Semana Mundial por el Parto Respetado
“Menos Intervenciones, más cuidados"
Miércoles 16 de mayo de 2018, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, que se realiza todos los años en distintos países del mundo para concientizar sobre la importancia del Parto Respetado y luchar contra la violencia obstétrica, se realizarán acciones en todo el territorio nacional y particularmente en la provincia de Buenos Aires habrá actividades en los distritos de Necochea, Lomas de Zamora y La Plata. El lema de este 2018 es “Menos intervenciones, más cuidados” en el momento de parir y de nacer.

Compartir este articulo:

Desde distintas asociaciones como Vos Podés que integra el Foro por la Niñez y las Rondas de Crianza que se realizan en la sede provincial de la CTA Autónoma, como desde otros nucleamientos de mujeres, “se viene trabajando sobre la necesidad de adecuar los protocolos a la Ley de Parto Respetado 25.929, que fue aprobada en el 2004 y reglamentada en el 2015.

"Sin embargo, aún no se han actualizado las instituciones y las practicas para que se respete la fisiología de las mujeres y los derechos de los bebes recién nacidos”, señaló Rosario Hasperué, referente del Foro, fundadora de Rondas de Crianza y secretaria de Prensa de la CTA Autónoma bonaerense.

Entre los derechos se encuentra el de la madre a ser considerada una persona sana, para que se garantice su protagonismo en el proceso del parto; a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y posparto; a tener un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados; a estar acompañada. Y del bebé a ser tratado/a de manera respetuosa; a no ser sometido/a a ningún estudio o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia; a no ser separado/a de su mamá cuando no sea necesario; entre otros derechos que sólo pueden ser garantizados cuando están dadas las condiciones edilicias, sanitarias y los y las profesionales de la salud que acompañan se encuentran capacitados en este nuevo paradigma y están también garantizadas sus condiciones de trabajo.

“No podemos velar por una sociedad con menos violencia si nuestros hijos e hijas nacen de manera violenta y nosotras somos violentadas cuando vamos a parir. Hoy en el sistema privado las cesáreas están por encima del 60%, las mujeres paren sobre intervenidas, y los bebés nacen sobre intervenidos. Y en el sistema público, bajan los índices de cesárea pero muchas veces aumentan los casos de maltrato o las condiciones edilicias y sanitarias no están dadas. La violencia obstétrica existe, es una de las formas de violencia tipificadas en la Ley para la erradicación de la violencia hacia las mujeres, y es la que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo de las mujeres, expresada en el trato, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales.

A esto se le suma una terrible persecución hacia las parteras independientes o los médicos que se animan a atender partos domiciliarios”, señaló Hasperue, que también es co-autora junto a Lorena Ribot y Ana Clara Sosa del Libro “Relatos Paridos”, y agregó que: “Nosotras no proponemos una confrontación contra el sistema médico, queremos simplemente encontrar puntos de encuentro entre el saber médico y el saber femenino en este momento crucial en la vida de la especie humana. Las mujeres traemos información genética sobre cómo parir. Sin interferencias y con cuidados, las mujeres sanas podemos parir perfectamente de manera natural. Y en caso de ser necesaria una asistencia con mayores niveles de complejidad, también podemos recibirla sin necesidad de que se cercenen nuestros derechos”.

Fuente: www.ctabuenosaires.org.ar

sitio desarrollado en SPIP