Santa Fe: Historia de estatales
El largo camino al trabajo
Martes 19 de junio de 2018, por Prensa ATE Nacional *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El día a día de una trabajadora que recorre 78 kilómetros díarios para cumplir su labor como trabajadora estatal.

Compartir este articulo:

Hay historias de trabajadores/as signadas por la dificultad. El silencio, muchas veces indiferente, de la comodidad que otorga vivir en la ciudad desconoce las peripecias y dificultades diarias que en casos, como el de Jesica Centurión, se transforma en una larga travesía para llegar al trabajo.

Como el de miles de trabajadores/as el día de Jésica comienza bien temprano, cuando la oscuridad de la noche le gana la pulseada a la luz del día. Sin embargo lo que para muchos puede ser la espera en una parada del colectivo, para ella es un pedaleo de 6 kilómetros, que separan a su vivienda de Avellaneda (Santa Fe) hasta la cercana Reconquista.

En Reconquista, Jesica esperará: esperará la voluntad de un/a transportista o un/a viajero/a en auto, que por casualidad o a veces con la amabilidad de desviarse un poco de su tramo, y la deje en el poblado de El Arazá, donde todos los días cumple con su trabajo de administrativa en el centro de Salud local.

De Reconquista a El Arazá hay casi 32 de kilómetros; más los anteriores serán 38 de ida y otros 38 de vuelta: 72 kilómetros diarios que Jésica dedica para cumplir su función como trabajadora del Estado.

“Yo entro todos los días a las siete de la mañana. En ese horario no existe ningún trasporte que me deje cerca de El Arazá, por eso estoy siempre dependiendo de la voluntad de algún conocido, viajante o transportista que pueda acercarme”, explicó Jésica.

Se mueve entre psicólogos, kinesiólogos y otros especialistas que cada día llegan a cumplir labores médicas en la comuna de El Arazá. “No es fácil para mí como única administrativa hacer frente a las cosas. Por suerte tanto los profesionales como el resto del personal que cumple aquí servicios me da una ayuda importante. Lo mismo cuando yo no puedo venir ellos se hacen cargo de todo”, explica Jésica, para quién además, su trabajo en el Centro de Salud revela importancia. “Aquí viven poco más de mil personas para quiénes nuestro servicio es fundamental; y sobre todo lo es para los mayores con dificultades de traslado”.

El hospital más cercano es el de Reconquista. Pero existen muchos El Arazá tanto en Santa Fe como en el resto país donde la función del trabajado/ar estatal es de vital importancia. Es bueno relevar la historia de Jésica y las tantas como ella que día a día nos hacen más fáciles las cosas, aún sin enojo y cuando desde las esferas del poder las autoridades monetarias buscan cargar contra ellas “por la ineficiencia de sus propias políticas”.

Fuente: www.ate.org.ar

sitio desarrollado en SPIP