Poner al Estado de pie
Viernes 28 de febrero de 2020, por Alejandro Garzon *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Como organización sindical, en los momentos en que los gobiernos han arremetido con políticas de ajuste contra el pueblo y los trabajadores y trabajadoras, hemos tenido la capacidad política y organizativa de defender nuestros derechos y los del pueblo.

Compartir este articulo:

* Secretario de Interior de la CTA-A Santa Cruz, y Secretario Gremial del Consejo Directivo Nacional de la Asociación Trabajadores del Estado.

A veces hemos ganado y otras perdido, pero nunca nos hemos rendido. Es innegable que nosotrxs hemos sido blanco de esas políticas de ajuste, pero también, y por esta razón, hemos sido protagonistas a la hora de resistir y construir un Estado al servicio de las mayorías populares. Desde nuestro lugar, no intentamos acá hacer un análisis de cada etapa política desde que fuimos nación o desde que fuimos patria, pero sí creemos que en los trabajadores y trabajadoras del Estado hay reservas suficientes como para enfrentar los desafíos de este tiempo y dar respuestas a las demandas de nuestra patria.

Durante estos últimos cuatro años de neoliberalismo, despidos, persecución, desprecio y destrucción de todo lo bueno que brindamos los trabajadores y trabajadoras del Estado a la ciudadanía, es comprensible que algunos compañeros hayan bajado los brazos. Como dirigente nacional, tuve la suerte de poder acercarme a cada provincia, cada sector, y conocer de cerca la realidad y las condiciones precarias en que desempeñan sus tareas lxs trabajadorxs nacionales, provinciales y municipales del país. Por eso estoy convencido de que nuestros compañeros y compañeras pueden ser el eslabón principal para garantizar a nuestro pueblo sus derechos, si es que al frente hay un gobierno impulsor, dispuesto a invertir en políticas públicas que generen equidad, acceso e inclusión. En definitiva, un Estado activo, presente y democrático. Sólo con un Estado garante de derechos, dejaremos atrás el sinfín de descalificaciones como ñoquis, grasa militante o que simplemente somos gasto público.

Este momento histórico en nuestro país y el continente nos demanda protagonismo, organización y unidad de la clase trabajadora, contra el marketing de las salidas individuales. Como trabajadorxs, necesitamos recuperar la confianza entre nosotrxs y sentirnos parte de este tiempo revolucionario, porque como dijo Fidel: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos”.

Entonces parte de este concepto es lo que tiene que movilizarnos como trabajadores y trabajadoras del Estado y poner de nosotros mismos para cambiar todo lo que debe ser cambiado. Sintiéndonos orgullosos de ser estatales porque ser estatales es sinónimo de patria y soberanía, porque donde exista una ciudad, un pueblo, una comisión de fomento o un paraje, ahí hay un/a trabajador/a del Estado.

Fuente: Página 12

sitio desarrollado en SPIP