Ser CTA
Adriana Costa: “Lo que se consiga va a ser con lucha”
Jueves 1ro de diciembre de 2011, por Inés Hayes *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Adriana Costa Sosa es chaqueña, tiene 30 años, y desde hace unos meses es la secretaria de Juventud de su provincia. En diálogo con ACTA, detalló el trabajo que realiza la Central en una provincia atormentada por la desertización y la sojización.

Compartir este articulo:

“Como soy mestiza vía guaraní, también estamos actuando desde ese sector en la relación con los pueblos originarios chaqueños. Unificamos Juventud y Pueblos Originarios porque más del 70% de la población de Chaco es mestiza, descendiente u originaria”, dijo Adriana Costa Sosa en diálogo con ACTA.

¿Cuál es la situación actual de la sojización en Chaco?

En la provincia de Chaco hay 5 comunidades indígenas, entre los que se cuentan los qom, los wichí y los mocoví. El gran problema que atraviesa la provincia de Norte a Sur y de Este a Oeste es la creciente extranjerización de la tierra por la sojización. Desde que los Kirchner asumieron están en un completo plan de extranjerización de la tierra. Están instalados los Eurnekián, los Esquenazi, hay sectores cercanos a Benetton y hay otros capitalistas internacionales que están desforestando y dejando sin selva a las comunidades, que es el único medio de vida que tienen. Hay comunidades enteras de miles de personas que viven del bosque: es su forma de vida.

¿Cómo trabajan desde la CTA para dar respuestas a esta situación?

Al producir la desertificación a través de la soja, no solamente matan la tierra sino que están matando a los hermanos: por día se mueren niños y personas mayores. Estamos tratando de visibilizar su lucha por la tierra porque es su vida entera. Trabajamos todos los días para denunciarla, tratar de darle la asistencia que podemos para que ellos puedan hacer su reclamo. Desde mayo cuando se hizo la marcha del Impenetrable donde hubo más de 2 mil hermanos movilizados con la presencia de Pablo Micheli, la CTA acompañó el reclamo por la tierra.

Luego, les dieron algunas tierras para sembrar, algunas hectáreas, pero los títulos de propiedad de las tierras que son de ellos no se los dieron. En el Chaco, más del 50% de la población vive en Resistencia o en el gran Resistencia porque por la sojización se produce un éxodo de las poblaciones del campo a la ciudad lo que provoca no solamente pobreza sino una alta marginalidad y un gran hacinamiento en las zonas urbanas.

Mientras, la Presidenta anunciaba desde Cannes su plan agroalimentario que nivelaría las regiones.

Sí, además, el gobierno provincial muestra por un lado una cara de derechos humanos pero por otro lado reprime y lo hace no solamente con la fuerza pública sino con la desidia, el olvido, la ignorancia y la invisibilización de los reclamos ancestrales de las comunidades.

Nosotros veíamos en la televisión las candelas, pero las violaciones a las niñitas wichís son un genocidio civilmente aceptado porque a los argentinos les abochorna lo negro y lo indio. Hay todavía, producto de esa filosofía de civilización y barbarie, esa idea de que hay que homogeneizar a la gente, de que todos tienen que pensar igual y todos tienen que ser iguales, entonces nosotros desde los pueblos originarios insistimos con que la plurinacionalidad y la pluriculturalidad que están en la Constitución, deben ser respetadas.

Además de la sojización, se están haciendo exploraciones por el petróleo.

Sí, en 2008 hubo un decreto firmado por Capitanich en el que se les otorgaba a los Ezquenazi y la gente de Eurnequián permisos de explotación y exploración de agua dulce y petróleo. Está comprobado que Chaco es una de las provincias que más petróleo tiene. Para estas exploraciones se está extrayendo toda el agua produciendo la desertización, lo que provoca que los hermanos en el Impenetrable se estén muriendo de sed; la poca gua que ellos tienen es contaminada por agroquímicos, los niñitos se están muriendo de cáncer de piel y de cerebro y de diferentes clases de tumores. Las avionetas que fumigan los campos de soja pasan por sobre sus casas y los rocian a ellos, eso les produce no solamente la contaminación del agua porque el Gobierno no abre pozos para que ellos tomen agua, sino que como el veneno les cae directamente sobre sus cabezas y sobre su piel les causa cáncer de piel entonces no llegan a la ancianidad: se mueren muy jóvenes y los bebés nacen enfermos.

¿Y de qué manera funciona la atención sanitaria?

Ahí en Castelli, que es en la puerta del Impenetrable, hay un hospital muy grande pero está vacío, no hay médicos, no hay medicina, no hay nada. Es una lucha que compete a toda la población del país, estamos defendiendo la tierra de todos. Hace 15 días falleció un bebé y se lo tomó como si se hubiera muerto un perrito. El Gobierno pasa por ahí y no hace nada y los papás tienen miedo porque si hacen la denuncia les pueden sacar los chicos y los pueden institucionalizar. Mientras que nosotros no tomemos conciencia que la lucha es una sola y que es de todos, esto no va a cambiar. Nosotros estamos tratando de parar a la CTA de vuelta, que vuelva a la calle y a la lucha y que se entienda que lo que se consiga se va a conseguir con lucha, no hay otra alternativa, ya los tiempos de negociación terminaron y no hay otra alternativa: la gente se está muriendo.

¿Y cómo está compuesta la CTA?

La CTA Chaco se compone por gremios de docentes, judiciales, vialidad, ATE, corrientes sindicales como la CCC, el MTL, MST, MTD y aparte están los pueblos que se están integrando a la CTA como pueblos. Hacemos reuniones semanales, plenarios. Nosotros vamos a las comunidades porque los líderes son ancianos en su mayoría y muchos de ellos no hablan castellano.

¿En qué están trabajando ahora?

Tenemos varios proyectos de ley en danza para solicitar traductores para, no sólo la cuestión educativa, sino también para el tema de la salud pública y lo judicial porque, por ejemplo, en el caso de las violaciones a las niñitas wichí, no tienen quién las defienda. La cuestión es compleja, primero porque son niñitas, segundo porque las comunidades ya tienen asumido que a cierta edad eso ya les va a pasar porque lamentablemente es la costumbre de los criollos de la región y tercero, porque ellas en su mayoría no van a la escuela y además no hablan el idioma entonces cómo hacen para ir a denunciar.

La opción es que nosotros intervengamos de alguna manera o algún otro organismo intervenga, pero ellos tienen que tener un contacto con algún organismo porque la mayoría de ellos se cierra y no habla con extraños. Nuestra idea es mediar para que las víctimas puedan hacer denuncias porque sino no las hacen.

Juventud tiene que existir no solamente para formar agrupaciones juveniles y aprender a tocar el bombo sino también para este tipo de cosas y para hacerse realmente cargo de la situación de los trabajadores.

* Periodista de la Secretaría de Comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP