Chubut
“Si el gobierno va a congelar los salarios 180 días, nosotros tenemos que hacer 180 días de paro”
Lunes 20 de enero de 2020, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El paquete de medidas de Arcioni, que incluye retiros voluntarios y sueldos congelados, agrava un conflicto que estaba lejos de resolverse. Con salarios adeudados de 2019, comienza un paro en Salud que amenaza con extenderse por seis meses.

Compartir este articulo:

“Salud es el único lugar que no cobró los aumentos acordados en 2019. Ninguno. Teníamos cláusula gatillo en julio, octubre y diciembre pero no los cobramos. Ya tenemos 180 días sin aumentos, ¿tenemos que esperar 180 días más?”. Así describe Julio Belascuén, Secretario Adjunto de ATE Puerto Madryn, la crítica situación que atraviesan los estatales del sector que acaban de recibir el anuncio de que sus sueldos serán congelados por seis meses.

Tras un 2019 donde Chubut atravesó un conflicto por salarios impagos que se extendió durante todo el segundo semestre, el gobernador Mariano Arcioni anunció el programa de Reforma Estructural del Estado, que incluye una serie de medidas que apuntan a ordenar las cuentas públicas. Este responde a un pedido expreso que el presidente Alberto Fernández le hizo hace una semana en una reunión entre ambos donde el primer mandatario habilitó un salvataje financiero del Estado nacional a Chubut para pagar los aguinaldos.

El paquete incluye la implementación de retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas, la cancelación de las vacantes por cuatro años y el congelamiento de los salarios públicos por 180 días.

Pero los 7.000 trabajadores de la salud que prestan servicio en los hospitales de Puerto Madryn, Esquel, Comodoro Rivadavia, Maitén, Epuyén arrastran una deuda del 55% de sus salarios básicos y un deterioro del poder adquisitivo agravado por la falta de pago de los acuerdos paritarios en un año que tuvo la inflación más alta en 28 años.

“Las veces que nos llamaron a dialogar fue para tomar mate y decirnos que no había plata –explica Belascuén-. Además de los salarios, venimos reclamando que se contratan enfermeros en toda la provincia. Y ahora, con los retiros voluntarios y las jubilaciones anticipadas, están agravando el problema porque la gente que se va no es reemplazada. Según el Convenio Colectivo de Trabajo de Salud la jornada laboral es de 6 horas, pero los enfermeros que trabajan en internación hoy están trabajando 12 horas al día”.

Como consecuencia de la falta de diálogo, los trabajadores de la Salud arrancarán este lunes 20 con medidas de fuerza por cinco días en los hospitales. El martes, miércoles y jueves habrá cortes de ruta y planfleteada, y el viernes habrá otra asamblea para evaluar cómo sigue el conflicto. En todos los hospitales se garantizan las guardias.

“Comenzamos con cinco días, pero en la asamblea la gente dijo que, si el gobierno va a congelar los salarios 180 días, nosotros tenemos que hacer 180 días de paro. Semana por semana vamos a ir viendo cómo manejamos la cuestión.”, detalló el representante gremial.

Un conflicto de larga data

En julio de 2019, Chubut se convirtió en un hervidero: pago de salarios adeudados y en cuotas, una obra social diezmada, cortes de ruta, aulas vacías, y una tragedia vial que desató la bronca popular.

¿Cómo llegó a esta situación una provincia que es la primera productora de crudo del país y beneficiaria de cuantiosas regalías petroleras? Sólo en 2019, Chubut recibió por esa vía unos 400 millones de dólares, pero su deuda es una de las más significativas del país: unos 1.000 millones de dólares.

La deuda responde, en parte, a la rubricación por parte de Arcioni del Pacto Fiscal, en 2017, con Mauricio Macri, de acuerdo con el cual se comprometía a realizar un ajuste brutal. En poco tiempo, la provincia se endeudó en dólares y en julio de 2019 no sólo no pudo pagar lo acordado en paritarias con los estatales, sino que desplegó un nuevo ajuste encubierto.

Lo que siguió fue una sucesión de medidas de fuerza que se extendieron por varios meses y terminaron en la paralización completa del sector público chubutense.

Hacia fin de año, las aguas parecían aquietarse, pero el reciente anuncio del Gobernador agravó un reclamo que estaba lejos de ser resuelto.

Fuente: Canal Abierto

sitio desarrollado en SPIP