Se acabó
Viernes 14 de septiembre de 2018, por Cynthia Pok *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Sobre el aborto legal, seguro y gratuito y la votación del senado.

Compartir este articulo:

* Secretaria de Formación de CTA Nacional

Un escollo. Un pequeño traspié. La lluvia, la trasnoche…nada importa. Hubiéramos querido que salga la ley. No salió y fue frustrante. Sin embargo nadie, pero nadie, dejó de percibir que algo había despertado para siempre.

Que tres generaciones de mujeres, tal vez cuatro, estábamos allí en un solo grito. Que el mar verde se había impuesto a la sociedad, más allá de los carcamanes que puertas adentro del Congreso dicen representarnos.

Ya no merecen más explicaciones. Ya se disertó y se explicó todo lo que había que explicar. Ya no es cuestión de que no entienden. Están definitivamente (al menos parte de ellos), en otro mundo.

En el nuestro, ya no entrarán más marsupiales, ni perritos regalados, ni virus que atraviesan la porcelana ni violaciones intrafamiliares que no sean violaciones.

Se acabó. De aquí en más sólo discutiremos con las mujeres, con las jóvenes, con las niñas que viven en este mundo amenazante de abortos sangrientos y mortales. Son ellas las que volverán y serán realmente millones y no dejarán salida a quienes se opongan a que sea ley.

Deberemos abarcar a todas. Fortalecer a las que ya están en la batalla, incluir a las que nunca se preguntaron sobre el tema y extenderlo a aquellas que andan por otros caminos y creen que es pecado. Aún sin compartirlo, entiendo que haya mujeres, -las habrá aún por un tiempo-, que entiendan que la interrupción voluntaria del embarazo es pecado. Y en este hecho está la real separación de la Iglesia y el Estado que exigimos: debemos poner en evidencia que una cosa es que el aborto sea pecado y otra muy distinta que sea delito. Toda la operación ideológica antiabortista se apoya en identificar una cosa con otra. Concepciones muy difundidas en nuestro pueblo esperan profundizar este debate.

Cuando nuestra fuerza acumulada se vuelva a disparar, con conciencia, con rebelión y organización popular, con poder, no tengo duda que será ley.

sitio desarrollado en SPIP