciones de paz e incluso estamos dispuestos a refrendarlas cuando llegue el momento. Sin embargo, el Gobierno intenta utilizar el proceso como pantalla para adoptar estas medidas antipopulares y antiobreras”, afirmó Oyola Palomá, quien sentenció: "Queremos la paz, pero con justicia social”.

Fuente: www.clate.org

* Equipo de Comunicación de la Confederación Latinoamericana de Trabajadores Estatales (CLATE)

Lima 609 - Ciudad de Buenos Aires - República Argentina

(5411) 4383-3349 / 3305 / 3426 (int. 150 / 154) - prensa@ctanacional.org


sitio desarrollado en SPIP