Represión en Berazategui
Nadie se hace cargo de la situación
Martes 6 de marzo de 2012, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Los diputados por la Unidad Popular a nivel nacional y provincial, Víctor De Gennaro y Rita Liempe, estuvieron el sábado 3 de marzo en la Subestación Rigolleau de Berazategui, solidarizándose con los vecinos a raíz del avasallamiento policial que están sufriendo cotidianamente.

Compartir este articulo:

Desde hace 8 años, los habitantes lindantes al predio de la fábrica Rigolleau, ubicado en las calles 21 y 145, de Berazategui, se manifiestan en contra de la instalación de una subestación eléctrica, ya que, tal cual lo demuestran estudios realizados por distintas organizaciones, su puesta en marcha generaría campos electromagnéticos muy por encima de los tolerados por el cuerpo humano. “Nuestro pedido –dicen desde Vecinos Autoconvocados Por la Vida – es alejar la obra a zonas no pobladas”.

Durante todo este tiempo, de lucha y reclamo, fueron sistemáticamente perseguidos y reprimidos por la policía. Desde el 13 de febrero, unos 300 policías desembarcaron en el barrio lindero al predio cercándolo con vallas e intimidando a todos los vecinos. La situación ha generado distintas situaciones de violencia, que fueron denunciadas sin que nadie haya tomado cartas en el asunto.

Para la diputada provincial Rita Liempe, la situación es por demás compleja: “El barrio está totalmente cercado por vallas en distintas zonas aledañas a la fábrica. Lo peor del caso es que nadie se hace cargo de haber dado la orden de sitiar el lugar. Es por esto, que vamos a pedir que se expidan los organismos intervinientes en la situación. Es decir, el gobierno municipal, la policía, el ENRE y la empresa EDESUR”, afirmó.

“El vallado –increpó la diputada -, genera una situación de miedo entre los vecinos que ven intimidada su vida cotidiana, amenazados por los escudos y bastones del cuerpo de infantería. La tranquilidad del lugar no amerita tamaña respuesta y despliegue”.

En tanto se resuelve esta primera situación de violencia se plantea estudiar a fondo el caso de la subestación. “Podemos decir que la instalación de la subestación está dentro de la legalidad, pero habría que repasar los estándares de contaminación, ya que pueden resultar arcaicos”, aclaró Liempe, mientras se trabaja en el caso.

sitio desarrollado en SPIP