" />
A 40 años del Golpe Genocida
30 mil heridas abiertas
Sábado 26 de marzo de 2016, por Equipo de comunicación CTA Rosario *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

"Queridos, el camino regado con vuestra sangre es duro, firme y largo. Y en él seguimos quienes tenemos la pasión de vivir y la pasión de la libertad, mal que le pese a algunos que hoy se han arrepentido de haber creído en la revolución".

Compartir este articulo:

"A otros que ayer nomás eran golpistas y ahora se dicen democráticos, y a ciertos hipócritas que esconden un pasado de complicidad con la dictadura y hoy integran organismos de derechos humanos...".

Fragmento de la Carta a nuestros hijos, de Madres de Plaza de Mayo. Esta carta citada fue escrita al cumplirse 11 años de lucha en la Plaza de Mayo y sigue interpelando nuestra historia como pueblo.Han pasado 40 años de aquel fatídico, voraz y cruel golpe cívico-militar-religioso, ríos de sangre corrieron por las calles de nuestra Argentina. La vida fue ultrajada y violentamente arrancada y desaparecida. Duele, atraviesan nuestro ser, tantos horrores y se torna impensable que, para instaurar un sistema capitalista perverso, depredador y generador de injusticia, desigualdad y pobreza, se hayan cometido tantos actos bestiales infrahumanos.

Dicen que la memoria es un ejercicio saludable para ser protagonistas reales de nuestra historia. Que debemos recordar y no olvidar a los que gestaron, prepararon y llevaron a cabo las dictaduras en cada país de Latinoamérica para no perdonar y exigir justicia. Hoy estamos a tiempo de defender la libertad, el trabajo que dignifica, los derechos inalienables de cada mujer, hombre, niño, joven, adulto, anciano, los mismos derechos que nos quieren arrebatar desde el Estado y de los que detentan el poder, aun los dirigentes que dicen estar con los trabajadores y que vemos a plena luz, como traicionan y se enriquecen. Los y las 30.000 compañeras/os fueron valientes, fueron conscientes de sus ideales y de sus determinaciones y convicciones, nos corresponde honrarlos hoy en cada lucha nuestra, para que no haya sido en vano su entrega total para lograr un país mejor.

Está grabado a fuego en nuestro ADN cada acontecimiento desde aquel sombrío 1976 hasta nuestros días, muchas y muchos más luchadores y militantes de la vida fueron muertos durante los años que siguieron. Y con profundo dolor vemos que aún persiste el "algo habrán hecho". Nuestro pueblo es aguerrido y no se entrega fácilmente, pero en honor a la verdad también tenemos miedos y cobardías y muchos negocian con el hambre y la exclusión.

Nuestra verdadera esperanza es la búsqueda de la unanimidad, tener un espíritu común para enfrentar al enemigo común. Que podamos potenciar y ser capaces de generar dirigentes lúcidos, incorruptibles, que no traicionen y que amen al pueblo buscando la justicia en todas sus formas. Tenemos la memoria, las fuerzas y la convicción que la mujer y el hombre nuevos pueden ser una realidad tangible y liberadora.

"En tanto haya visionarios, la sociedad se mantendrá en movimiento: habrá un antipoder que se opone al poder dominante, existirán siempre los subversivos, surgirán siempre banderas liberadoras para llevar adelante la transformación de la sociedad..." (Sentido socio - político de mística. Leonardo Boff)

Los sueños no se entregan al mejor postor... compañeras y compañeros desaparecidos ¡¡Presentes ahora y siempre. La lucha sigue!!

Fuente: Norma Giménez, Secretaria de Derechos Humanos de la CTA Rosario. Especial para CTA Rosario; www.ctarosario.org.ar

sitio desarrollado en SPIP