Eliminar las causas
Miércoles 9 de noviembre de 2011, por José Rigane *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Siempre la misma y reiterada postura de políticos, dirigentes, empresarios, oligarcas y afines al sistema explotador y condenatorio de las grandes mayorías, “hay que atacar a las consecuencias, nunca eliminar las causas”. Por lo tanto el problema es el reclamo por el que se sale a la calle, que se hacen piquetes, que se cortan calles y rutas. Ése es el problema para los poderosos y sus gerentes de turno.

Compartir este articulo:

* Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA)

Nunca la o las razones que empujan a esa situación a miles, cientos de miles y millones, en más de un caso, a reclamar de una y mil formas, como el pueblo griego, los estudiantes chilenos y colombianos, los trabajadores europeos, los indignados de EE.UU y demás del planeta.

Ahí estamos los trabajadores y sectores populares de la Argentina reclamando que no corresponde a un sueldo el Impuesto a las Ganancias, aunque nos desayunemos que el Gobierno al mismo tiempo otorgó subsidios millonarios a las financieras, a los casinos y demás empresas privadas y extranjeras por miles de millones de pesos.

Ahí estamos reclamando contra la pobreza, contra la tercerización, el trabajo indigno, que no alcanza, los despidos injustificados, etc, etc. ¿Cuál es el problema, entonces? ¿El método del reclamo? ¿La forma de reclamar?

¿Es que acaso, desde el Gobierno y los que detentan el poder, escuchan las necesidades y resuelven de manera dinámica y ágil, ante la primera nota de reclamo?, no, gana la indiferencia, mirar para otro lado, el “yo no fui”.

La política de profundizar el modelo como consigna, no sólo no dice nada, nos advierte que no hay cambios mientras se ataca a los que menos tienen, los mismos que generamos la riqueza que una minoría concentra y centraliza, mientras las grandes empresas, fundamentalmente las extranjeras (6 sobre 10) giran, sin problema alguno, miles de millones de pesos y dólares al extranjero, a sus casas matrices y/o paraísos fiscales, rapiñados de la riqueza de los argentinos.

¿Acaso este es el modelo que representa a la clase obrera?, ¿a los trabajadores?, una vez más, no.

La CTA en su reciente comunicado, difundido el 2 de noviembre, afirma con certeza y claridad:

“Los trabajadores que reclaman no buscan aprovecharse de ningún Gobierno ni de su Presidenta sino que buscan soluciones a los problemas concretos que los aquejan: homologación de acuerdos salariales, paritarias libres, sueldos bajos, trabajo precario, tercerización laboral, falta de libertad y democracia sindical, entre otros temas por los que la CTA lucha diariamente…"

“Reclamando con legítimo derecho la prohibición de los despidos y suspensiones como la mejor manera de proteger a los trabajadores de la crisis; la eliminación del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios y el 82 % móvil para todos los jubilados".

sitio desarrollado en SPIP