No bajar los brazos
Continuar la batalla por nuestra salud y nuestros derechos
Martes 21 de julio de 2020, por Prensa FESPROSA *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El sistema sanitario se acerca al borde de su capacidad operativa y a pesar de los esfuerzos 10.000 trabajadores se han contagiado y 30 de ellos fallecieron. Es por eso que desde FeSProSa convocan a todas las organizaciones y corrientes del campo de la salud a sentarse a una gran Mesa de unidad para organizar una nueva y más potente Jornada Nacional de Lucha. ACTA comparte el comunicado.

Compartir este articulo:

Decenas de organizaciones del campo sanitario construimos jornadas nacionales de lucha en mayo, junio y julio en reclamo de salarios, equipos de protección personal, testeos amplios, bono para todos, desprecarización laboral y defensa del sistema público de salud.

En este proceso obtuvimos algunos logros. El COVID 19 fue declarado enfermedad profesional. El bono estímulo, aunque de manera tardía e insuficiente, llegó a más de 500.000 compañeros. Aún hay varios miles sin cobrar y seguimos reclamando la modificación del decreto 315 para incluir a todos. En algunas provincias se lograron aumentos y compromisos de desprecarización. La mayoría congeló los salarios y las negociaciones paritarias. Mejoró la provisión de EPP. Se constituyó el COE Nacional pero solo en algunas provincias y en unos pocos establecimientos sanitarios ocurrió lo propio. A pesar de los esfuerzos 10.000 trabajadores se han contagiado y 30 de ellos fallecieron.

Estamos en un punto de inflexión en la pandemia, en particular en el AMBA. El sistema sanitario se acerca al borde de su capacidad operativa. El crecimiento de los contagios implica también el aislamiento de los contactos estrechos con lo que el pico de utilización de camas coincide con una baja notable en el recurso humano. Se ofrecen módulos, horas extras, se niegan licencias en salas con personal insuficiente, lo que aumenta el desgaste laboral y el riesgo de enfermar.

Los hospitales en particular se convirtieron en lugares de alta circulación viral. Pero el testeo de todo el personal para detectar asintomáticos y aislarlos no se lleva a cabo. Recién en algunos establecimientos y jurisdicciones van a comenzar los mismos.

Nos piden esperar a la post pandemia para discutir salarios y condiciones laborales. Mientras se demoran las reformas fiscales que permitirían al Estado contar con mayores recursos para afrontar la crisis, los salarios se congelan, se rebajan las jubilaciones y se desdobla el aguinaldo.

En tanto la política de paralizar el Ministerio de Trabajo y las organizaciones sindicales transforma una medida presuntamente racional en lo sanitario en un atentado cotidiano a la libertad sindical: inscripciones de los gremios de FeSProSa que no se efectivizan aún con fallos firmes de la Justicia, congelamiento de los trámites de personería y demoras en el otorgamiento de la certificación de autoridades son parte de un menú que busca paralizar la resistencia cotidiana a las medidas de ajuste.

Construir unidad y autonomía para defender derechos

El impacto de la pandemia en la clase trabajadora ha sido devastador. La pobreza va en vías de superar el 50% y la desocupación abierta ha escalado más de cinco puntos. Las patronales públicas y privadas ajustan a los más débiles. Nadie va a defendernos si no nos defendemos nosotros, por encima de simpatías o antipatías político partidarias.

Es por ello que desde FeSProSa convocamos a todas las organizaciones y corrientes del campo de la salud a sentarnos a una gran mesa de unidad para la acción, como primer paso para organizar sin sectarismo una nueva y más potente Jornada Nacional de Lucha.

* Equipo de Comunicación de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA)

sitio desarrollado en SPIP