Género
Emergencia (s) en tiempos de Covid 19: una mirada con perspectiva de género
Miércoles 8 de abril de 2020, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La colectiva de trabajo de la Secretaría de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA Autónoma Nacional presentó ayer un documento que sistematiza y denuncia la profundización de las precariedades y la desigualdad en el marco de la crisis sanitaria.

Compartir este articulo:

documentos asociados

El documento presenta propuestas de abordaje ante las diversas situaciones de violencias de género -psíquica, económica, física en el marco de la pandemia: “La perspectiva de género y el aporte desde las y les trabajadores debe ser integrado para fortalecer esta estrategia”.

El documento, que se construyó con el aporte de las compañeras Secretarias y responsables de Género de la CTAA todo el país y en colaboración con el Departamento de Género y Diversidad de ATE Nacional, pretende aportar un enfoque de género que permita, en este contexto de emergencia sanitaria + emergencia social y económica, dar cuenta de qué les pasa a las mujeres y personas LGTBI+ en relación al impacto del Aislamiento Social Obligatorio (ASO), el impacto de la crisis económica, las condiciones de los servicios de atención, la declaración de esencialidad del trabajo de sectores altamente feminizados y precarizados y el trabajo de cuidado como dimensiones fundamentales en tanto vectores reproductores de pobreza, desigualdad y violencia.

La magnitud del problema que enfrentamos deja al descubierto “las desigualdades de clase y género, generadoras de múltiples violencias, que se acumulan al impacto de la grave crisis sanitaria, social y económica y que nos enfrenta a lo que es la realidad inocultable a la que asistimos”.

Ello pone a los gobiernos y a los sectores con distintos niveles de responsabilidad “en la oportunidad única de generar políticas económicas, sociales, laborales, productivas y distributivas tendientes a revertir la desigualdad y en el contexto de emergencia desplegar un conjunto de herramientas de políticas de Estado que puedan proteger a los sectores más vulnerables y mitigar el impacto de esta emergencia”.

Por ello, la Secretaría de Género de la CTA Autónoma elabora una serie de propuestas donde se presenta como indispensable fortalecer la transversalidad de la perspectiva de género en las acciones de gobierno, por eso es fundamental que se integren en el Comité de Crisis Nacional todas las áreas de trabajo involucradas donde no pueden estar ausentes las organizaciones sociales y sindicales.

“Necesitamos que las líneas de acción urgente tengan perspectiva de género para que sean respuestas eficaces. Estos Comité de Crisis deberían replicarse en las provincias y los municipios con las representaciones territoriales y sindicales locales. Hay que articular los estados provinciales con los municipios y estos con el Estado Nacional y la coordinación con las organizaciones”, propone.

Entre las medidas más inmediatas, se propone el aumento de las partidas presupuestarias; asegurar un ingreso permanente que actúe como red de contención para la población más desprotegida poniendo prioridad en las mujeres y colectivo LGTBI + víctimas de violencia de género, violencia laboral, económica, habitacional; ampliar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) a las poblaciones en situación de emergencia por violencia de género.

Fortalecer y dinamizar la ejecución del programa Potenciar Trabajo (con el que se comenzaba a trabajar la inclusión laboral de la población travesti/trans); abrir líneas de acompañamiento técnico y financiero a proyectos productivos que fortalezcan la autonomía de las mujeres; y encontrar criterios que no se vuelvan obstáculos para acceder a los subsidios de emergencia.

En materia de asistencia a víctimas de violencia de género, las propuestas son: asegurar lugares concretos para situaciones que requieran REFUGIOS en todo el país, y en este sentido: protocolizar el acceso a refugios existentes removiendo obstáculos burocráticos; establecer y comunicar la articulación entre 911 y los servicios de atención porque no se puede demandar lo que no se conoce; reforzar la instalación de canales para denuncias de violencia institucional; reforzar el monitoreo del cumplimiento de las medidas de protección libradas por la justicia; reforzar la campaña en los medios y en vía pública; reforzar y coordinar el trabajo de las promotoras comunitarias contra la violencia; armar un registro de espacios comunitarios contra la violencia para fortalecer esas experiencias, darles mayor grado de institucionalidad y ponerlas en red con los efectores del Estado y otros organizaciones sociales.

El freno a los desalojos debe incluir a pensiones y hoteles; garantizar el acceso y satisfacer la demanda de ILE y métodos anticonceptivos; declararse áreas esenciales las de atención a mujeres y población travesti/trans; hacer extensivo el reconocimiento/bono otorgado para Trabajadores del Estado de las áreas de salud al resto de las y los trabajadores esenciales (auxiliares de educación, áreas de cuidado de niñas y niños y adultos mayores, áreas de atención a víctimas de violencias, mantenimiento, agentes de tránsito); el bono debe extenderse a las y los trabajadores comunitarios que han sido declarados esenciales.

El Covid 19 (y el Dengue con fuerte presencia en distintas provincias) debe ser incluido en el listado de Enfermedades Profesionales.

El cuidado de niñas y niños, personas con discapacidad y adultos mayores es una responsabilidad social asumida mayormente por mujeres, por eso plantea la importancia de entender el trabajo de cuidados como una tarea que debe ser remunerada y con derechos: “creemos que es importante fortalecer las políticas de protección urgente para los grupos más vulnerables, que son aquellos que se engloban cuando pensamos en una política integral de cuidado”.

Documento completo:

PDF - 1.6 MB
Emergencia (s) en tiempos de Covid 19
una mirada con perspectiva de género

sitio desarrollado en SPIP