Estado de Golpe
Domingo 21 de abril de 2013, por Alfredo Grande *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

En la década del 80, me acerqué a Eduardo Pimentel. Me enteré que le había prohibido a su hijo Ignacio presentarse a la revisación médica previa a la incorporación al Servicio Militar Obligatorio. El Frente Opositor al Servicio Militar Obligatorio (FOSMO) fue una experiencia de lucha contra una ley “legal” vaciada de legitimidad.

Compartir este articulo:

* Psiquiatra y Psicoanalista. Director y actor teatral. Periodista y escritor Agencia de Noticias Pelota de Trapo (APE). Miembro Fundador y Presidente Honorario de ATICO (Cooperativa de Trabajo en Salud Mental)

Tuvo que ser asesinado el conscripto Carrasco para que Menem la suspendiera. No está derogada y es una las deudas de esta democracia. En esos tiempos escribí un texto, que nunca podré recuperar, en el cual decía más o menos que “en plena democracia, el Estado entraba de golpe en una familia para hacer el secuestro legal del hijo”. El golpe era la cédula militar donde lo citaban a la revisación médica. “Para hacerse hombres”, según la jerga de la época. Qué clase de hombres, es otro tema.

De mis grandes errores, rescato como uno de mis grandes aciertos haber estado junto a Eduardo Pimental en el FOSMO. Junto a Fernando Portillo, Stojan Tercic, Eudoro Palacio, Pablito Pimentel y tantos otros. El mandato de democratizar la justicia exige sostener la idealización del voto. Establecer que es democrático porque se vota, donde sea que se vote, es un reduccionismo peligroso. Letal. Si la minoría está vaciada de poder, eso no implica que la mayoría esté saturada de legitimidad. Hay leyes injustas, y hay justicia sin leyes. Por lo tanto la discusión, a mi criterio, no es si la Justicia debe o no ser “más” democrática. La Justicia debe ser Justa, y aunque parezca una redundancia, no lo es. La Justicia está mediatizada por el Derecho, y por lo tanto, no pocas veces, es injusta.

Romina Tejerina es para mí una prueba inapelable del divorcio terminal entre lo justo, la Justicia y el Derecho. Los niños, esos sabios pequeños, tienen una intuición lúcida de lo que es justo. Y a menos que estén abotagados por algún adulto necio, saben luchar por las causas justas. Los adolescentes que sienten que su adolescencia es potencia y no carencia, también. El ministro de educación de Chile ha sido destituido y eso es Justo por la legitimidad de las protestas estudiantiles, no por dos votos más o menos.

Las leyes se han cambiado después de luchas populares, y las luchas no necesitaron leyes que las legalizaran. Más bien, todo lo contrario: las leyes condenan a las luchas populares. Los obreros de Kraft lo tienen claro. Por eso lo más grave de este debate sobre las reformas propuestas por el Poder Ejecutivo, a las cuales la mayoría del Legislativo puede aprobar a mano levantada y cabeza rapada, es que vienen a container cerrado. El CELS tuvo mejor suerte que los bloques opositores. Si para el poder absoluto todo fin justifica cualquier medio, la cruzada contra Magnetto, posterior y reactiva a la no sanción de la 125, se puede llevar puesto la legitimidad de la medida cautelar, que es justamente la protección real contra los abusos del Poder. Que en este momento histórico coincide con el Gobierno. Para no confundirme: este Gobierno tiene Poder. Como lo tuvo Menem y no lo tuvo Alfonsín.

Si no tuviera Poder, el Amado no hubiera podido desplazar a Righi para frenar la investigación sobre…¿qué era? Ah si..Ciccone. Boudou presidiendo un debate sobre la democratización de la Justicia, recuerda la ironía de sugerir al Bambino Veira en la Secretaría de Protección de la Infancia. Eso fue antes de Grassi, y ahora esa ironía es apenas una macabra anticipación. Lo brutalmente injusto es que luego de denigrar al poder mediático, las denuncias de Jorge Lanata son tratadas y maltratadas en programas farandulescos. Como estrategia de Gobierno. Quizá eso sea un potente analizador de la calidad democrática que tenemos. La cantidad, me queda claro, son los votos. Pero la calidad no se puede medir por twitter, ni por los ratings de audiencia.

El horror de las inundaciones ha sido inundado por los arrepentidos de haberse sincerado, o por los sinceros de haberse arrepentido. Si a los desaparecidos los desaparecieron varias veces, a los inundados los siguen inundando. Por supuesto, el Gobierno Poder ya tiene su spot expropiando lo solidario como su fuera la propia Gestión. La ausencia de los estados (nacional, provincial y de las ciudades de la plata y buenos aires) merecen pedidos de Juicio Político. Pésimo desempeño de las funciones públicas. Un ejemplo: el Hospital de Día de La Plata “Ser Si Mismo” ha sido arrasado. No hay ninguna ayuda real, más que el delirio de pedir créditos o tramitar subsidios que poco ayudan. La devastación subjetiva, grupal, institucional, no es sólo por lo turbio que bajaron tantas aguas. Es un vacío existencial, vital, porque no hay reparación posible. ¿Cómo pedirle ayuda a los que fueron parte del desastre? ¿Qué camiseta hay que ponerse para recibir ayuda real y completa? Pero ahora la inundación es de los debates por las reformas para asegurar la mayor concentración de poder de cualquier oficialismo, solo superado por las dictaduras, lo que obviamente, no es mérito alguno. Incluso puede llegar a judicializarse aún más la protesta popular, ya bastante castigada por la ley antiterrorista. Sin paréntesis, otro ejemplo de legalidad sin legitimidad. El derecho de huelga: ¿será anulado también?

Todo es posible en esta dimensión desconocida en la que la política puede desaparecer en su forma más caricaturesca: la democracia de la representación y la votación precoz. El fetiche del 54% permite todo. Al 46%: ni justicia. En los integrantes del futuro Consejo de la Magistratura, llave maestra para sostener impunidades varias, con un solo voto más te llevás todo. No hay proporcionalidad. O sea: la legitimidad es asesinada por la legalidad. No será, al menos el Consejo, para todas y todos. Apenas para una mitad mas uno que se quedará con todo. Ya no seremos un país presindencialista. Los Reinados de cualquier oficialismo están prestos a debutar. Si además se logra la re re, el Poder Ejecutivo Nacional tendrá los mismos privilegios que los Señores Feudales de las Provincias más o menos Unidas. Por democratizar la Justicia, dejamos de democratizar todo lo demás.

El anatema que toda oposición, toda crítica, todo cuestionamiento, es siempre de derecha, intenta bloquear, y lo peor es que me parece que lo consigue, los intentos desde las izquierdas de discutir la sintonía fina, la gruesa, y el fundamente de este Modelo que ya empieza a ser un mal ejemplo.

Mal que le pese a la la liturgia oficialista, la “oposición” no existe. Es una abstracción, una entelequia creada por los sectores mas reaccionarios del partido de gobierno (¿Cuál es el partido de Gobierno?) Lo que hay son opositores y meterlos a todos en el mismo container derechoso, es una manipulación discriminatoria del Gobierno Poder, mucho peor que los cantos de algunas hinchadas del fútbol, por los cuales es obligación del árbitro suspender el partido. El “partido democrático” no se va a suspender. Pero llegó la hora de pensar una nueva manera de defenderse y una nueva manera de atacar. El Estado de Golpe no es un Golpe de Estado. Pero de todas maneras hay que contestar golpe por golpe. A los tibios no sólo los vomita Dios. Los vomita el pueblo.

sitio desarrollado en SPIP