Capital Federal
“Necesitamos las garantías para poder trabajar”
Viernes 17 de mayo de 2019, por Valeria Garay *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Hace una semana compañeras cooperativistas organizadas en el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) en la Villa 1-11-14, fueron agredidas por una patota que responde a Estela Tirado, puntera del PRO en ese barrio. Las trabajadoras integran una cuadrilla de recolección de residuos en el Bajo Flores y fueron amenazadas y golpeadas, con la intención de quitarles sus puestos de trabajo.

Compartir este articulo:

“Nosotros estamos trabajando hace cinco años con un recorrido y ellos con otro. Hasta que aparecieron el miércoles pasado diciéndonos que no podemos trabajar en nuestros puestos. Les respondimos pacíficamente, pero nos empezaron a gritar. Los vecinos, que ya nos conocen, nos preguntaban quiénes eran los patoteros. Nosotras somos una cooperativa de todas mujeres y ellos eran puro hombres, no nos dejaron pasar y se adueñaron de nuestro recorrido. Al día siguiente, vino la puntera a preguntarnos qué hacíamos ahí, que no teníamos que estar ahí, que ese era su recorrido. Eran como 50 hombres, yo hablé pacíficamente y nos dijeron que nos fuéramos”, relató Alicia, cooperativista y militante del FOL.

“El viernes volvimos a trabajar y aparecieron más de 60 hombres grandotes y nos dijeron directamente ‘salgan de acá’. Los vecinos salieron a defendernos y uno de los hombres le pegó a una de mis compañeras y apuntaron a otra. Estela Tirado todo el tiempo nos amenaza y no nos deja trabajar. Todas las compañeras lo pasamos muy feo, nosotras trabajamos puramente mujeres acá, solo 3 o 4 varones trabajan.”, agregó la compañera.

De esta manera, la puntera del PRO y su patota, pretende desplazar a las cooperativas que trabajan en los barrios populares de la Ciudad, en este caso, limpiando las calles de la 1-11-14. Labor ganada por el esfuerzo y la organización popular, con amplio reconocimiento de las y los vecinos del barrio.

“El pasado lunes sacamos un comunicado diciendo que no queremos más violencia y que queremos trabajar en paz. Ese mismo día salimos a la marcha y ellos estaban en el camino y no nos dejaron pasar. Mis referentes llamaron a los funcionarios y entraron en un diálogo con el Gobierno. Esta patota nos quitó 7 recorridos de puestos de trabajo, nos quitaron la manzana 2 y la manzana 7. Ahora estamos trabajando en una manzana más tranquila, acompañadas de más compañeros que nos están apoyando, pero los de la patota vienen a espiarnos.”, explicó Alicia.

Quien además agregó: “Si nos siguen molestando vamos a tener que hacer otra marcha o tomar otra medida, porque es la tercera vez que nos amenazan y nos patotean. Ya vinieron a la puerta de nuestro comedor, nos tiraron con botellas y piedras, nos persiguieron y nos amenazaron con quemar nuestras casas. Esto es una persecución política, nos aprietan a nosotros para conseguir sus puestos de laburo porque a ellos se les acaba el contrato este mes y no saben a dónde meter a su gente, por sus malos antecedentes. Ellos nos aprietan a nosotros, pero esa no es la forma de conseguir las cosas. Por eso nosotros necesitamos las garantías para poder trabajar. Cualquier cosa que les saque el Gobierno a ellos, después van a venir otra vez a apretarnos. Entonces nosotros tenemos miedo de trabajar acá. Arriesgamos nuestras vidas para ganarnos el pan.”

Por todo esto desde el FOL exigen a los funcionarios del Gobierno de la Ciudad que no sean cómplices de esta mafia, que intervengan y se hagan cargo de la actividad de una puntera a la que le están dando trabajo.

* Equipo de Comunicación de la CTA Capital

sitio desarrollado en SPIP