Ni un pibe menos
Taffetani: “Es inexplicable que en Argentina haya hambre”
Lunes 17 de enero de 2011, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Laura Taffetani, secretaria de Actas de la CTA, abogada y dirigente del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo, aseveró a ACTA que “cuando empezamos a marchar y salimos con la consigna “El Hambre es un Crimen”, en realidad queríamos decir que hay que fundar un nuevo país en donde los chicos tengan todas las condiciones porque es lo natural en cualquier generación humana y porque, además, el hambre en nuestro país es inexplicable”.

Compartir este articulo:

En declaraciones formuladas a ACTA, Taffetani indicó que hay que generar ámbitos donde "se discuta lo que se tiene que discutir, esto es el centro y el corazón de un nuevo proyecto de vida si lo vamos a asumir plenamente. Es inexplicable que en la Argentina haya hambre y no tiene ningún tipo de explicación que no sea una decisión política, es una herramienta de control social, como lo son las cárceles a cielo abierto de nuestra villas, como lo es el paco”.

Como se sabe, en la primera reunión de la nueva conducción de la CTA realizada el 29 de diciembre de 2010 se acordó impulsar para este año una nueva edición de la Marcha Nacional de los Chicos del Pueblo denunciando que el hambre es un crimen que podría partir de la provincia de Misiones.

En el marco de esta movida que pretende reafirmar la pelea a brazo torcido contra los traficantes del hambre de nuestros chicos, ACTA dialogó con Taffetani. He aquí, parte de lo dicho:

Urge un nuevo proyecto de país, porque mientras tanto diariamente mueren chicos de hambre.

Es claro que estamos hablando de dos modelos de país, es claro que estamos en un modelo capitalista donde nuestros chicos no tienen salud, es claro que estos 30 años de pobreza estructural nunca ha sido modificado. El daño más grave fue lo cultural, haber aceptado que mueran chicos de hambre, el haber aceptado que los chicos estén en las calles, el haberlo aceptado como sociedad.

¿Entonces?

Nos toca ahora salir y se logra en la lucha, con el compromiso que nos corresponde como generación con las generaciones que vienen, estando en la calle, tenemos que llenar las calles, discutir. Es la obligación de un país diferente”.

¿Qué opina de la baja de edad de imputabilidad a los pibes?

Necesitamos otra política de Estado. El 60% de los chicos están por debajo de la línea de la pobreza y su estrategia es sobrevivir. Estamos teniendo tres generaciones de padres sin trabajo. De la práctica surge que las medidas represivas no dan respuesta a la problemática. Cuando hay una propuesta seria, los chicos la eligen como otra vía.

No hay chicos de la calle. Hay chicos del pueblo.

Detrás de cada chico pobre hay un padre desocupado. Los chicos no son hijos de la calle sino los hijos del pueblo. La solución para el problema de la inseguridad ya la sabemos, es el trabajo, el trabajo genera valores, une a la familia, permite proyectar el futuro. Por eso debemos jugarnos por un país diferente, por un país para todos, debemos refundar un nuevo país, los chicos lo necesitan y nosotros también.

Es una apuesta a futuro…

Es un proceso de construcción de poder hacia una idea diferente de país, es la posibilidad de someter a discusión a todo el país de la responsabilidad que tenemos todos, aunque en grados diferentes. Es real que, si hay una sociedad que se defiende, ningún gobierno va actuar de manera indiferente a la infancia. Esa es nuestra apuesta: atravesar el imaginario de la sociedad con otra idea.

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional

sitio desarrollado en SPIP