Campaña Nacional de la CTA Autónoma
Ningún hogar pobre en la Argentina: “Distribuir la riqueza para salir de la crisis”
Lunes 29 de junio de 2020, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Ante la crisis que vive nuestro país, agravada por la pandemia que azota al mundo, la CTA Autónoma lanzó su Campaña “Distribuir la riqueza para salir de la crisis”, que se desprende del Manifiesto Nacional por la soberanía, el trabajo y la producción, presentado el 1 de Mayo pasado por un conjunto de organizaciones sociales, políticas y sindicales.

Compartir este articulo:

La profundización de las políticas neoliberales de los últimos cuatro años generaron exclusión, pobreza y hambre en nuestro país, y como consecuencia, Argentina atraviesa una de las mayores crisis económicas y sociales de su historia.

Es en este escenario de crisis, agravado por la pandemia, la CTA Autónoma, fiel a su historia, vuelve a impulsar una agenda de desarrollo productivo nacional, revalorizando la importancia estratégica de los sistemas públicos, con una fuerte reivindicación de la soberanía alimentaria, energética y tecnológica, así como del trabajo y la producción.

Salario universal; impuesto permanente a las grandes fortunas; soberanía alimentaria, energética y tecnológica; fortalecer la democracia para que no haya ningún hogar pobre en la Argentina y terminar con la inequidad de género, se cuentan entre las principales iniciativas ejes para salir de la crisis.

En este sentido, entiende que el establecimiento de un Salario Universal, que permita reconocer como trabajo, tareas que hasta el momento no han sido mundialmente reconocidas (de cuidado y las que llevan adelante trabajadoras y trabajadores comunitarios), por poner dos ejemplos, es imprescindible para que no haya ningún hogar pobre en nuestro país. En la actualidad más de la mitad de la población se encuentra bajo la línea de pobreza.

Otro de los pedidos de la CTA Autónoma y las demás organizaciones que suscribieron el manifiesto que es que haya una verdadera universalización de la Asignación Universal por Hijo, ya que hoy aproximadamente 4 millones de niños y niñas no son alcanzadas por esta cobertura. Así como el establecimiento de una jubilación universal para la población adulta mayor equivalente al 82% del Salario social de Empleo y formación.

La integración social y urbana es otra de las cuestiones a tener en cuenta: es fundamental cambiar las condiciones de extrema exclusión en las que vive el sector más empobrecido de nuestro pueblo, sin agua potable ni cloacas, sin recolección de residuos, aislados de los centros urbanos donde se concentra el trabajo, la salud y la educación. Por eso se propone el reordenamiento del territorio nacional con nuevas ciudades creadas alrededor de nuevas unidades productivas. Muchos países en la pos-guerra provecharon para combinar el esfuerzo privado y público descentralizando la producción en ciudades pequeñas para descongestionar a las grandes urbes. El trabajo es garantía de arraigo, por eso la importancia de planificar la vivienda y la producción conjuntamente.

Por otro lado, la CTA Autónoma entiende que la crisis la deben pagar los grandes grupos financieros, quienes desde hace décadas vienen enriqueciéndose a costa de las riquezas que generamos las y los trabajadores. Para ello es fundamental una renta permanente sobre la riqueza de los 114 mil argentinos y argentinas con patrimonios superiores al millón de dólares y la suspensión del pago e investigación de la deuda.

Este pleno ejercicio de la soberanía, solo será posible profundizando la participación democrática y con un Estado presente que garantice el desarrollo productivo, el acceso a una alimentación saludable y a precio justo, con salud, educación, pleno empleo y vivienda digna. Así como también es fundamental el desarrollo de políticas públicas que tiendan a una mayor equidad de género en todos los ámbitos y la erradicación de la violencia de género en todas sus formas.

Suspender los pagos e investigar la deuda es otro de los caminos para salir de la crisis. Por eso es necesario liberar al Estado de la estafa profundizada desde la última dictadura militar por la fuga de capitales y el endeudamiento que sólo sirve para enriquecer a los grandes capitales y empobrecer al pueblo. Durante los 4 años del gobierno de Macri, la deuda creció 40,1%.

Pero también es necesaria la soberanía energética y tecnológica. Para salir del extractivismo, que contamina el suelo, el aire y el ambiente, el Estado tiene que poseer el control de los bienes comunes para ponerlos al servicio del pueblo.

Distribuir la riqueza para salir de la crisis, con soberanía, trabajo y producción, para que no haya ningún hogar pobre en la Argentina.

Nota publicada en el periódico: El trabajador del Estado

sitio desarrollado en SPIP