Producción para la Defensa
“Las lanchas compradas a Israel se podrían haber hecho acá y a mitad de precio”
Miércoles 13 de septiembre de 2017, por Corresponsalía Buenos Aires *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Francisco “Pancho” Banegas, Secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) Ensenada, se refirió al proyecto aprobado por el Senado y en tratamiento en Diputados.

Compartir este articulo:

-¿Cuál es el presente de la industria naval argentina?

- Lamentablemente bastante negativo y falto de políticas a nivel nacional. El gran problema que tiene el sector es que al no haber financiación es muy difícil construir buques. Además, hoy no hay Marina Mercante. La hidrovía en un 97 por ciento es navegada por barcos de bandera extranjera y sólo el tres restante es de bandera nacional. Por eso estamos trabajando para que sean sancionadas las leyes de Marina Mercante y la de Industria Naval. Para nosotros es importante tener un fondo de financiamiento, que va a ser a través del presupuesto nacional. Hoy está consensuado en 1500 millones de pesos al año y ajustables de acuerdo al INDEC.

-De ser sancionadas, ¿en qué cambiaría la actualidad de la industria naval?

- Por ejemplo, hoy tenemos para hacer remolcadores y bulk carrier pero la financiación es a través de cartas de avales de crédito y lamentablemente el Banco Provincia los tiene trabados por decisión política del gobierno. Si tuviéramos ese fondo hoy no estaríamos teniendo el problema de financiamiento. También resolvería, justamente, que no se compren buques afuera y que se puedan construir en el país, defendiendo la industria y la mano de obra nacional. Tener bandera nacional es otro avance, que se pueda transportar y revertir ese 97 por ciento de los viajes que se realizan con bandera extranjera. Hoy el país está perdiendo 7.000 millones de dólares al año en fletes.

-Desde comienzo de este año, ambos proyectos se encuentran en la Cámara de Diputados, ¿por qué no son aprobados?

- Evidentemente al no haber una ley, alguien está haciendo negocios y no le conviene que salga, que haya una regulación de la actividad…

-¿Cree que se aprobarán este año?

- La pelea es esa, estamos trabajando para que sea este año. Esperamos lograrlo. Hay compromiso por parte de un sector de diputados de acompañar esta ley.

-Algunos sectores apuntan que en Astilleros Río Santiago “sobran” trabajadores…¿Esto es así?

- No, para nada. Al contrario. En la década del ’70 había 5 mil trabajadores permanentes y otros 3 mil a través de empresas contratistas, dentro del Astillero. Éramos alrededor de 8 mil. Hoy somos alrededor de 3.400. Lógicamente, para algunas personas nosotros somos deficitarios, pero el tema es que en el mundo la industria naval está subvencionada. Este es un Astillero estratégico, que apunta a la soberanía nacional por eso es importante que pueda construir buques para nuestro país. Últimamente, hemos construido más para el extranjero que para el país. Para Alemania realizamos cinco buques y estamos construyendo para Venezuela.

-Hace varios años que reclaman por inversiones en tecnología. Con la designación de Javier Tizado al frente del Ministerio de Producción, ¿han logrado algún avance?

- No, pero podemos reconocer que están trabajando. Nosotros venimos de reclamarle al gobierno anterior durante 24 meses inversiones en tecnología, que destrabe las cartas de créditos y lamentablemente no tuvimos resultados. Con el gobierno actual ya llevamos 20 meses y más o menos estamos en la misma situación.

-Este año, el Gobierno nacional compró lanchas en el exterior para combatir el narcotráfico. ¿Esas embarcaciones se pueden hacer en el país?

- Sí, totalmente. En vez de comprar estos buques usados en algunos casos y pagar 49 millones de dólares por cuatro patrulleras a Israel, se podría haber hecho en astilleros argentinos a mitad de precio. Nosotros construimos la Santísima Trinidad, una fragata que participó en la guerra de las Malvinas. Hemos hecho seis corbetas misilísticas para la Armada Nacional con licencia alemana. Esto demuestra la capacidad, la calidad y la preparación que tienen los trabajadores del Astillero. Acá se construyó la Fragata Libertad. La calidad de la mano de obra de nuestros trabajadores es reconocida a nivel mundial.

-Pese a todo...¿Es optimista de cara al futuro?

- Somos optimistas. Nosotros tratamos que los gobiernos tengan interés en el astillero, que lo reactiven, porque es un astillero estratégico y fundamental para la defensa de la soberanía.

Fuente: www.serindustria.com.ar

* Equipo de Comunicación de la CTA de la provincia de Buenos Aires

sitio desarrollado en SPIP