PAMI: Basta de versos
Viernes 12 de febrero de 2016, por Lidia Meza *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El ex médico honorario del Hospital de Clínicas, macrista de la primera hora y nuevo titular del PAMI, Carlos Regazzoni, lejos de defendernos no deja de mentir. Es un exponente más del liberalismo que en la revelación de sus denuncias, esconde la insensibilidad con la que encara su gestión.

Compartir este articulo:

* Secretaria de Previsión Social de la CTA

Alienta la falsedad ya descartada y condenada por la ciencia desde hace tiempo, -que al menos como profesional de la medicina debiera desestimar- proponiendo alternativas superadoras a la par de las instancias judiciales que se determinen. Para Regazzoni, “muerto el perro se acabó la rabia”.

Es decir, el camino de la transparencia se agota en la vía judicial y su posterori condena: pagar las deudas, barajar y dar de vuelta. Punto y coma, el jubilado se embroma.

Nada de tratamiento reparador que sea capaz de sanar definitivamente. Nada de aquello que debió aprender a lo largo de su carrera médica, ejerciendo el conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud del prójimo, yendo al diagnóstico, tratamiento y prevención, aplicándolo a lo político/social.

La doctrina liberal no entiende nada de aquello.

“Descubrió la pólvora”

El titular del PAMI descubrió que la gestión anterior -y las anteriores- metieron la mano en la lata y confirmó que la deuda que recibió es de "5 mil millones de pesos", producto de irregularidades que han comenzado a corroborarse

"El PAMI sumaba 250 millones de pesos de deuda todos los meses", advirtió el funcionario, que también admitió que "hay prestadores a los que se les adeuda dinero desde hace 5 meses. Son muchos los médicos, los sanatorios y las farmacias que no cobran".

Y aseguró que las deudas serán saldadas. "Vamos a pagar, quédense tranquilos".

¿Nos respondió a los estafados aportantes de los recursos?. No Señor. Primero, los damnificados del mercado.

Respecto al cambio de gestión, el titular del PAMI contó que habló con varios prestadores y que muchos le decían "que hace 12 años que no los atendían".

¿Y los jubilados y pensionados?. No Señor. Se dirigió a los prestadores. Primero el mercado.

Y además...

Regazoni denunció un desvío de fondos millonarios. Solamente en los últimos tres años se usaron 7.500 jubilados fallecidos para adulterar el destino de $ 1.500 millones. Y en tal sentido aseguró que el PAMI iniciará acciones legales contra los directivos anteriores. “Vamos a hacer las presentaciones ante la Justicia.”

En otras palabras: hay que matar al perro y se acaba la rabia. Y claro, luego seguimos “operando”.

¡¡¡Que valiente Regazzoni!!! Mediático eficaz e insensible Más de lo mismo. Nada de “cambiemos”, ni de legitimar la letra de la Constitución, ni la responsabilidad política que por letra de la misma le compete en la dirección del organismo a la representación que permanece ausente de los jubilados.

En realidad, como sus antecesores, prefiere Regazzoni, mantenernos al margen del PAMI, siendo sus legítimos dueños, y seguir haciendo los mandados de sus mandantes, en su quimera materialista de achicar el Estado para agrandar sus bolsillos.

Para nosotros, cansados de desvestir “santos”, lo del nuevo funcionario resulta menos impactante que una de las obras artísticas de su padre, magnífico escultor y pintor patagónico.

Sus denuncias no garantizan transparencia. Mucho menos nuestro bienestar, ni el de las nuevas camadas de jubilados y pensionados. Solo el genuino control de los trabajadores organizados activos y jubilados, junto a la representación del Estado pueden poner fin la corrupción y al desvío indiscrecional de nuestros recursos.

En nuestras vidas activas luchamos protagónicamente contra éstos agentes de la antipatria y sus planes económicos diseñados por los poderes dominantes, y pudimos derrotarlos en cada intento a pesar de los altos costos pagados. Si algún funcionarios pretende que somos la clase pasiva, que vaya repensando su presente.

Los jubilados y pensionados de la ATE y de la CTA, no estamos organizados nacionalmente en un club social, sino en una organización de clase, y desde allí, activamente, seguimos defendiendo nuestros derechos conculcados con juventud acumulada.

Con la fuerza de los que no se resginan.

Lima 609 - Ciudad de Buenos Aires - República Argentina

(5411) 4383-3349 / 3305 / 3426 (int. 150 / 154) - prensa@ctanacional.org


sitio desarrollado en SPIP