Córdoba
Un Malón de sueños invade el territorio
Martes 3 de enero de 2012, por Julia Giuliani *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En el 2003 un grupo de jóvenes constituimos la Juventud de la Central de Trabajadores de la Argentina en Río Cuarto, pero no era suficiente para lograr una organización plena. Tras años de discusión y reflexión, en octubre de 2008 pudimos darle nacimiento a la Organización Territorial Malón de la CTA.

Compartir este articulo:

Con esta nueva forma de organizarnos queremos seguir avanzando en la concreción de nuestros sueños: el de cambiar la realidad de todos y todas en el territorio. Hoy en día, Malón es una realidad en las ciudades de Córdoba, Río Cuarto y Las Varillas.Y vamos por más. Malón crece en la Central, y desde ella se fortalece y la fortalece, porque sostenemos que nuestra CTA es el pilar del Movimiento Político, Social y Pluricultural de Liberación necesario para lograr una Patria para todos en la que se distribuya la riqueza, haya justicia social, libertad y soberanía. Si algo hemos aprendido, es que nadie nos regala nada, cada centímetro avanzado, cada reivindicación conquistada es el resultado de la organización colectiva, la lucha y la iniciativa de nuestro pueblo.

Sólo podremos gobernarnos si transformamos la realidad siendo millones, compartiendo un horizonte, estando más organizados y conscientes de nuestra fuerza, porque nosotros podemos. En Río Cuarto, ciudad plagada de constrastes entre la opulencia de los beneficiarios del boom sojero -con camionetas cada vez más grandes y lujosas y rascacielos cada vez más imponentes- mientras aumenta la pobreza en la periferia y no se resuelve el déficit habitacional, Malón tiene trabajo militante en siete barrios.

Uno de ellos es Casasnovas. Hace ya 10 años, Elsa Quevedo, más conocida por todos como “Pacato”, comenzaba un proceso de organización barrial y territorial que no se detuvo y hoy tiene como resultado 10 años de militancia plena 10 años del Centro Comunitario Juan Carlos Perchante.

Allá por el año 2001 “Pacato” empezó su proceso como militante gracias al FRENAPO (Frente Nacional Contra la Pobreza), que fue la máxima expresión popular en la defensiva. El FRENAPO nos permitió darle nacimiento al Perchante, centro comunitario que es un lugar de encuentros, de participación, de contención y alegrías compartidas. A pura emoción Más que merecido fue, entonces, el festejo que se realizó el 16 de diciembre en el que abundó la emoción y el compromiso por seguir construyendo y generando más organización popular.

El patio de “Pacato” se fue vistiendo de gala, los vecinos y los pibes del Casasnovas iban llegando dispuestos a brindar por 10 años más de lucha. También los militantes de la Organización Territorial Malón y de toda la CTA fueron haciéndose presentes para compartir una tarde llena de sorpresas.

El acto comenzó con las palabras de Pacato, quien no pudo ocultar sus lágrimas de alegría rememorando todo lo hecho desde el 2001 a la fecha. “Me llena de emoción pensar en todo lo que hemos hecho y recordar que gracias al proceso del FRENAPO hoy estoy acá militando y siendo parte de la CTA”.

Por su parte, Gabriela Alcoba remarcó que “es fundamental que continuemos construyendo y reforzando este camino, porque queremos un país más justo para todos”. Federico Giuliani, secretario General de la CTA riocuartense dijo: “Para nosotros, para toda la CTA y su militancia, el barrio Casasnovas, el Centro Comunitario y la Pacato, son pura historia, reflejan años de compromiso y militancia. Recordando los comienzos de este espacio en el barrio fue cuando lanzamos a nivel nacional el FENAPO, iniciativa que nos permitió unirnos y lograr una experiencia colectiva revolucionaria. Hoy, el desafío que tenemos es el de ser capaces de articular una iniciativa superior, que no vaya solamente contra el hambre y la pobreza, sino por una justa distribución de la riqueza en nuestro país”.

Posteriormente, se procedió a descubrir una placa recordatoria de los diez años de funcionamiento del centro comunitario.

Juan Carlos Perchante fue un militante popular nacido en Río Cuarto y secuestrado en septiembre de 1976 por la patota del Tercer Cuerpo de Ejército en la ciudad de Córdoba, el día que se aprestaba a rendir su última materia para recibirse de abogado. Por relatos de sobrevivientes se supo que estuvo secuestrado en el campo de concentración de La Perla donde fue torturado y, posteriormente, asesinado. Al día de hoy su cuerpo no ha podido ser identificado. El "Teco" Perchante militó en las filas de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) y en otras agrupaciones de la Organización Montoneros. En su homenaje, hace ya una década, se inauguró en el barrio Casasnovas el Centro Comunitario que lleva su nombre.

Maloneros en la Docta

En la ciudad de Córdoba la Organización Territorial Malón surge porque nos encontramos con la necesidad de enmarcar nuestra identidad y nuestro proyecto a través de una herramienta que nos permita aplicar nuestra política y materializarla a través de acciones concretas, pero sobre todo con la libertad de saber que esa herramienta la construimos entre todos, con mística, con conciencia, con compromiso y con alegría.

A través de nuestra historia de militancia ya que veníamos trabajando en Villa Siburu como Juventud de la CTA. Allí nos encontramos con experiencias que nos sirvieron para aprender y sobre todo para crecer. La que más nos marcó, con la que nos vimos identificados, la que nos dio la solución a nuestra necesidad de organizarnos, tiene su origen en Río Cuarto.

En octubre del 2009 con bombos y platillos decidimos aportar al crecimiento de nuestra Central a través de Malón en la Capital de nuestra Provincia, y esto aparte de una gran responsabilidad, representa una inmensa alegría.

Siempre con el acompañamiento de la gente del barrio que nos abrió las puertas de sus casas para seguir avanzando conjuntamente con esta construcción, no dudaron en confiar en nosotros y en la propuesta de la CTA.

Con la presencia de numerosos compañeros y vecinos, la Organización Territorial Malón (OTM-CTA) inauguró el 30 de julio un Centro Comunitario en Villa Siburu. Se trata de un local abierto al barrio para realizar actividades sociales y culturales.

“Este espacio tiene como finalidad convertirse en punto de reunión y organización popular en torno a las problemáticas que los propios compañeros del barrio vayan definiendo en su conjunto”, explicó Mariano Pezzi, integrante de Malón Córdoba.

“Todo fue realizado con mucho esfuerzo y trabajo solidario. Desde los cimientos hasta terminar pintando a último momento”, contó, ya relajado, el compañero.

En ese sector humilde de la capital cordobesa, que se encuentra cercado por los negocios inmobiliarios, la principal problemática se centra en la falta de títulos de tierras de los habitantes del barrio, que supone una amenaza constante de los grupos empresarios de ‘desarrollistas urbanos’ para desarrollar megaproyectos que desplacen a los vecinos de la zona, como ha sucedido en muchos barrios pobres de la ciudad.

También dirigió la palabra Guido Dreizik, secretario General de la CTA Córdoba Capital, quien ponderó la presencia territorial de la CTA en las barriadas cordobesas, reivindicó la posibilidad de avanzar en la elección de nuevos delegados de la Central, tanto a nivel sindical como territorial, y subrayó la existencia y desarrollo de una estrategia integral que abarca la iniciativa política más alta de este espacio que es la convocatoria a una Constituyente Social.

La OTM-CTA realizó el acto de cierre del año en el centro comunitario “Germán Abdala” de Villa Siburu en donde se mostró ante la comunidad el trabajo de los talleres de folclore y de computación que se realizan en dicho lugar.

En el comienzo del acto habló Mariano Pezzi, secretario de Comunicación y Difusión de la CTA Córdoba Capital y referente de Malón: “La Central considera que todos somos trabajadores, ya sea desocupado u ocupado, que es la bandera que nos aglutina para poder organizarnos frente a los problemas que cotidianamente afrontamos”.

Continuó explicando que los distintos talleres que se dan en dicho lugar "son una gran oportunidad para los niños para alejarse de los vicios y las trampas que nos tiende el sistema como el paco o el gatillo fácil. El hambre es un crimen y por lo tanto es necesario que nos arrimemos al centro comunitario y nos animemos a organizarnos para continuar con esta lucha para combatir las injusticias".

Concluyó que los talleres van a seguir dándose el año que viene y durante el verano habrá cine para toda la familia los fines de semana. También presentó el primer número de "Los Siburitos", un periódico barrial hecho por los niños.

El acto contó con la presencia de Guillermo Posada, secretario de Comunicación y Difusión de la CTA provincial y Luis Bárcena, secretario de Interior de ATE, quien dio unas palabras de aliento y fuerza para continuar con el trabajo social. “Es una alegría, cada vez vemos más chicos, más madres que se acercan al centro comunitario. Con cada reunión con los compañeros construimos más organización”, señaló Bárcena con marcada emoción.

Se recibió a la gente del barrio con alegría, con color, con mística, con compromiso, con entusiasmo, con nervios y con unas buenas pizzas caseras e empanadas para festejar y hacer un brindis para despedir otro año que se va, otro año de orgullo e crecimiento para nuestra organización en la que pasamos por un mundo de sensaciones y terminamos con un balance positivo.

“Nacimos en Las Varillas para ayudar”

Adriana Juárez tiene 28 años. Nació en la localidad de Las Varillas, ubicada al este de la provincia de Córdoba, es madre de dos hijas: Agustina y Martina, está casada con el compañero Adrián, más conocido como "Iepe". Esta laburante y militante social, cuenta un poco del porqué nace la Organización Territorial Malón (OTM-CTA) por esos pagos.

¿Por qué surge la necesidad de organizarse, qué sucedió para que hoy Malón-CTA esté en Las Varillas?

Malón comenzó en un principio por una propuesta que llega desde un amigo de Río Cuarto, la cual fue difundida por las primeras compañeras en la ciudad. El trabajo social y solidario, y el ayudar a los que más lo necesitan nos unió en lo que hoy es Malón-CTA Las Varillas.

¿Cómo surge el trabajar en el barrio de “La Vuelta del perro”?

A pesar de que hay otros sectores necesitados en la ciudad el barrio de La vuelta del perro, que es donde estamos trabajando, es el más alejado y olvidado. Además en él habita una gran cantidad de niños que necesitan un espacio de contención.

¿Qué actividades se llevan adelante en el recientemente inaugurado Centro Comunitario Uniendo Caminos?

En el Centro Comunitario llevamos adelante la copa de leche para niños y adultos mayores, se realiza apoyo escolar, roperos comunitarios y charlas de prevención referidas a diversas temáticas.

¿Cómo fue haber logrado contar con este espacio propio, con un centro comunitario?

Es una alegría muy grande el hecho de poder contar con un espacio propio ya que estábamos trabajando en la casa de una vecina del barrio integrante de Malón-CTA, pero no teníamos la comodidad para atender a los chicos como se lo merecen, y hoy tenemos este lugar de encuentro.

¿Qué otras actividades realizan?

Taller de murga, la biblioteca para la gente del barrio, un taller de manualidades, actividades de autogestión y estamos viendo de implementar el programa de alfabetización para adultos "Yo sí puedo".

En pocas palabras, Adriana mostró la gran cantidad de proyectos colectivos que se desarrollan allí, en Las Varillas.

Las compañeras de Malón de Las Varillas y un grupo de colaboradores decidieron hacer un relevamiento en el Barrio Pueblo Chico de esa ciudad. Grande fue su asombro y descontento cuando encontraron la suma de carencias que habita en ese lugar, conocido como "La vuelta del perro".

Lo que encontró la militancia de Malón es una fotografía de lo que padecen la mayoría de los barrios de las distintas ciudades cordobesas que, por un lado, exhiben sin pudor el "boom" de la soja con la que se enriquecen unos pocos y, por el otro, la pobreza en carne viva que castiga a miles de familias.

En Pueblo Chico, la mayoría de las casas no cuenta con baño; las pocas casas que tienen son excusados a no menos de 20 metros de la vivienda; nadie pudo aún hacer llegar las cañerías hasta el interior de las "viviendas"; hay niños con capacidades diferentes que no cuentan con motivación temprana.

Además, el relevamiento constató que hay viviendas construidas con paredes de tarima (maderas caladas que se usan como apoyo de distintos materiales); por otra parte se encontraron con casos muy comprometidos para los cuales es básico la asistencia psicológica; necesitan materiales para que puedan construir sus viviendas ellos mismos.

"Pero fundamentalmente -subraya la OTM-CTA de Las Varillas- Pueblo Chico necesita con carácter de ’urgencia’ asistencia médica primaria. Esperamos que nuestro pedido llegue al corazón de médicos y enfermeras de nuestra localidad y puedan acercarse y formar un equipo de Salud dedicado a asistir a nuestra gente por lo menos una vez cada quince días".

Sería muy bueno, además, que las autoridades que viven llenándose la boca con las obras que inauguran y contabilizando todo lo que van a hacer a la hora de pedir su voto, tomen cartas en el asunto y resuelvan los problemas más serios y urgentes de esa barriada.

El 9 de diciembre la Organización Territorial Malón de Las Varillas festejó la despedida de un laborioso y fructífero año en su Centro Comunitario Uniendo Caminos, ubicado en el barrio “La vuelta del perro”.

Compañeras y compañeros pusieron todo su esfuerzo para organizar la pizzeada con baile que se llevó adelante con motivo del cierre de año, para lograrlo se recaudaron fondos y gracias a las oportunas y desinteresadas donaciones de comercios y particulares, una semana antes comenzaron los preparativos cocinando, decorando y alistando todo para la feliz noche compartida con esta hermosa gente con quien compartimos el trabajo y la lucha cotidiana.

Artículo publicado en el Periódico de la CTA Nº 83, correspondiente al mes de diciembre de 2011

* Secretaria de Comunicación y Difusión de la CTA Río Cuarto

sitio desarrollado en SPIP