Por la reincorporación de trabajadores
Reclamo de Guardavidas en General Alvarado‏
Viernes 16 de diciembre de 2011, por Prensa Agrupación Germán Abdala *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Este sábado 17 de diciembre, en el partido de General Alvarado (Miramar) los trabajadores nucleados en la Unión de Guardavidas y Afines del Partido Alvaradense (UGAPA-CTA), realizarán una concentración en la Avenida 12 y 27.

Compartir este articulo:

Será en el marco del reclamo por la reincorporación del compañero Alejandro Barte, secretario de Prensa de UGAPA y la reincorporación de los compañeros Guardavidas Federico Llobell, secretario General de UGAPA y Guido Benítez, estos dos últimos, empleados municipales. El primero despedido por persecución sindical y el segundo por ser opositor político del gobierno de turno.

Maghy Panno, Miguel del Valle y Carla Horrisberg de la mesa provincial de la Agrupación Germán Abdala- CTA provincia de Buenos Aires; Diana Gómez de ATE bonaerense y Olivia Ruiz del Centro de Jubilados, junto a 60 compañeros se harán presentes en el lugar para acompañar a los guardavidas en sus legítimos reclamos.

Además de los mencionados, los trabajadores exigen también la estabilidad en el cargo; la modalidad es de contratación por locación de servicio; falta de equipamiento; que se respete el Convenio Colectivo de Trabajo; que se realicen los controles en cuanto a la contratación de guardavidas en playas y piletas.

Hace dos temporadas los guardavidas, cansados del pisoteo del municipio, decidieron organizarse bajo la Unión local denominada UGAPA (Unión de Guardavidas y Afines del Partido Alvaradense).

El conflicto

La temporada pasada llamamos al diálogo al municipio (principal responsable de la seguridad de la gente ya que es pública y que contrata guardavidas municipales en espacios donde no hay balnearios) y luego a los balnearios (que son obligados por el municipio a proveer cada uno un guardavidas en sus ámbitos). El primero nos recibió con funcionarios de segunda línea que dilataron las soluciones y los segundos no se hicieron presentes a la convocatoria. Cansados pedimos una audiencia con el intendente que nos fue denegada.

A partir de ahí los mismos guardavidas llevamos adelante varias marchas por la peatonal, dos cortes de ruta, una manifestación dentro de la municipalidad, una quema de gomas afuera de la misma y un paro activo de dos días.

La temporada finalizó con un pequeño aumento de sueldo para los municipales.

Ahora los guardavidas reclaman tanto para el ámbito municipal como privado:

1) Reincorporación de los dos chicos cesanteados (ámbito Muncipal) Federico Llobell (secretario gral de UGAPA) y Guido Benítez. El primero despedido por persecusión sindical y el segundo por ser opositor político del gobierno de turno. Más allá de los nombres, en el ámbito municipal, exigen ESTABILIDAD EN EL CARGO. Hoy los nombran por decreto, con lo que si quieren la temporada que viene no los incluyen en el listado y quedás despedido. La modalidad es de CONTRATACIÓN POR LOCACION DE SERVICIO. Los guardavidas exigen que ellos tengan la posibilidad de defenderse en el caso de persecuciones y que haya establecido un procedimiento que regule los abusos por parte del municipio. Cabe aclarar que en su momento los despedidos fueron cuatro pero dos lograron volver a trabajar aceptando determinadas condiciones laborales.

2) Falta de equipamiento de todo tipo: refugios, sombrillas, mangrullos (tarimas para estar en altura y tener mejor visión), camillas, collarines, botiquines (profesionales no hogareños), comunicación, prismáticos, embarcación operativa, tubos de oxígeno, entre otras cosas.

3) Que se respete el Convenio Colectivo de Trabajo en cuanto a: cantidad máxima de horas de trabajo (6), días de descanso (1 semanal), sueldo correspondiente a lo que fija la escala salarial, etc. Muchos privados son obligados a trabajar 9hs durante casi 3 meses y sin días de descanso durante 4 por un sueldo menor al que fija el convenio por 6hs con un franco semanal.

4) Que se realicen los controles como corresponde en cuanto a la contratación de guardavidas en playas y piletas. Estas últimas muchas veces no tenían guardavidas exponiendo a mayores y niños al riesgo de no contar con un profesional que los vigile y auxilie en caso de emergencia.

5) Que se les brinde capacitación a los guardavidas cada temporada para refrescar sus conocimientos de 1ros auxilios.

6) Que se extienda el período de servicio (ahora es de diciembre a abril, pero noviembre ya tenemos mucha gente en el agua) y que el horario se extendiese también (la temporada pasada era de 10-19 cuando después de las 19 quedaba mucha gente todavía bañándose)

En números

Hay entre 75 y 80 guardavidas de playa en Miramar (44 privados+30 municipales). Este número perfectamente podría incrementarse en unos 5-10 puestos nuevos debido al incremento en el turismo y el auge de distintos deportes nuevos (surf, kite surf, kayaks y nadadores de aguas abiertas) que requieren zonas reforzadas o zonas que deben ser cubiertas.

Hay entre 4 y 5 guardavidas de playa en Mar del Sur (distantes 20kms al sur de Miramar) que sufren las mismas condiciones indignas de trabajo o peor ya que los controles llegan aun menos por aquellos lados.

Hay alrededor de 40 guardavidas de pileta de balnearios, clubes y hoteles. Los controles han sido totalmente laxos al punto de encontrarnos con piletas que ni siquiera tenían guardavidas.

Fuente: www.germanabdalacta.org

* Equipo de Comunicación de la Agrupación Germán Abdala de la CTA de la Provincia de Buenos Aires

sitio desarrollado en SPIP