Entrevista a Pablo Micheli
“La mejor CTA está por venir”
Lunes 2 de enero de 2012, por Marcelo Paredes *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

A punto de ir a Rosario para la conmemoración de las históricas jornadas del 19 y 20 de diciembre, Pablo Micheli, hace un balance del primer año de la nueva gestión. Pasó un año desde aquel 14 de diciembre del 2010 cuando se asumía frente al Ministerio de Trabajo de la Nación tras el fallo en primera instancia del juzgado laboral. Un año con Congreso Federal, Paro Nacional, Confederal y la obtención de la legitimidad de ser la Central que lucha más allá de lo que digan la Justicia y el Gobierno.

Compartir este articulo:

De los pasos que se dieron para esa realidad, de Víctor De Gennaro diputado, de la Lista 10, de la crisis y del 2012 habló, entre otros temas, el secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina.

¿Cómo se tomó el fallo de la Cámara de Apelaciones?

Fue, sin dudas, un trago amargo. La Cámara estuvo, a nuestro juicio, totalmente condicionada por el Poder Ejecutivo y el ministro de Trabajo y revirtió el fallo en primera instancia. Es decir, desconoció las elecciones complementarias del 9 de diciembre. Pero nosotros renovamos la apuesta y dijimos: “bueno, vamos a votar de vuelta”. ¿Por qué? Porque la gran mayoría de los afiliados a la CTA ya decidieron quien quiere que los conduzca. Una cosa es votar para el Ejecutivo o para la Legislatura y otra es votar la representación sindical. Y para esto último, nos eligieron a nosotros. Ganamos y volveríamos a ganar.

¿Habrá elecciones, entonces?

Como nosotros sabemos que volveríamos a ganar, también lo sabe Yasky. Nunca van a convocar a elecciones.

¿Y la Corte Suprema?

Hicimos la presentación y estamos a la espera. Pero por ahí no pasan nuestras expectativas. Nosotros somos la CTA todos los días cuando asumimos la representación, cuando estamos en el conflicto, cuando no dejamos de pelear un solo día. Ahí es cuando te reconocen, cuando tenés legitimidad. La legalidad, en definitiva, es algo que no tuvimos nunca. Lo que tenemos es lo que tuvimos siempre: legitimidad ante los compañeros no la que te da Tomada.

A propósito el ministro Tomada se mantiene en el cargo.

Eso es lamentable. Demuestra la política del Gobierno con respecto a las organizaciones sindicales. El ministro de Trabajo es poco serio; deja mucho que desear como ministro. Si vos lo respaldás te da la Personería Gremial; si no, te la quita. Es una vergüenza que a esta altura haya un tipo o un ministerio que decida si te da la Personería Gremial.

¿De qué manera se construyó esa legitimidad?

De a poco y en la medida que dejábamos atrás la interna. Yo creo que la mitad del año estuvo signada en parte por la disputa con la Lista 10, disputa que aún no está legalmente saldada. Las idas y vueltas de la causa judicial y las indefiniciones hicieron que estuviéramos un poco pendientes de esa situación el primer semestre. A pesar de eso, fuimos capaces de hacer un paro el 8 de junio que fue importantísimo, con más de 100 cortes en todo el país. Hicimos el Congreso Nacional Federal de la CTA en Mar del Plata el 23 y 24 de marzo con 10.340 delegados de todo el país donde se votó a mano alzada ese paro que hicimos posteriormente. Pero todavía nos costaba arrancar en términos de central de trabajadores, nos costaba todavía asumirnos como la verdadera y única CTA. Se empezó a construir recorriendo el país, viendo a los compañeros, sentándose a charlar con todas las organizaciones y discutiendo en plenarios, en asambleas, en reuniones, en actividades y en la calle, obviamente.

¿Qué discusiones se daban en esas recorridas?

Los primeros minutos siempre eran un informe de la interna de la CTA. De lo que hablábamos antes. Pero después entrábamos en lo verdaderamente importante: cómo nos organizamos, cómo construimos la central de masas, cómo llegamos a los 100.000 delegados, cómo armamos la CTA que queremos con los trabajadores privados, con los jóvenes, con los pueblos originarios, con las organizaciones territoriales. En definitiva, lo que discutimos y aprobamos en el Congreso de Mar del Plata y que confirmamos en el Confederal de agosto en Buenos Aires.

Un buen primer año, entonces.

Muy bueno, un año que vale por cuatro de los otros. Hemos crecido en cantidad de afiliados, hemos crecido en organizaciones que se han incorporado, sindicatos que habían quedado en el otro sector y tras sus elecciones internas volvieron con nosotros como los trabajadores de la refinería de maíz. O los mineros de San Juan que no pueden enfrentar a sus patrones, la Barrick Gold, y ser de la CTA oficialista. Además, en las mayorías de las provincias, la CTA es la única central de trabajadores que tiene actividad, que acompaña la lucha de los trabajadores. La CGT es, en muchos casos, una cáscara vacía si se la compara con el nivel de actividad que tiene y genera la CTA en cientos de localidades de todo el país. Es más, no creo que haya ninguna otra organización que a nivel nacional tenga ese nivel de actividad en nuestro país.

¿Y como es la CTA donde ganó la lista 10?

En la mayoría de la provincias donde no pudimos ganar, hoy somos la CTA, la conducimos nosotros. Los que perdieron son la referencia en esas provincias, son los que acompañan el conflicto. Hay lugares donde ganaron la CTA para bajarle la persiana. Para que no funcione, para que no joda. Para mimetizarla con el Gobierno o con la CGT. El local de la CTA Santa Fe está cerrado, por ejemplo. Y otros están abiertos pero no entra ni sale nadie. En Chaco se afiliaron nuevas organizaciones pero no lo hicieron en la CTA que ganó las elecciones, sino en la nuestra. Perdimos pero seguimos conduciendo porque los otros no existen, no le dan bola a la CTA. Por esto digo que no ganamos sólo en las urnas, ganamos en la legitimidad ante nuestros afiliados, ante las organizaciones del campo popular, ante la CGT y ante el poder aunque nos ningunee. No somos la CTA antikirchnerista, ni la CTA disidente. Somos la CTA oficial, la electa. Hay 11.500 votos a favor nuestro. Lo demás son chicanas legales y apoyo gubernamental.

Reconocimiento que también se traslada al ámbito internacional.

Exactamente, ya a nuestro Congreso vinieron más de 20 centrales de todo el mundo y vieron a los 10.000 delegados. Hoy nosotros tenemos el respaldo de la CTC de Cuba, la CUT de Colombia, la CGTP de Perú, el PIT-CNT de Uruguay, las centrales venezolanas, la de Chile, las brasileñas, la boliviana. Aquí está la mano y la figura de “Fito” Aguirre y el equipo de la Secretaría de Relaciones Internacionales que ha hecho un trabajo extraordinario.

¿Qué otra cosa para destacar de este primer año?

Sentimos satisfacción de haber estado donde teníamos que estar. Este fue un año de conflictividad por temas como trabajo precario, lucha por la tierra, por la vivienda, por la democracia y libertad sindical y hubo, también, represión oficial, extraoficial o privada y hubo muchas muertes en el campo popular. La CTA, fiel a su histórica política de derechos humanos, acompañó, se solidarizó y marchó ante cada hecho represivo y continúa en el reclamo de justicia. Es importante también el crecimiento de la participación de los representantes de los pueblos originarios en nuestra Central y del acompañamiento a sus luchas como sucedió en Formosa con el Pueblo Qom, en Chaco, acompañando al representante de las Naciones Unidas y en las distintas actividades. Hay que destacar también las recomendaciones de las Naciones Unidas que denuncia la falta de libertad y democracia sindical en la Argentina y se une a lo dicho por la OIT. Nuestra acción tuvo mucho que ver con esas definiciones que nos dan la razón.

¿Qué 2012 te imaginás?

Uno de mucha conflictividad. Uno donde vamos a tener que discutir con mucha profundidad las ideas, dar el debate sobre qué tipo de sociedad queremos construir. De cómo se profundiza la democracia en las propias instituciones. De cómo se alcanza verdaderamente la democracia y la libertad sindical en este país. En el 2012 hay que seguir recorriendo el país, hablando con los compañeros y las compañeras, mucho debate, mucho plenario y asamblea. Mucha cabeza y corazón abierto. Tolerancia, madurez política. Mucha diversidad y amplitud. La convicción de que la mejor Central es la que está por venir. La Central de masas.

Víctor diputado

“Es un orgullo. Víctor De Gennaro es una figura fundamental para la historia de nuestra Central. Como fundador, como secretario general. Por la osadía de empujar algo nuevo cuando era “el fin de las ideologías” a principios de los 90. Pero además, él y otros compañeros de la CTA en el Congreso, nos permiten impulsar proyectos y reivindicaciones que más allá de los partidos son necesidades de los trabajadores. Además, Víctor va a prestigiar ese Parlamento por su trayectoria de lucha, por una capacidad de trabajo monumental y por su honestidad innegable”.

Crisis, paritarias, CGT

“Tenemos que empezar el año alertas porque la crisis del capitalismo nos afectará, las paritarias serán duras y hay que unir la fuerzas del movimiento obrero y del campo popular. No hay que descartar la unidad en la acción con la CGT y otras organizaciones sindicales. Nosotros buscamos la unidad permanente con la clase trabajadora y con los sectores del campo popular. Pero no negamos la posibilidad de la unidad en acción con otros sectores bajo reivindicaciones concretas como pueden ser que las paritarias no tengan ni techo ni piso”.

La militancia es salud

“A veces no lo puedo creer. Estuve muy jodido. Yo nunca pensé que me iba a morir pero lo cierto es que los médicos decían que podía pasar. Creo que meterme en esta pelea, meterme en esta construcción hizo que mi recuperación fuera más acelerada. Los médicos se preocupaban porque me volviera a enfermar y hoy están sorprendidos de mi recuperación. Creo que eso tiene que ver con la felicidad de estar acá y hacer lo que hago. También es cierto que tengo mis secuelas, que me tomo las cosas con un poco más de calma, que me cuido pero lo importante es que me hace bien estar acá. Estoy enamorado de la CTA y eso me ayudó a recuperarme”.

Foto: Luis Bañagasta

Artículo publicado en el Periódico de la CTA Nº 83, correspondiente al mes de diciembre de 2011

* Equipo de Comunicación y Difusión de la CTA

sitio desarrollado en SPIP