" />
Documento de la Secretaría de Géneros e Igualdad de Oportunidades
Aportes al debate del Congreso Nacional de la CTA Autónoma
Lunes 31 de agosto de 2020, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

A continuación, ACTA difunde el documento elaborado con el aporte de dirigentas de la CTA Autónoma de todo el país en la reunión realizada el viernes 28 de agosto, convocada por la Secretaría de Igualdad de Oportunidades y Géneros, sobre "Aportes al MANIFIESTO NACIONAL POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCIÓN con perspectiva de géneros y feminismos populares: es con nosotras y nosotres”.

Compartir este articulo:

Queremos aportar a esta iniciativa estratégica, la fuerza transformadora de nuestros feminismos populares. Esta propuesta es un punto de partida para este momento tan difícil que estamos transitando en nuestro país y en el mundo entero, la clase trabajadora.

Es una necesidad sumarle a la perspectiva de clase, la perspectiva de géneros y de diversidad, tal como se viene manifestando en todos los encuentros regionales de la CTAA y como reafirmaron todas las organizaciones firmantes del Manifiesto que estuvieron presentes en el Plenario que realizamos el pasado sábado 22 de agosto.

Proponemos transversalizar el feminismo de manera integral: no podemos pensar una propuesta de transformación del sistema como un agregado de elementos sino desde un abordaje sistémico, poniendo en el centro la sostenibilidad de la vida en contraposición a la mercantilización de nuestros cuerpos y nuestro territorio. Es necesario superar la idea de “sujeto universal”, un sujeto que no existe y construir un mundo que sea habitable, desarmando los nudos de desigualdad que nos atraviesan en tanto mujeres y diversidades.

Desde el feminismo popular apuntamos a una transformación anticapitalista, antiextractivista y antipatriarcal. Proponemos pensar la Soberanía basada en los cuidados de nuestros cuerpos y territorios, el Trabajo sin seguir reproduciendo desigualdades de géneros y lo Productivo, comprendiendo también el trabajo reproductivo que asumimos las mujeres como red de sostenimiento del sistema generador de opresión.

¿Nos preguntamos qué desarrollo queremos como pueblo?

Pensar en un proyecto centrado en la vida nos obliga a terminar con el extractivismo como proyecto fundamental del capitalismo en su fase neoliberal todavía vigente, en todas sus formas: minería a cielo abierto, agronegocio, fracking, mercantilización de la semilla y el monte, apropiación de los trabajos de cuidado, etc. en un contexto de profunda crisis capitalista y financiarización de la naturaleza y de la vida.

Un desarrollo autónomo, sustentable, integral que promueva un cambio no sólo en el esquema de consumo, productivo, distributivo sino también en el plano de las relaciones humanas y sociales es un desafío en este tiempo que se abre como oportunidad histórica. Porque la pandemia ha expresado con crueldad los límites de este modelo y la desigualdad profunda.

En este sentido es necesario entender la DEUDA como un condicionante estructural que nos ata a un modelo extractivista, a un modelo de acumulación por desposesión.

La deuda es también la deuda de las economías domésticas: nos endeudamos las asalariadas y las trabajadoras de la economía popular con la estrategia generadas por los propios gobiernos, hipotecando las AUH. Nos endeudamos para pagar alimentos y servicios. La feminización de la pobreza se sustenta en hogares endeudados, mono-marentales, con mujeres precarizadas o sin ingresos y se expresa en uno de los datos más dolorosos de este tiempo: 8 millones de niñes son pobres en la Argentina.

Si no se patea el modelo productivo, no va a ser inclusivo; si las compañeras de los comedores tienen que estar en un comedor para comer, no hay soberanía alimentaria; si la comercialización y distribución de la logística familiar no es pensada de otra manera, no es soberanía alimentaria.

“La soberanía alimentaria es el derecho de los países y los pueblos a definir sus propias políticas agrarias, de empleo, pesqueras, alimentarias y de tierra de forma que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas para ellxs y sus circunstancias únicas. Incluye el derecho a la alimentación y a producir alimentos, lo que significa que todxs los pueblos tienen derecho a una alimentación sana, nutritiva y culturalmente apropiada, y a la capacidad para mantenerse a sí mismos y a sus sociedades. Significa la primacía de los derechos de los pueblos y las comunidades a la alimentación y producción de alimentos, sobre los intereses del comercio”.

El trabajo produce riquezas. Es imprescindible pensar que entre las estrategias de redistribución de la riqueza debe incluirse la re-distribución del trabajo. Sin volver a esconder que del total del trabajo una parte es trabajo productivo y otra reproductivo no asalariado (invisible y disfrazado de amor) siendo las mujeres y disidencias las que realizamos mayormente este último. Por eso cobramos menos, estamos sobrecargadas, nos alejamos del mercado de trabajo, asumimos condiciones más flexibles y precarias con las que tratamos de conciliar el cuidado, perdiendo autonomía para salir de situaciones de violencia. El trabajo de cuidado genera riqueza, sin ese trabajo el sistema no podría reproducirse.

Deben ampliarse los servicios de cuidado, las licencias por cuidado y deben reconocerse y remunerarse los trabajos de cuidado y los trabajos que realizamos miles de mujeres y disidencias en nuestras comunidades para el sostenimiento de la vida, produciendo alimentos, cuidados, acompañamiento contra la violencia de género, salud comunitaria.

La división sexual del trabajo no sólo nos asigna las tareas de cuidado, también marca cómo nos insertamos al mercado laboral. Salud, educación, áreas de cuidado, limpieza, desarrollo social son los sectores donde estamos sobre-representadas. Los sectores productivos en sentido clásico son territorios de varones. Necesitamos promover acciones concretas que remuevan la matriz sexista que ubica los sectores feminizados (los menos jararquizados) como destino para nosotras y nosotres. Esta matriz reproduce precariedades y desigualdades.

La pandemia dejó al descubierto lo esencial de los trabajos de cuidados fuertemente feminizados que son desvalorizados e invisibilizados, llevados adelante en nuestros hogares y territorios y que ocupan gran parte de la vida de las mujeres, principalmente de los barrios más vulnerados.Estos trabajos son un vector de la desigualdad de clase y de género.

La renta universal no resuelve la desigualdad laboral entre los géneros. La propuesta podría incluir en el debate una política integral de cuidados que establezca la corresponsabilidad del Estado, lxs empresarixs, las comunidades y las familias en la resolución estructural de la inequitativa distribución de los cuidados. Que jerarquice los trabajos de estas áreas feminizadas, aportando a dinamizar la economía con la generación de empleo genuino para lxs trabajadorxs de tareas esenciales no remuneradas.

Sistematización de los aportes surgidos para el trabajo de las comisiones

COMISIÓN 1: Ingreso Universal

• Piso de Ingresos Garantizado: Problemas a pensar: No se está visibilizando el hecho que las mujeres y las diversidades son quienes más se hallan en situación de precarización laboral, con trabajos mal pagos o directamente no pagos ni reconocidos; la renta universal no resuelve la desigualdad laboral entre los géneros, sino que contribuye a su invisibilización.

El salario universal al no generar aportes va a impactar en el sistema de seguridad social.

• Desigualdades de género en el mundo del trabajo (productivo y reproductivo)

Situación de les y las trabajadoras

Brecha salarial: Es necesario partir de la base de lograr salarios igualitarios entre mujeres y varones;

Hay áreas del trabajo productivo feminizadas, con menores salarios y peores condiciones, áreas masculinizadas, donde predomina el machismo, acoso, abusos y discriminación y áreas en las que de todos modos se expresan las brechas salariales y en condiciones laborales.

En la pandemia está en evidencia que estamos en primera línea y eso nos cuesta la vida. El trabajo de las trabajadoras comunitarias no es sólo cuidado, es un espacio de producción de salud, alimentos, promoción de derechos. A pesar de la capacitación y aptitudes, las mujeres no formamos parte de quienes trabajan en los barcos siendo sectores fuertemente masculinizados donde se expresan discriminaciones y segregación por género. Es necesario promover la organización de las trabajadoras y CCT con cupo laboral femenino.

Ratificación e implementación del convenio 190 de OIT, para el abordaje de la Violencia y Acoso en el mundo del Trabajo.

Aprobación y aplicación del cupo laboral Trans.

Demandas

Promover licencias y espacios de cuidado para que las mujeres puedan permanecer en el trabajo, alivianando la sobrecarga de tareas hogareñas;

Nueva distribución de los trabajos productivos y trabajos reproductivos, con igualdad de géneros, que es también redistribuir la riqueza y que sectores más empobrecidos y precarizados como las mujeres y diversidades, para que puedan acceder a mejores condiciones laborales y a una mayor autonomía económica.

Reconocimiento y retribución económica de todos los trabajos de cuidado no pagos, como el trabajo comunitario y el trabajo doméstico

Igualdad de oportunidades laborales para las diversidades y en particular defensa del cupo laboral trans y por proyectos que contemplen los derechos laborales previsionales de trans-travestis

• Acerca del nuevo modelo sindical, con igualdad de géneros:

Fortalecer el trabajo sindical en igualdad de oportunidades.

Incluir la perspectiva de género en las negociaciones colectivas. Promover la igualdad y la equidad de las mujeres y las diversidades en los espacios de decisión, planificación y actividades en general.

En pos de fortalecer una participación transversal y representativa de todas las mujeres, vemos necesario e indispensable el instar a contribuir con iniciativas concretas que lleven a que toda organización gremial o social tenga una participación de 50/50 de hombres y mujeres en sus órganos directivos.

El desafío que tenemos es la construcción de un nuevo sindicalismo, antipatriarcal, anticapitalista y democrático que nos contenga a todes. Las mujeres y diversidades no somos un párrafo aparte en la construcción de un nuevo modelo sindical.

• Acerca de los derechos previsionales:

En el caso de las, les y los adultos mayores, sufren mucho más las mujeres como consecuencia de la falta de aportes (precariedad) durante la vida laboral, recibiendo jubilaciones más bajas.

Junto con les niñes, les adultes mayores somos les más complicadxs durante la pandemia y el ASPO.

Todxs lxs trabajadorxs van a sufrir la precariedad en la jubilación, hay que sumar el rechazo a la PUAM por una jubilación digna.

Con la precarización del trabajo no se garantiza las jubilaciones futuras

• Acerca de la inclusión de las juventudes

Pensar el rol de los jóvenes en la distribución del trabajo, en la discusión del país.

COMISIÓN 2: Impuesto a las Grandes Fortunas

La política tributaria argentina actual, ¿garantiza el financiamiento para contener los efectos regresivos de la pandemia? / Reforma tributaria progresiva / imposición sobre los capitales fugados

• Acerca de Soberanía Fiscal

Propuestas

Consolidar un “Impuesto Solidario” como mecanismo para que el 5% más rico de nuestra comunidad contribuya a atender la situación de pobreza estructural (agravada por la pandemia) en la que vive el 40% de nuestra comunidad (y 60% de nuestros niños y niñas). Entendemos que este impuesto debe ser conceptualizado claramente como Impuesto a las grandes fortunas.

COMISIÓN 3: Soberanía Alimentaria, Energética y científico Tecnológica

• Acerca de la Soberanía Alimentaria:

Este concepto es superador a los conceptos de ayuda alimentaria y seguridad alimentaria y prioriza la noción de “alimento” en un sentido amplio por sobre la noción de “comida” limitada.

La tierra, agua, semilla nativa y criolla y monte son los pilares de la soberanía alimentaria de los pueblos y su cuidado y sustentabilidad deben ser garantizados por los pueblos.

Propuestas:

Reforma agraria integral. Impulsar la titularidad de la tierra para mujeres y diversidades.

Agua para la vida y el alimento real del pueblo, no para las distintas formas de extractivismo (minería a cielo abierto, agronegocio, fracking, etc) sin importar la procedencia de los capitales que la impulsen.

El monte, las semillas nativas y criollas contienen la historia y la cutura de la vida y los pueblos. Su protección es base de la alimentación y de la misma vida para el libre intercambio y uso de la agricultura familiar campesina e indígena, lo que significa no patentar la vida y el no uso de los cultivos genéticamente modificados que llevan una contaminación de la diversidad genética esencial de plantas y animales

Dar prioridad a la producción de alimentos sanos para mercados locales, canales cortos de comercialización, basados en sistemas productivos familiares diversificados y agroecológicos. Priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población, el acceso de los/as campesinos/as y de los sin tierra a la tierra, al agua, a las semillas y al crédito. De ahí el derecho de lxs campesinxs a producir alimentos sanos y el derecho de lxs consumidores a un alimento sano, poder decidir lo que quieren consumir como y quienes lo producen.

Es esencial el reconocimiento de los derechos de las mujeres campesinas que desempeñan un papel esencial en la producción agrícola ganadera, en la alimentación y como guardianas históricas de los bienes comunes de sus territorios, siendo las mujeres campesinas parte de las principales garantes de la soberanía alimentaria.

Asegurar precios justos para lxs campesinxs e Indígenas, lo que implica proteger los mercados interiores de las importaciones a bajo precio y dumping. Precios agrícolas ligados a los costes de producción: es posible siempre que los Países o las Uniones tengan el derecho de gravar con impuestos las importaciones demasiado baratas, que se comprometan a favor de una producción campesina sostenible y que controlen la producción en el mercado interior para evitar unos excedentes estructurales

Inversión pública para fomentar la actividad productiva de la Agricultura Familiar Campesina e Indígena dirigidas a aumentar el poder, el control local y la producción alimentaria para los pueblos y los mercados locales. Es imprescindible la participación de las comunidades en la definición de su política agraria.

• Acerca de Soberanía Monetaria y Financiera.

Propuestas:

Crear un fondo para promoción de la economía popular a través de créditos y subsidios adecuando los requisitos a las características de la economía popular.

Crear un Banco Federal de Desarrollo que impulse el crecimiento en los sectores estratégicos: es necesario ser muy clarxs al identificar los sectores estratégicos, cualquier desarrollo no es lo mismo

• Acerca Soberanía Productiva

Es necesario definir qué entendemos por soberanía productiva: Qué producir? Para quiénes? De qué manera producir? Qué trabajos implica? Es necesario poner en el centro la satisfacción de las necesidades humanas. Sobre la economía popular: es necesario, desde una perspectiva inclusiva, valorizar todas las formas de trabajo que se desarrollan en el marco de la economía popular, social y comunitaria, fomentarlas y promover condiciones dignas.

Reconocer las tareas de cuidado como tareas laborales, con su reconocimiento económico dentro del piso de reconocimiento único universal: este punto es sustancial desde la economía feminista, ya que los trabajos de los cuidados , por llevarse adelante en el “ámbito de lo privado” , no son valorados o, visibilizados, y no se toman como trabajos necesarios para la reproducción de la vida.

Promover la igualdad de género en todos los sectores productivos, tanto en el acceso al trabajo como en lo que hace a las condiciones laborales;

• Acerca de la Soberanía Energética

Que no se sacrifique la vida es la centralidad de cualquier desarrollo humano sostenible.

Hablar de bienes comunes, no de recursos naturales.

El extractivismo de los bienes comunes no es compatible con la vida de los pueblos, es su mayor amenaza. Por eso la discusión no acaba con el limite hacia la extranjerización, un esquema extractivista puede estar en manos locales o extranjeras.

Es imprescindible discutir qué energía necesitamos, para quienes, etc., Los mayores consumidores de energías no estamos siendo las personas, sino mega proyectos extranjeros. Quien la produce?. Que esté en manos del Estado no alcanza.

Promover el desarrollo de energías renovables a escalas sustentables, teniendo en cuenta las necesidades reales es uno de los caminos posibles.

• Acerca de la Soberanía Marítima

Durante las últimas siete décadas o más se ha experimentado una creciente racionalidad extractivista y depredatoria basada en el creciente sesgo exportador, la extranjerización pesquera, la debilidad regulatoria, la destructiva voracidad del capital, provocando un constante aumento de la presión sobre los océanos, el consecuente colapso biológico del mismo y la proliferación de agudos conflictos socioeconómicos, territoriales y ambientales.

Por otra parte es necesario visibilizar como las redes de circulación que unen puertos, suelen configurar puntos estratégicos para la trata de personas abriendo aspectos que deben ser considerados desde una visión más integral.

• Acerca de Soberanía Comunicacional, con perspectiva de género en la comunicación. los medios de comunicación son un lugar de disputa, porque disputamos el sistema

• Acerca Soberanía sobre nuestros cuerpos

No hay soberanía política, sin soberanía sobre nuestros cuerpos, profundización de la implementación de la ILE, cumplimiento de la Ley de Identidad de Género

Establecer acciones de libre acceso a la salud, al trabajo, a la educación y a una vida digna a las diversidades.

No hay soberanía sin soberanía sobre nuestros cuerpos, aborto legal, seguro y gratuito.

• Acerca de las políticas habitacionales:

La pandemia puso en el centro “quedate en casa”, sin embargo eso no es posible para todxs cuando las casas son los epicentros de la violencia de género o cuando no tenemos esa casa.

En nuestro territorio más del 90% de la población es urbana y el acceso a la vivienda es una de las problemáticas de la ciudad gentrificada, la ciudad para pocxs. Las mujeres y diversidades somos quienes, en los centros urbanos, sufrimos más el fenómeno de la inquilinización. Ser inquilinas en el mercado formal y en el mercado informal supone endeudamiento económico dado el aumento de precios no regulados del mercado de alquileres e impone restricciones de cómo y con quiénes vivimos. La situación habitacional de la población travesti trans ha empeorado en términos comparativos en los últimos 15 años. Sólo en la Ciudad de Buenos Aires más del 65% viven en habitaciones de alquiler (hoteles, pensiones, casa habilitadas o tomadas), decreció la capacidad del alquiler de vivienda única, y un 4% vive en situación de calle, (datos de la Secretaria Letrada de Género y Diversidad del Ministerio Público de la Defensa).

Necesitamos políticas habitacionales que no nos endeuden como forma de sumisión y violencia, queremos participar de los procesos de urbanización de barrios populares donde vivimos, en donde somos constructoras protagonistas de las redes que los sostienen. En los más de 4.400 barrios populares argentinos, el 93,5 por ciento no tiene acceso formal a la red de agua potable, y el 85 por ciento de los hogares afectados son sostenidos por mujeres. Sin acceso a los servicios básicos como agua potable, no es posible cuidarnos y se suman barreras de acceso a una vida con derechos.

El 69% de los femicidios registrados en el primer semestre del 2020 ocurrieron en las viviendas de las víctimas, nuestras casas no son un lugar seguro cuando convivimos con los agresores, por eso es necesario que la planificación urbana priorice las soluciones habitacionales para mujeres y diversidades. Es necesario pensar la planificación urbana para acceder, transitar y vivir el espacio público en igualdad de condiciones, sino lo que ocurre en la ciudad esa desigualdad se profundiza.

COMISIÓN 4: Suspensión del Pago e Investigación de la Deuda

- Es necesario que se incluya la deuda como condicionante estructural, que nos condiciona a un modelo extractivista, es un modelo de acumulación por desposesión.

- Endeudamiento de las economías domésticas y de la vida de las mujeres.

- Fortalecimiento de la Campaña por la Suspensión del pago de la deuda e investigación de la misma.

- Es Ilegal, Ilegítima. Su pago genera más deudas sociales y ecológicas que impactan en la salud, la soberanía alimentaria, el acceso al agua pura, la igualdad de géneros, el trabajo y una jubilación digna entre otros derechos humanos fundamentales.

- Que paguen quienes se beneficiaron de los beneficios de la deuda.

COMISIÓN 5: Profundizar la Democracia

- El feminismo propone estrategias democratizadoras de las organizaciones y la sociedad. El debate de los cupos como piso, el aporte en la calle, en acumulación política, en debate. Desde una mirada de desigualdades en el poder del sistema capitalista/patriarcal observamos la discriminación en el acceso de las mujeres a los cargos de representatividad. La participación de las mujeres y disidencias rompiendo los techos de cristal de nuestras organizaciones, pero no como referencias aisladas sino en el acumulado diverso de los feminismos, con tensiones pero con potencia.

- El derecho al aborto como deuda de la democracia hacia nosotras.

- Observamos un Estado que en la ley nacional de educación expresa la importancia de la misma desde temprana edad y no concreta. Como deuda de la democracia debemos exigir la implementación de la ley que prevea la creación de jardines materno-paternales para la atención de la primera infancia gratuitos.

- Fomentar la desmilitarización de los territorios, el fin de la represión y el control represivo.

- Establecer un piso de acceso a la tierra y los bienes comunes

- Construccion de un plan integral, nacional, federal y multisectorial para la eliminación de todo tipo de violencia de género.

- Creación y aplicación real de Protocolos para la prevención y erradicación de violencia y acoso en los ámbitos del mundo del trabajo y en nuestras organizaciones

- Recuperación de la información de nuestras luchas para la producción de bienes y servicios y para la soberanía de nuestras organizaciones para la preservación de nuestra historia y nuestro protagonismo de clase y de género.

DOCUMENTO FEDERAL CONSTRUIDO CON EL APORTE DE DIRIGENTAS DE NUESTRA CENTRAL DE TODO EL PAÍS EN LA REUNIÓN REALIZADA EL DIA 28 DE AGOSTO DE 2020, CONVOCADA POR LA SECRETARIA DE IGUALDAD DE GENEROS Y OPORTUNIDADES DE LA CTAA NACIONAL.

sitio desarrollado en SPIP