Boicot a PRÜNE
Este Día de la Madre, no regales marcas que despiden trabajadores y trabajadoras
Sábado 14 de octubre de 2017, por Melissa Zenobi *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Marilú Prestes fue despedida de Prüne por organizarse en el Sindicato de Empleados, Capataces y Encargados de la Industria del Cuero (SECEIC-CTA Autónoma). La Justicia ya ordenó su reincorporación dos veces, pero la empresa apeló y el caso llegará a la Corte Suprema de Justicia.

Compartir este articulo:

A pocas horas del Día de la Madre, insistimos en no comprar en Prüne, empresa que despide trabajadoras por organizarse. La despidieron por ser amiga de Mariela Almirón (foto) delegada del gremio en el local que la empresa posee en Avenida Santa Fe 1619 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La historia comienza en octubre del año pasado, cuando las mujeres trabajadoras de la planta Prüne Argentina lideraron la primera elección de delegada del Sindicato de Empleados, Capataces y Encargados de la Industria del Cuero dentro de esa empresa.

A partir de entonces, comenzó en la fábrica un proceso de persecución a todas las trabajadoras y trabajadores cercanas a Mariela Almirón, quien resultó electa delegada.

"A mí me despidieron por ser amiga de Mariela, por organizarme en el sindicato, por estar en las elecciones y porque iba a ser delegada también. En Prüne nunca se había elegido delegados hasta ese momento.", contó a ACTA Marilú Prestes, quien a cinco meses de haber sido despedida, continúa la lucha por la reincorporación a su lugar de trabajo.

Prestes explicó que además de ella, en la fábrica de Prüne Argentina fueron cinco las mujeres despedidas por la misma razón.

"Con la lucha junto al sindicato y a mis compañeras y compañeros, conseguimos que la Justicia ordene mi reincorporación, pero la empresa ya apeló dos veces y ahora el caso lo va tratar la Corte Suprema de Justicia".

"En Prüne Argentina no se puede ni siquiera nombrar el sindicato, no podes luchar por ningún derecho, no hay horas extras", remarcó Prestes.

A la vez, contó que continúa resistiendo la persecución, aún estando fuera de la empresa: “Me vigilan el facebook, chequean que mi amigas que siguen trabajando ahí no tengan contacto conmigo”.

* Equipo de comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP