Comentarios del caso “ADEMUS c. Municipalidad de Salta”
La Libertad Sindical en la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación
Viernes 4 de septiembre de 2020, por Observatorio del Derecho Social *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En un fallo dictado en la causa “ADEMUS c. Municipalidad de Salta” la Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó que únicamente las asociaciones sindicales con personería gremial pueden celebrar convenios colectivos de trabajo (CCT). Este fallo no implica ningún retroceso en relación a los avances jurisprudenciales en materia de libertad sindical que reconocieron muchos derechos para las organizaciones simplemente inscriptas. Sin embargo, implica una señal de alerta a la que debe prestársele especial atención.

Compartir este articulo:

El sistema previsto en la Ley de Asociaciones Sindicales (LAS) admite la pluralidad de sindicatos pero le reserva a aquel que posee la personería gremial (solo uno en cada ámbito geográfico y/o personal) una serie de derechos exclusivos. En los hechos, el sistema de la LAS dificulta mucho la posibilidad de organizarse (y sostenerse en el tiempo) por fuera del sindicato con personería gremial.

Este sistema fue cuestionado en las últimas décadas por la CTA y por la OIT. Muchas de estas críticas fueron aceptadas por la Corte que a partir del 2008 declaró la inconstitucionalidad de varios artículos de la LAS y le extendió derechos muy importantes a los sindicatos que no tienen personería gremial: elección de delegados, tutela gremial, representación de intreses colectivos, huelga.

El fallo dictado en la causa “ADEMUS c. Municipalidad de Salta” no implica una vuelta atrás respecto de los pronunciamientos anteriores ya que la Corte siempre dijo que la negociación de CCT era un derecho privativo de los sindicatos con personería gremial. Ahora bien, en este caso el sindicato simplemente inscripto cuestionó la incorporación de una cláusula en el CCT que estableció un aporte obligatorio del 1,5% a cargo de los trabajadores no afiliados al sindicato con personería gremial. Este aporte obligatorio alcanzaba incluso a los trabajadores afiliados a otros sindicatos que fueron dejados expresamente afuera de la negociación del CCT. Entre ellos se encontraba ADEMUS que cuestionó judicialmente la validez del convenio. Para ponerlo en otros términos, los afiliados a un sindicato simplemente inscripto están obligados a realizar un aporte obligatorio al sindicato rival como consecuencia de una negociación colectiva de la que fueron expresamente excluidos.

El problema de fondo en el caso decidido hoy por la Corte no era la facultad exclusiva de negociar un CCT, sino la posibilidad de imponer allí aportes obligatorios a cargo de trabajadores afiliados a otro sindicato. Lamentablemente la Corte no analizó este tema que era central en el planteo.

En síntesis, jurídicamente el fallo de la Corte no cambia mucho la situación existente hasta hoy y no implica un retroceso respecto de los fallos que reconocieron la capacidad de los sindicatos simplemente inscriptos de elegir delegados, contar con tutela sindical, representar los intereses colectivos y ejercer la huelga. La Corte reafirmó el recorrido iniciado en 2008 y dejó en claro que los Convenios Colectivos de Trabajo solo pueden ser negociados por sindicatos con personería gremial, algo que nunca estuvo en duda.

Sin embargo, políticamente es una señal de alerta para los sindicatos simplemente inscriptos (y para los trabajadores que los integran). Una vez más, el eje estará puesto en su capacidad de acción y respuesta en aquellos ámbitos en los que tengan mayor representatividad.

sitio desarrollado en SPIP