" />
Misiones: Precarización al palo
Juan "Chito" Pasaman sobre el conflicto en LACMI: “Fue un triunfo de la organización”
Martes 23 de enero de 2018, por Miguel Aguirre *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En diálogo con ACTA, el dirigente de la CTA-A Misiones Juan "Chito" Pasamán hizo un repaso sobre la importante victoria obtenida en el conflicto de los trabajadores del Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones (LACMI) y reflexionó sobre la unidad y firmeza en la acción para defender los derechos de la clase.

Compartir este articulo:

El conflicto arrancó a mediados del año pasado en un sector del Hospital Madariada, en el Laboratorio de Alta Complejidad de Misiones (LACMI) en donde trabajan bioquímicos, investigadores de prestigio y personal técnico de gran calificación. Los reclamos eran básicamente por la estabilidad laboral y salarios ya que de un total de 72 trabadores y trabajadoras, la mitad estaban precarizadxs y en general, como en el sector de salud en la provincia, los salarios están por debajo de la media, en comparación con otros sectores del Estado, y en muchos casos no alcanzan a cubrir la canasta familiar.

-¿Cómo comenzaron a organizarse?

- Fue un proceso. Comenzamos con asambleas y enviando notas a funcionarios del Parque de la Salud y al propio ministro de Salud Pública, Walter Villalva, planteando la situación. Luego nos reunimos con ellos y como no hubo respuestas, hacia principios de noviembre lanzamos la primera medida que fue un paro de 24 horas. Nos convocó a conciliación obligatoria, respetamos los quince días establecidos por la Ley, y luego que el propio Ministerio de Trabajo provincial "liberara a las partes" y ante la falta de propuestas, se decidió volver a parar. Mientras, nos organizamos en los sectores y elegimos delegados: uno por los trabajadores con estabilidad y dos por los precarizados.

-El conflicto iba creciendo...

- Sí, y ya en el mes de diciembre arrancamos con paros de 48 y 72 horas. Además, comenzamos con marchas dentro del hospital con los trabajadores pero también con pacientes y usuarios en general que se mostraron muy solidarios con el reclamo. Fue muy estimulante ver cómo las marchas eran cada vez más numerosas.

-¿Y qué sucedía con los trabajadores de otros hospitales, hubo solidaridad?

- Sí, mucha; ya que también se hizo un proceso de discusión en el sector, con más de 60 asambleas en distintos hospitales. También trabajamos la comunicación y en diciembre comenzamos a editar unas hojas informativas que era material de difusión con datos relevantes para los trabajadores de la salud, que fue muy útil para mantener informado a los compañeros.

-¿Cómo reaccionó la patronal?

- Estaban duros, y a fin de año cuando los compañeros y compañeras precarizadxs van a renovar los contratos, se enteran que el Ministerio, junto con las autoridades del Parque de la Salud, habían decidido renovar todos los contratos menos a las dos compañeras delegadas de la CTA-A y, a la vez toma medidas contra los trabajadores estables desplazándolos del sector. Intentaban quebrar la organización, pero contrariamente a lo que esperaban, nos potenciaron en el conflicto porque nos unimos más. La asamblea había decidido que si había medidas contra algún trabajador, todo el conjunto iba a responder. Así que ese mismo día se resolvió un paro por tiempo indeterminado. Además, nosotros veníamos de participar de las acciones que a nivel nacional había tomado la Central en contra de las "reformas" de Macri.

-Estaban en la calle entonces.

- Sí, y el miércoles 3 de enero convocamos a una marcha que fue multitudinaria, histórica diría si además consideramos la época. Miles de trabajadores de los distintos hospitales de la provincia, organizaciones sociales, organizaciones de usuarios del Hospital. También recibimos una gran muestra de solidaridad en la provincia, del país y de organizaciones internacionales.

-¿Y las negociaciones con las autoridades?

- Al otro día nos convocaron a conciliación y los representantes de la patronal se negaron rotundamente dar marcha atrás con los despidos y traslados. Estaban durísimos pero dos días después nos llamaron otra vez a negociar y finalmente el día 8 de enero firmamos un acta con las autoridades y dimos por concluido en conflicto. Se retrotraía todo hasta antes del conflicto, es decir que se reincorporó a las compañeras despedidas y se reintegró a su sector a los compañeros desplazados, se equipararon salarios de aquellos que cumplían tareas que no eran reconocidas y que se comprometían a tratar el tema de la alta complejidad del trabajo que realizaban estos compañeros.

-¿Qué les dejó la experiencia, además de lo obtención de los reclamos?

- Más organización. Un saldo importante es que durante este proceso se eligieron delegados. En el Parque de la Salud hay 3500 trabajadores, la mayoría precarizados y sin posibilidad a llegar a los dos años de antigüedad que pide la ley para ser delegados. Por eso es un triunfo de la organización. Es la primera vez que después de un conflicto, las autoridades tienen que reconocer que el reclamo es legítimo y a los representantes electos por los trabajadores. Ahora continúa el proceso, aparecieron agrupamientos de técnicos, bioquímicos y otros compañeros que ven la necesidad y el poder que tiene la organización. Todo esto fue acompañado por la Central. Tuvimos en la provincia el trabajo de nuestra asesora legal la doctora Roxana Rivas y también contamos con el apoyo de Horacio Meguira y Javier Izaguirre, del Departamento Jurídico de la CTA-A. También valoramos todo el trabajo comunicacional que permitió que la sociedad nos apoyara y acompañara en este proceso de lucha y organización. Destaco además la valentía de estos trabajadores precarizados que, conociendo los riesgos que implica un conflicto, decidieron luchar por sus derechos.

* Equipo de comunicación CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP