Gladiadores entrenados en la lucha
Sábado 30 de abril de 2011, por José Rigane *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA–CTA) ha reclamado ante la OIT, por la falta de libertad sindical en Argentina, demostrando que hace 11 años que esta Federación solicita su Personería Gremial y no la obtiene.

Compartir este articulo:

* Secretario Adjunto de la CTA; Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA)

La decisión de los administradores del Modelo Neoliberal, que se suceden en los gobiernos argentinos, desde la dictadura militar a la fecha, es la de limitar la capacidad organizativa de los trabajadores, prohibir o dificultar al máximo el surgimiento de sindicatos representativos de los intereses de la clase y facilitar todas las medidas persecutorias y represivas que desarrollan los empleadores para despedir dirigentes y anular los liderazgos que surgen de entre los trabajadores.

El derecho constitucional que garantiza la “organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial” es burlado todos los días, cuando la inscripción no es tan simple y además no garantiza nada.

Los sindicatos que se constituyen a partir de la voluntad soberana de sus integrantes, se encuentran con que el gobierno, hoy, no los inscribe (salvo a los amigos) y entrega de esta manera a sus promotores, militantes y activistas a la voluntad soberana del patrón, que los despide sin misericordia alguna.

La FeTERA, se fundó en noviembre de 1995; obtuvo su Inscripción Gremial en febrero de 1998 ¡y tres meses después fue revocada!. Solo la Suprema Corte de Justicia de la Nación, logró obligar al gobierno argentino a devolver el derecho constitucional conculcado. La simple Inscripción Gremial, tampoco garantiza la “organización sindical libre y democrática”, como dice la Constitucional Nacional, ya que los dirigentes no gozan de estabilidad en el empleo, no se puede obtener la cuota de afiliación mediante el descuento por planilla y no se puede ejercer la representación colectiva. La simple inscripción genera tantas vulnerabilidades, que para defender los derechos laborales, más que trabajadores organizados hacen falta gladiadores entrenados en la lucha.

Pero la libertad sindical argentina tampoco ampara a los luchadores. Esto quedó demostrado recientemente en la ciudad de Laboulaye, en la provincia de Córdoba, cuando 22 trabajadores fueron despedidos ¡por ejercer el Derecho de Huelga! y la Secretaría de Trabajo provincial consideró al Derecho de Huelga una causal de despido, apañando los argumentos patronales.

Para ejercer el pleno derecho de representación sindical, en la Argentina, se inventó la Personería Gremial, que si bien garantiza la existencia de un sindicato, solo se obtiene a partir de una decisión caprichosa del gobierno. Someterse a sus políticas, constituye la clave del éxito para llegar a ella.

La FeTERA inició su trámite para obtener la Personería Gremial, en julio de 2000.

Esta Federación nació como respuesta de muchos trabajadores del sector energético, al proceso de privatización de las empresas de servicios públicos y de la entrega del patrimonio nacional.

Década y media después no hemos cambiado de parecer, y seguimos reclamando la recuperación de los recursos energéticos a manos del Estado y del Pueblo, sin trampas, para poder contar con la capacidad de planificar el desarrollo productivo, en forma soberana.

Denunciamos la cadena de costos de los combustibles líquidos en el país, origen de los tarifazos y del negocio de los subsidios, que terminan pagando el petróleo como si fuera importado de Arabia.

También enfrentamos la tercerización como forma de negar derechos laborales y bajar salarios.

Denunciamos y enfrentamos el despido sin causa y alentamos la recuperación del puesto de trabajo, diferenciándonos de aquellos que hacen de la indemnización un negocio y confunden el gremialismo con el comercio de los derechos.

Posicionamientos que nos alejan de una hipotética preocupación gubernamental por otorgarnos lo que nos corresponde por derecho.

Recientemente enviamos una Carta Documento al Ministro Carlos Tomada donde expresamos que “en el lamentable peregrinar administrativo en estos casi 11 años en procura de la Personería Gremial, nuestra entidad ha sido víctima de una legislación, denostada en diversas oportunidades por la administración mundial del trabajo (OIT), como recientemente se expresara la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al realizar un dictamen en contra del “modelo sindical argentino”. En ella, urge al Gobierno nacional de la República Argentina a modificar la ley 23551 y a otorgar la personería gremial de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), nuestra hermana confederal, que lleva años padeciendo idéntica suerte que FeTERA. Señor Ministro, Ud. como miembro del Poder Ejecutivo de la Nación, tiene todo el derecho de ejercer su mandato en base a actos de mérito, oportunidad y conveniencia, pero si soluciones de legítimo reclamo como la presente son negadas sistemáticamente sin razón alguna al cabo de tantos años y, a la vez, son atendidos solícitamente otros asuntos semejantes, que no superan el trajín de un mero trámite; Señor, eso no es otra cosa que discriminación política, objeto de un “poder de príncipe”, extraño en un estado de derecho democrático con justicia social, el cual queremos construir entre todos con igualdad de oportunidades y respeto por las libertades colectivas”.

Cuando hacemos referencia al Poder de Príncipe no exageramos: el Ministro Carlos Tomada, concedió en noviembre de 2006 la Simple Inscripción Gremial al Sindicato Único de Peajes y Afines y en octubre de 2008, le firmó la Resolución Nº 954 dándole la Personería Gremial. En este primero de mayo, no estamos solos. Esta pelea por el derecho a organizarnos tiene acompañamiento desde diferentes lugares del mundo.

Tanto la Organización Internacional de Derecho a la Energía, como los Electricistas de Puerto Rico, los del SME, los miles de asistentes al Congreso de la Federación Sindical Mundial, las organizaciones de la ESNA y las decenas de organizaciones amigas que a lo largo de estos años se han solidarizado en nuestro reclamo, confirman su respaldo y exigen libertad y democracia sindical en la Argentina.

sitio desarrollado en SPIP