Puja redistributiva
El deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores
Sábado 10 de marzo de 2018, por Prensa ATE Nacional *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La Junta Interna de ATE-INDEC afirmó que “el ingreso mínimo para un hogar constituido por una pareja con dos hijos, residentes en el Gran Buenos Aires, ascendía en enero de 2018 a 26.989 pesos”.

Compartir este articulo:

Esta suma “se compone por la Canasta Alimentaria Mínima, valuada en 8.360 pesos, y por Otros Consumos Mínimos, por un valor de 18.628 pesos”, señaló la representación gremial sobre su última estimación de la llamada Canasta de Ingresos Mínimos.

La Junta Interna de la ATE-INDEC llevó adelante un nuevo análisis sobre la evolución salarial, reflejando ésta otra caída en el poder adquisitivo de los trabajadores.

El informe de los compañeros de ATE en el INDEC sostiene lo siguiente: “Como lo dijimos en el anterior ejercicio de actualización de la Canasta de Ingresos Mínimos, tras cierta recuperación posterior a la crisis 2001/2003 (sin que se haya nunca logrado recobrar el poder adquisitivo previo a la mega devaluación), los salarios del empleado público nacional –y el de las demás administraciones- han perdido la carrera contra la inflación durante los últimos años. Hecho que se ha agudizado en los últimos 26 meses, bajo la gestión del gobierno de Cambiemos.

Los trabajadores, tanto del ámbito estatal o privado, estamos en problemas, por un lado la férrea intención del gobierno de ponerle un techo a la discusión salarial, y por el otro, por la cristalización de hecho de la precarización laboral ya que los datos oficiales, aún sin discutirse la reforma, muestran que lo que ha crecido más en estos meses es la cantidad de monotributistas, monotributistas sociales y empleados de casas particulares, mientras que han mermado los autónomos y se mantienen en el mismo nivel que en 2015 los asalariados registrados (esto en el marco de un incremento de la población de más de 2%). Si bien esto es presentado por los funcionarios como un logro de su política de creación de empleo, la realidad es que no podríamos distinguir a ciencia cierta si es un crecimiento real o un registro de trabajadores en negro.

En el acumulado del periodo noviembre de 2015 y enero de 2018 un empleado nacional, encuadrado en el SINEP, ha perdido poder adquisitivo equivalente a casi 3 sueldos, producto de una recomposición que siempre corrió muy de atrás a la inflación. En términos reales, en enero del corriente año el salario real resulta 12,7% inferior al de noviembre de 2015. Adicionalmente, cabe señalar que el deterioro del salario estatal resulta superior al observado entre los asalariados del sector privado, cuyo promedio actual muestra una disminución de su poder adquisitivo en torno al 3,6% en el mismo periodo.

Este deterioro del poder adquisitivo no se da sobre salarios que garanticen la satisfacción de las necesidades del trabajador y su familia, como muchos quieren hacer creer, sino sobre ingresos de bolsillo que se ubican por debajo de cualquier estándar aceptable.

De acuerdo al ejercicio de valorización de la Canasta de Ingresos Mínimos que realiza ATE-INDEC, el ingreso mínimo para un hogar constituido por una pareja con dos hijos, residentes en el Gran Buenos Aires, ascendía en Enero de 2018 a $26.989 (veintiséis mil novecientos ochenta y nueve pesos), monto que se compone por la Canasta alimentaria mínima valuada en $8.360 y por Otros Consumos Mínimos, por un valor de $18.628”.

Fuente: www.ate.org.ar

sitio desarrollado en SPIP