A propósito de la epidemia de dengue
Viernes 5 de febrero de 2016, por Juan Yahdjian *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El mundo es un enorme “cuerpo vivo”, que necesita del agua y del aire, como nosotros. Los arroyos y los ríos son como las arterias y venas por donde circula nuestra sangre, la que transporta los nutrientes y el oxígeno necesarios para vivir.

Compartir este articulo:

* Médico, Movimiento Social Misiones, Mesa Provincial por el NO a las Represas, grupo ecologista “Madre Tierra”

Purifica y elimina los desechos, comunica las distintas partes del cuerpo e intercambia información, integrando el todo, para que funcione como una unidad, un ecosistema.

Cuando se obstruye una vena o una arteria, se detiene la circulación y se detiene la vida. Se enferma lo que está por debajo y por encima de la barrera. Por debajo porque ya no llegan a los tejidos los nutrientes y el oxígeno que necesitan.

Por encima porque se detiene la circulación y comienza una descomposición. En muchos casos sobreviene la gangrena y hay que correr a amputar el miembro, quedamos discapacitados o morimos.

Con el río pasa igual, basta que pongan una barrera, una Represa, para que se detenga o se haga lenta la circulación del agua (alteración del régimen hídrico) para enfermar toda la vida, el suelo, las plantas, los animales, el hombre, todo el ecosistema. Lo que está por arriba y lo que está por debajo de la represa.

Todo lo que corresponde a la cuenca del río. Lo que baña y lo que recibe de afluentes y arroyos, los territorios que rodean al mismo río, las napas, los acuíferos y pozos de agua. Cambia el régimen de lluvias, por el inmenso espejo de agua y el consiguiente aumento de evaporación.

Contribuye al Cambio Climático, por el desprendimiento, durante mucho tiempo, de GEI (Gases de Efecto Invernadero), a partir de la inundación de suelos y toda la vegetación.

Enfermedades de las represas

No solo se detiene la vida, sino que cunde la enfermedad.

El maltrato del río genera enfermedades porque se desarrollan todo tipo de vectores, parásitos y gérmenes en sus aguas. Los mosquitos se crían en aguas estancadas, lentas, represadas y no en las que fluyen. Es el caso de la aparición del Dengue, que se transforma en epidemia gracias a nuestras bajas defensas, consecuencia del maltrato del agua y de todo el ambiente. Somos una población en riesgo, con menor expectativa de vida.

El agua contaminada gracias a los desechos cloacales de los pueblos y ciudades por donde pasa el río, sumado a los agrotóxicos que se utilizan en Misiones y en la Región, concentra aún más los venenos por el mismo aumento de la evaporación del agua.

La disminución de la velocidad del río favorece el encharcamiento de sus costas, cambia la composición química de sus aguas, se deteriora la vida de cada uno de los componentes que la integran. El agua del río pierde calidad al igual que nuestras vidas, bajando las defensas.

El oxígeno del agua es imprescindible para la vida y se incorpora en la medida que el agua circule, agua estancada es sinónimo de agua enferma, sin vida. La mortandad de peces y la cría de todo tipo de vectores es consecuencia de transformar las aguas del río en un “caldo de cultivo”, facilitado por el clima caluroso y el sol generoso de la región.

Si tenemos en cuenta que la cantidad de agua del Planeta es y será siempre la misma y que su circulación es uno de los métodos que tiene la naturaleza de potabilizar las aguas servidas, la existencia de represas imposibilita ésta función. Sería inútil colocar un filtro en un balde de agua, por ejemplo.

Nuestros hermanos indígenas saben del “Valor Espiritual” de un Río, de un Arroyo, de un Sitio. Para nosotros, todo tiene que estar al servicio del dinero, aunque para ello tengamos que destruir la Naturaleza y nuestro propio futuro.

Y los peces

Podemos afirmar que se crían en una “Gran Cloaca” y ya sabemos que quiere decir para la Salud si los comemos.

Pero además disminuyen en su número, Tienen que readaptarse a las distintas condiciones de pérdida de velocidad del agua, de transparencia y cambios importantes en la composición de la misma.

Muchos mueren por falta de oxígeno, el agua estancada no permite la recarga del oxígeno libre. Pero además ya no pueden llegar a desovar río arriba, como es su costumbre de reproducirse.

Una mayoría muere cerca de los paredones y otros no llegan a destino. Se calcula que un 6% puede sortear Yacyretá, gracias a su ascensor. Los pescadores y su fuente de trabajo, tienden a desaparecer, aguas arriba y aguas abajo.

Cuando el río no corre, se transforma en Desierto, y sin peces se parece a un Cementerio de agua.

Caso Corpus

Si se completa la Cota 83 de Yacyretá y se hace Corpus, tendremos un Gran Lago (o cloaca), que comenzará en Ituzaingó y seguirá mucho más arriba de Itaipú, sobre el Paraná. El piso del Salto San Martín de Cataratas subirá dos metros, o sea que tendrá menos caída, sobre el Río Iguazú.

Miles y millones de años le costó a la Naturaleza para formar el río y toda la vida armónica que lo incluye, clima, crecientes y bajantes naturales, humedad ambiente etc.

Y nosotros lo maltratamos con represas y otras maldades.

Lima 609 - Ciudad de Buenos Aires - República Argentina

(5411) 4383-3349 / 3305 / 3426 (int. 150 / 154) - prensa@ctanacional.org


sitio desarrollado en SPIP