Consulta popular en defensa de los bienes comunes
Ocampo: "El pueblo argentino podrá decidir qué sistema productivo quiere"
Jueves 2 de enero de 2014, por Inés Hayes, Miguel Aguirre *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Gracias a la organización de la ciudadanía, la lucha contra Monsanto, la megaminería, las represas y la soja se ha convertido en una causa nacional. Retomando y siendo parte de todas estas peleas, la CTA llevará a cabo en 2014 una Consulta Popular en Defensa de los Bienes Comunes.

Compartir este articulo:

documentos asociados

"El pueblo argentino podrá expresar su voluntad sobre qué tipo de sistema productivo quiere. Si quiere uno que contamine, que envenene, que destruya el planeta u otro que sea autosuficiente pero con el cuidado necesario como para que todos los sectores de la comunidad no sólo puedan vivir con las necesidades cubiertas en lo económico, en lo social sino también con el cuidado del medio ambiente que es el lugar a donde nos toca vivir a todos", dijo en diálogo con ACTA Normando "Piojo" Ocampo, secretario General de la CTA riojana.

-¿Cuál fue la motivación inicial para lanzar la Campaña en Defensa de los Bienes Comunes?

- La cantidad de luchas que se están desarrollando en todo el territorio nacional en defensa de los bienes comunes o por la recuperación de ellos donde ya han logrado meterse las transnacionales en complicidad con los gobiernos locales y el nacional ha motivado a lo largo del tiempo la idea, la intención, de implementar un mecanismo que permita que el pueblo argentino pueda expresar su voluntad en cuanto a qué tipo de sistema productivo quiere.

Si quiere un sistema productivo que contamine, que envenene, que destruya el planeta, el lugar donde vivimos, donde desarrollamos nuestra vida y donde se desarrolle el futuro de las próximas generaciones o si queremos un país que alcance para todos, que sea autosuficiente pero con el cuidado necesario como para que todos los sectores de la comunidad no sólo puedan vivir con las necesidades cubiertas en lo económico, en lo social sino también con el cuidado del medio ambiente que es el lugar a donde nos toca vivir a todos.




-¿Quiénes integran la convocatoria?

- Por esta dicotomía que se plantea entre gobiernos y empresas que creen que pueden pasarnos por encima como sociedad en unos lugares con más éxito y en otros lugares con menos éxito pero donde se están implementando todas estas luchas, hemos decidido tomar el toro por las astas y creemos que el instrumento se llama, lo que ha decidido el Congreso de la CTA, una Consulta Popular en Defensa y por la Recuperación de los Bienes Comunes para la Soberanía Comunitaria. En este nombre que parece muy largo están comprendidas todas las opiniones e incluso hasta los lenguajes diversos con que los distintos componentes de la Central hemos discutido largamente en comisiones para que pueda esto estar claramente expresado ante el pueblo argentino ante el que ya hemos lanzado la idea públicamente.

-Y será en el 2014.

- Queremos que en el 2014 se haga esta consulta popular que será abierta, democrática en donde podrán participar organizaciones sociales, comunitarias, culturales, deportivas, artísticas, religiosas. Cuanto más grande sea el abanico convocante, más adhesión popular va a haber para poder expresar esa voluntad soberana que es la voluntad común a través de un voto que con un sí o un no va a diferenciar la soberanía popular sobre los bienes comunes. Cómo va a ser la implementación de la pregunta, cuál va a ser la pregunta, se determinará entre todo ese abanico.

Yo particularmente creo que la respuesta, en lugar de buscar un sí, como era en el caso del Frenapo, creemos que esta tiene que ser un No. Un No sería la respuesta impactante en contra de un modelo que está instalado que es el extractivismo y todo este tipo de acciones contaminantes y destructivas de la tierra y con todas las cosas que tienen que ver con el hábitat del ser humano.

-¿Cómo están trabajando actualmente?

- El primer paso es construir todo este abanico convocante y si quieren venir como ciudadanos independientes lo pueden hacer sin ningún problema. Vamos a plantearle al gobierno que convoque a esa consulta popular. Si el gobierno no llamara, lo tendremos que hacer nosotros, el abanico convocante usando las instituciones donde se puedan colocar urnas incluso ir casa por casa para que la gente con el conocimiento previo sepa que puede votar y que puede hacerlo incluso en su propio hogar.

La otra idea que está surgiendo por ahí es que la consulta sea una semana, cinco días, además sería interesante que el ciudadano que vote firme y ponga datos personales que permitan individualizarlo y ver si efectivamente votó para que esto tenga una transparencia absolutamente constatable. Estamos en la etapa de construcción del polo convocante.

-Ustedes tuvieron una experiencia no sólo de militancia de adherir a la causa de la defensa del medio ambiente, los bienes comunes y el hábitat en general y eso prende y cala porque es el territorio que sale y se defiende porque es directamente afectado, ahora en las grandes ciudades o en los centros urbanos, eso a veces nos queda lejos, ¿cómo creés que se va a trabajar eso para que la gente vea que es algo que también tiene impacto cotidiano?

- Hay cosas que son fáciles de explicitar y cosas que son difíciles. Yo creo que con la difusión que hubo con respecto al Cerro Famatina, no hubo persona en este país que no haya tomado conocimiento en forma directa o indirecta de esta situación y creo que eso sirvió para una gran toma de conocimiento y de conciencia de que los pueblos pueden salir adelante si pelean mancomunadamente por encima de las diferencias. Uno puede pelearse por cualquier cosa menos por si vamos o no a defender la vida. Estando eso claro, todas las otras propuestas se encaraman sobre esa claridad.

Yo creo que por ejemplo, con esta cuestión de que vamos a defender la tierra de la zona del centro del país y las zonas donde se está plantando soja usando glisfosato y azotando a la tierra, desertificándola y envenenando barrios enteros desde aviones, en esos lugares la conciencia está desarrollada porque son casos de autodefensa poniendo el caso concreto de la lucha contra Monsanto. Una lucha que empezó con las Madres de Ituzaingó e Islas Malvinas es una causa nacional.

-Ya es una lucha nacional.

- Sí, en Salta por ejemplo, se organizaron contra la instalación de la fábrica de explosivos Austin Powder mediante un tranquerazo, es decir, cerraron el paso por la tranquera. Si se instalara se contaminaría toda el agua del Río Juramento que es agua que llega hasta Santiago del Estero e incluso más allá. Nosotros, por ejemplo, no sabíamos que agua del Famatina le aportaba agua al Río Paraná hasta que salió en un diario por alguien que sabía. El gobierno de Salta autorizó a la Austin Powder a tirar todos los deshechos en el Río Juramento, un río que hoy no está contaminado y sería contaminado por señores que no conocemos pero que tiene la venia del gobierno.

No sólo nos sentimos amenazados en nuestra vida. Todos creemos en la CTA que la solución es que el pueblo argentino tenga la oportunidad de votar cuál va a ser el modelo productivo que queremos como ciudadanos.

* Periodista de la Secretaría de Comunicación de la CTA Autónoma
* Equipo de comunicación CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP