" />
Derechos Humanos
Juicio Hospital Posadas: "Somos como Dios, decidimos la vida y la muerte"
Miércoles 20 de junio de 2018, por Lucho Soria *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

"Mi nombre es Mariano y mi apellido es con doble TT. Bien Tano...", es la respuesta del defensor oficial Mariano Galleta ( foto) cuando se retiraba de la audiencia junto a su colaborador.

Compartir este articulo:

Tras su fracaso en pedir la nulidad del juicio en el inicio, ahora esta empeñado en buscar contradicciones entre los testigos sobre el rol del imputado Argentino Ríos.

Galleta no es que debuta en este oficio, los represores y ya condenados del juicio Operativo Independencia o los de San Juan por solo citar dos ejemplos les consta su tenacidad en busca de la impunidad.

Quien fuera afiliada de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE-CTA) Gladis Cuervo relata los sufrimientos padecidos en su cautiverio en el CCD "El Chalet" con un coraje de una militante que no olvida sino todo lo contrario.

Por momentos tiembla su voz y unas lágrimas recorre su rostro, pero inmediatamente brinda los detalles ante las preguntas del fiscal Pablo Ouviña y de Pablo Llonto. Una acotación en el caso de Llonto no es la primera vez que escucha los testimonios de la represión en el Posadas, el "Hospital Rojo", como lo denominaban los militares. Lo hizo como trabajador de prensa cubriendo el juicio a la Junta Militar cuando trabajaba en el diario Clarín y ahora como abogado querellante y quien escribe cubriendo en la calle como movilero radial.

Gladis es la única sobreviviente del CCD "El Chalet". Ahora revive todo lo padecido, por ejemplo cuando desnuda en una sesión de torturas un careo con Jacqueline Romano y Jorge Roitman, también ellos desnudos, con sus cuerpos masacrados. "...somos como Dios...decidimos la vida y la muerte", es la frase preferida de los torturadores.

"Tengo pánico al agua" dice Gladis por los submarinos que le hacían en forma permanente. Las preguntan giran alrededor de sus pertenencias a las organizaciones armadas. Obvio lo niegan y reafirman su pertenencia a ATE y la Asociación de Profesiones del Hospital Posadas, en defensa del hospital publico como ellos lo concebían y lo llevaban. a la practica cotidianamente.

Entre los asistentes en la sala de audiencia están estudiantes del secundario de los colegios de El Palomar y del Liceo 1 de Capital Federal en el marco del Programa Las Escuelas Van a los Juicios. Toman nota y se percibe en sus gestos lo que escuchan en silencio... el testimonio de la esposa de Marta la esposa de Jacobo Chester.

Después María Elena Graiff, quien fuera delegada de la Asociación Trabajadores del Estado deja constancia de la persecución ideológica que empezó en el 74 seguramente por la Triple A.

Cuando el Ejército ocupó el Hospital el domingo 28 de marzo de 1976 opta por no asistir a su trabajo, lo que no le impide seguir en contacto con sus compañeros del Hospital desde la clandestinidad. Tras sucesivos allanamientos a su casa o la de suegros parte al exilio a España, donde se encuentra con quienes ya estaban en ese país con los cuales intercambian información sobre la los crímenes, las desapariciones, los despidos, la persecución a los familiares.

A su regreso en 1984 inicia un trabajo colectivo sobre represión con ex compañeros que años después se plasma en el libro "Semblanza" el que solicita al tribunal que sea incorporado como prueba lo que es aceptado, lo mismo que por la fiscalía y la querella.

Un testimonio que se prolonga en abrazos y aplausos en la sala, donde por orden policial se obligó a retirar el cartel de un organismo de derechos humanos del CCD Mansión Seré. En la misma sala que los jueves se cubre de carteles de organismos de derechos humanos y sindicales.

- "Usted podra venir a la inspección en el CCD "El Chalet" el próximo viernes", pregunta el presidente del Tribunal.

- "Sí", es la respuesta de Gladis Cuervo.

* Periodista. Ex detenido político durante la última dictadura cívico-militar

sitio desarrollado en SPIP