Salario Universal
"Un planteo de avanzada, democrático y desde las y los trabajadores"
Lunes 31 de agosto de 2020, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Más de 100 compañeros y compañeras de todo el país participaron de la comisión donde se debatió sobre la necesidad y la forma de implementación del salario universal.

Compartir este articulo:

En el marco del Congreso Nacional Extraordinario de la CTA Autónoma, más de 100 compañeras y compañeros de diversos puntos del país debatieron en comisión sobre el salario universal como una de las políticas propuestas con el objetivo de redistribuir la riqueza. En ese sentido, las jubilaciones, las personas migrantes, el cupo por discapacidad, la reducción de la jornada laboral y los salarios dignos fueron algunos de los ejes que también atravesaron la discusión.

En general, se acordó en que todas las medidas que se propongan desde nuestra organización deben pensarse en función de la redistribución de la riqueza. Así, el salario universal no puede separarse del impuesto a las grandes fortunas y un rediseño del sistema impositivo en esa misma dirección.

Con la meta de que no haya hogares pobres en la Argentina, se pensó que la medida debe estar referenciada en la línea de pobreza para establecer un piso de ingresos y salarios generales, incidiendo también para terminar con la desigualdad incluso entre trabajadores/as registrados/as.

En cuanto a la forma en que la Central debería llevar adelante las luchas por la obtención del salario universal y de todos los temas que se entrecruzaron, la definición fue clara: la disputa es con el poder concentrado y con el patriarcado. “Nuestro planteo es de avanzada, democrático y desde los trabajadores y tendremos que defenderlo en la calle”, se concluyó.

Múltiples ejes

El del salario universal fue atravesado por otros ejes de discusión que se plantearon con fuerza en las intervenciones. Entre ellos, el de la necesidad de que se cumpla el cupo laboral del 4% para personas con discapacidad, a quienes se debe reconocer como trabajadores. En esa línea, también se exigió la restitución de las pensiones no contributivas que fueron quitadas por el macrismo y que nuevas personas puedan acceder a las pensiones por discapacidad, ya que el sistema no fue modificado y se sigue impidiendo el acceso a las mismas.

Otro de los temas centrales fue el de las jubilaciones: se planteó sostener el reclamo de la movilidad jubilatoria y exigir una nueva ley al respecto, pero se aclaró que eso no puede hacerse sin antes recomponer los valores de esos haberes para garantizar una previsión digna. Además, se dejó en claro la defensa de las cajas de jubilaciones para generar igualdad al momento del retiro.

El rechazo al teletrabajo fue otro de los planteos que se hicieron en la comisión. Se dejó en claro que el hogar no es un ámbito laboral y que esta situación expone la intimidad y la vida privada a las patronales.

Con el objetivo de redistribuir la riqueza también se discutió sobre la necesidad de reducir la jornada laboral (en términos de día semanal no trabajado) para poder así trabajar todos/as y reinsertar a compañeros/as que se han caído del mercado laboral. Sobre esto también se planteó que esta reducción sea con pisos de salarios dignos, para evitar el pluriempleo, cuyas consecuencias hoy está dejando en evidencia la pandemia en el caso del personal de salud.

En sintonía, se acordó sobre la necesidad de establecer un piso para los salarios iniciales, unificándolos más allá de convenios colectivos y acuerdos locales, para poder elevar el nivel general de ingresos.

En síntesis, se concluyó en que no hay modo de discutir un ingreso universal, el 82% móvil para las jubilaciones, la reducción de la jornada laboral, salarios dignos y la soberanía en diversos ámbitos si no somos capaces de lograr que se audite y no se pague la fraudulenta deuda externa, además de imponer un impuesto a la riqueza.

sitio desarrollado en SPIP