XI CONGRESO SIGTUR
Campaña global contra el asbesto
Miércoles 4 de abril de 2018, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El primer panel del Congreso de la Iniciativa Sindical del Sur Global desarrolló la Campaña global contra el asbesto, que busca erradicar el uso de este producto que genera enfermedades de todo tipo en el mundo. El panel fue presentado por Glenn Thompson, dirigente de la Australian Council of Trade Unions.

Compartir este articulo:

El asbesto es un material que se utiliza en la construcción. Thompson informó que hasta este momento 64 países han erradicado el uso del asbesto, incluyendo el gigante Brasil “que era uno de los 12 consumidores más grandes del mundo”, afirmó y apuntó que “India, Indonesia y Vietnam, hasta 2012 habían aumentado su producción en grandes cantidades”, aunque este consumo se encuentra en caída.

“La producción y consumo de asbesto está reduciéndose notablemente en los últimos años, con grandes caídas que están relacionadas a la campaña y que más países se acoplan a la prohibición”, apuntó y explicó que actualmente solo 4 países son productores de asbesto.

Asimismo, dijo que en 2018, las exportaciones bajaron notablemente, hasta situarse en un 2%, la mayoría vienen de Rusia y en menor medida de China. No obstante, en algunos países donde está prohibido, como es el caso de Australia, el producto se sigue utilizando de manera ilegal.

En Argentina, por ejemplo, el uso de este producto está regulado a través del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, que en estos tiempos está intentando ser desmantelado por el Gobierno nacional.

Explicó también sobre la importancia global de la detención de su consumo: “La agenda habla de una falla del mercado y la falta de regulaciones en la materia por parte de los estados. Los trabajadores y los pueblos en general son quienes se ven afectados por este producto”, dijo el dirigente proveniente de Australia.

Hace 10 años, las enfermedades relacionadas al asbesto eran desconocidas en Asia, por el impacto de las diferentes campañas, de a poco comienzan a conocerse. Si bien todavía no está regularizado, ya se han conseguido compensaciones económicas para las víctimas, y esto es gracias al compromiso del sindicalismo global. “La OMS y la OIT trabajan para terminar con este flagelo. Hay que promover el uso de productos alternativos para que no se pierdan puestos de trabajo en la transición”, afirmó.

Algunos ejes que incluye la campaña tienen que ver con visibilizar las enfermedades que genera el asbesto, dar voz a las víctimas; también promover el uso de productos alternativos: en Vienam y Autralia, los gobiernos están promoviendo esto.

Por otro lado es importante desmitificar que el asbesto es un producto “seguro y barato”: “esto es mentira, y es parte de una campaña de las empresas que lo fabrican”, concluyó Thompson.

Interpelar a los gobiernos que regulen las prohibiciones e internacionalizar la campaña a través de los sindicatos, son aspectos fundamentales para terminar con el asbesto en el mundo.

sitio desarrollado en SPIP