Escarcha de primavera
Jueves 16 de mayo de 2013, por Alfredo Grande *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Cuando la vida deja de darte sorpresas, también deja de darte alegrías. La crónica de una reforma anunciada constata que se ha borrado con las manos lo que se había escrito con el codo.

Compartir este articulo:

* Psiquiatra y Psicoanalista. Director y actor teatral. Periodista y escritor Agencia de Noticias Pelota de Trapo (APE). Miembro Fundador y Presidente Honorario de ATICO (Cooperativa de Trabajo en Salud Mental)

Los únicos partidos que podrán presentar candidatos al Consejo de la Magistratura son el Justicialista y el Radical, porque 18 distritos no son para todos ni todas. Pacto de Olivos y Pacto de Olivo para las minipymes partidarias.

Ya habían quedado varios afuera por las internas abiertas. No habrá milagros esta vez, a menos que contraten a Harry Potter. Es necesario una actualización de “1984” el ensayo político novelado de George Orwell. Obviamente, serán necesarios algunos cambios.

El “Gran Hermano” deberá dar paso a la “Gran Hermana”, cada vez más grande y hermosa. La visita de Maduro demuestra que lo que vale para afuera no es vinculante para el adentro. Un Oficialismo omnipresente en los tres Poderes de la República es un bocato di cardinale para un Capriles, no para alguien que sostenga que la voluntad y el poder popular no son meras representaciones, meras delegaciones, meras restituciones.

Al Congreso rogando y con el mazo dando. Infiltrar buchones en una agencia de prensa es cualquier cosa, menos una: respeto y cuidado a la militancia real. Los hijos legítimos y bastardos del Poder (el primero sería un Luis D Elía, el segundo un Amado Boudou) gozan no de las sobras del banquete, como en el menemismo, sino de todo tipo de banquetes. Algunos llaman a esto pauta oficial. La publicidad para todas y todos que consumimos mientras intentamos ver un partido de fútbol, es un botón de muestra pero de un chaleco que tiene muchos botones. La forma de contestar las acusaciones sobre corrupción de algunos funcionarios, es decir, que no son los únicos corruptos, no que no lo son.

Buscan y consiguen, reforma judicial mediante, mucho más que cien años de perdón. Impunidad legal, masacote jurídico por el cual muchos van a putear, pero no creo que nadie llegue a suicidarse. Perdónanos Lisandro de la Torre: ya no sabemos lo que hacemos. Incluso estoy seguro que vendrán caras nada extrañas a tratar de sacar réditos del engendro jurídico. Una ley ilegítima es una cáscara de huevo sin yema ni clara. No sirve ni para romperla. Oponer Democracia y República, como la diputada Diana Conti hace con la misma sutileza de una vuvucela en un concierto de cámara, es sembrar odios en la casa de muchos hermanos. Es transformar a la mayoría simple en absoluta, y a la mayoría absoluta en despótica, y al despotismo en Razón de Estado.

Si bien es una política pública la lucha contra toda forma de discriminación si sos feo, sucio, malo, gordo, petiso, zurdo, jubilado, monotributista, peatón, y además sos opositor, nada ni nadie te sacará el San Benito de Gorila. Como no hay Gorilo (al menos eso creo) Gorila no tiene lectura de género. Significante apto para meter a todas y todos los opositores, desde el fascismo asesino hasta la izquierda clasista y combativa en un mismo bolsón de gatos, perros y monos. El problema es que el ejercicio del Poder, en estructuras altamente burocratizadas, siempre es de derecha.

Si bien existe un “chavismo off shore”, suponer que De Vido, Jaime, los Cirigliano, el ya mencionado Boudou, Baez, Balbuena, etc, tienen algo que ver con la revolución bonita de Venezuela, es un sketch de Miguel del Sel. Prefiero ponerlo a Franchella, acusado por aquellos que no entienden que el arte imita a la vida, pero no la actúa ni la repite. Por supuesto que el martilleo medíatico y twittero es que “enfrente no hay nada”. Es cierto. No hay nada, o sea, hay algo. Difuso, contradictorio, quizá por momentos paradojal. Donde une más el espanto que el amor y ni siquiera llegan a quererse tanto. Importa, pero no paraliza. Solamente tendremos dejar que el relato no petrifique el alma. Mirar, escuchar, ponerse en el lugar, tolerar nuestro dolor, nuestra tristeza, mirarnos a los ojos y sostener nuestras manos y aprender de qarashe qom que a un año de haber sido elegido por su Nación, decide alejarse porque teme por la vida de los suyos. Pobre de toda pobreza, rodeado de hermanos que sufren tanto o más que él, demolido en su dignidad, orgullo y autoestima, otra conquista del desierto se ha consumado. ¿Habrá billetes de 200 pesos con el rostro altivo de Félix Díaz? Cuando los impriman, quizá podamos pensar en una patria liberada.

Lamentablemente para todos nosotros, Cristina que pudo ser la presidenta más cerca de Eva Perón, va en camino a ser una remake de Isabelita. Concedo: esta segunda parte es mejor. No hay triple A, pero la judicialización y criminalización de la protesta social, ley antiterrorista y plan X mediante, existe. La Correpi no me dejará mentir. Hoy la comunidad La Primavera tiene escarcha. El filoso frío que corta la piel y desgarra el alma. Mientras yo escribo en el medido y austero confort de la cooperativa ATICO, ellos, los originarios, los primeros de estas tierras, ven como se va apagando el fuego que los abrigaba. Y yo siento, en verdad lo siento, que entonces mi fuego se va con ellos. Festejamos con bombos, platillos y LCD los 200 años de una revolución. Los originarios nos dicen, mejor dicho, nos muestran, nos enseñan que la de Mayo ha sido otra revolución congelada. Pero Félix Diaz es el rostro humano de una masacre crónica contra la humanidad.

En el Congreso contra la Trata de Personas realizado en Villa María Córdoba el año pasado y que presidió Alicia Peresutti, hubo una Mesa que aclara sin que oscurezca. “Trata y pueblos originarios”. Esta mesa, conformada por tres representantes del Consejo de Amautas Indígenas del Tawantinsuyu, (dos de de Bolivia y una de Entre Ríos) y Paxita Quillán - representante de Comunidades Qom de El Impenetrable - abordó la complicidad política, judicial y de tratantes de personas; subrayando que los primeros desaparecidos fueron los ancestros de los pueblos originarios quienes eran trasladados privándolos de su identidad. Las representantes del Consejo de Amautas Indígenas de Bolivia relataron que en su país desaparecen entre 5 y 10 personas diariamente. “El tráfico de personas es el cantar y el cuento de todos los días”, dijeron. También es una problemática importante el tráfico de órganos. Quienes son más propensos a ser víctimas de estos delitos son las familias de bajos recursos y los niños, niñas y adolescentes. (publicado por La Retaguardia sábado, 8 de septiembre de 2012)

Hablamos entonces de la crónica de un genocidio largamente sostenido. Podemos seguir creciendo a tasas chinas, mientras decrecemos a tasas originarias. Y decrecer cuando se está por debajo de los límites de la miseria, es desaparecer. Pero a estos desaparecidos les estamos mirando el rostro. Cerrar los ojos y taparnos los oídos. Seguir silbando en la claridad de una democratización de la justicia, mientras los cantos de sirenas y tiburones en realidad nos muestran la aristocratización de la injusticia. Por eso no habrá más primaveras en La Primavera. Por eso Félix Diaz, Paxita Quillán y aquellas y aquellos que están y sufren sin nombre, al menos nos piden que no dejemos de saber que tenemos escarchada el alma.

Qarashe Qom: no nos perdones aunque no sepamos y mucho menos queramos lo que hacemos y todavía no odiemos todo lo que dejamos de hacer.

sitio desarrollado en SPIP