Un día maldito
Sábado 10 de octubre de 2015, por Juan Carlos Giuliani *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

¿Era posible hace 523 años conquistar un continente sin invadirlo? ¿Es factible hoy en día imponer el neocolonialismo sin la silenciosa invasión de las políticas culturales emanadas de las usinas del poder mundial?

Compartir este articulo:

* Periodista. Vocal de la Comisión Ejecutiva Regional de la CTA Autónoma Río Cuarto. Secretario de Relaciones Institucionales de la CTA hasta septiembre del 2018.

¿Por qué en Irak y Afganistán los Estados Unidos no se quedaron de brazos cruzados esperando que las clases dirigentes locales le dieran una mano? Guerra preventiva mediante, bombardearon e invadieron países donde sufrieron un revés espectacular, que ni tan siquiera la dictadura mediática pudo invisibilizar.

Pero ¿en todos los casos utilizan los medios directos de ocupación? Rotundamente, no. Para llevar adelante sus siniestros planes de dominación, el imperialismo se respalda en sus socios autóctonos.

Al fin y al cabo ¿se puede triunfar en la empresa del vasallaje de una potencia sobre otra sin el concurso de las oligarquías cipayas nativas que se alinean tras el invasor? ¿No fue ése, acaso, el papel que jugó Malinche para que Cortés conquistara Tenochtitlán?

Bajo disfraces de ocasión, el "malinchismo" sigue vivito y coleando a esta altura del Siglo XXI. Lo hace de la mano de las clases dominantes en los países periféricos, que siguen medrando en su rol de correa de transmisión de las ambiciones del Imperio.

Codicia que impide que los habitantes de estas tierras ubérrimas seamos lo que hubiésemos podido ser de no haber llegado Colón a estas playas aquel nefasto día. En buena hora que el monumento a Colón ya no vigile a los gobernantes argentinos desde el jardín trasero de la Casa Rosada. Es un acto de justicia que, en su lugar, ahora se erija la figura señera de una patriota latinoamericana: Juana Azurduy.

Porque hay que decirlo con todas las letras: El 12 de octubre es un día maldito. Los españoles celebran su fiesta nacional en la que conmemoran el "Descubrimiento de América" y el nacimiento del Imperio Español que duraría desde el año 1492 hasta el año 1898.

Los descendientes de las tribus que vivían aquí antes que llegaran los españoles recuerdan, con rebeldía, la pena de ya no ser.

Los pueblos originarios que habitaban este suelo en paz con el universo fueron sometidos a sangre y fuego en nombre de la cruz y la espada que portaban los prepotentes señores de la muerte y el despojo.

El 11 de octubre de 1492 fue el último día de libertad de los indígenas. El arribo del colonialismo español causó el mayor genocidio conocido en la historia de la humanidad: Ocasionó 70 millones de muertos e inauguró un régimen de expoliación que, salvo honrosas excepciones, rige desde hace cinco siglos.

Durante más de 500 años se verifica una resistencia tenaz al sistema de dependencia y explotación, que encabezó, entre muchos otros, Tupac Amaru. De su nombre salió la palabra tupamaro, utilizada por los españoles para nombrar a cualquiera que osara desafiar la autoridad de la corona. No fue el primer rebelde, pero sí fue el más importante.

Tampoco fue el último. Hoy son pueblos enteros los que se ponen de pie para enfrentar al imperialismo norteamericano.

Ese ejemplo de lucha no ha caído en saco roto. Actualmente existe en América Latina un proceso de reverdecimiento del ideario de la Patria Grande. Se registra la presencia de gobiernos con un mayor margen de autonomía frente al imperio que, con sus diferencias y contradicciones, sus marchas y contramarchas, están protagonizando un nuevo tiempo marcado por la hora de los pueblos.

Esa realidad es singularmente notoria en naciones como Venezuela, Ecuador y Bolivia que han avanzado en reformas constitucionales que les permiten modificar la matriz del régimen de injusticia y explotación y poner la piedra fundamental de un nuevo socialismo para este siglo. Aunque, en más de un caso, pareciera ser que se ha empantanado esa energía original. Es como que se hubiera ingresado en una etapa de tensiones donde el modelo extractivista -promovido por las corporaciones trasnacionales- sigue gozando de buena salud a costa de la enfermedad y muerte de la población, el envenenamiento del aire y el saqueo de nuestros bienes comunes.

Los antiguos pueblos rescatan una cosmovisión diametralmente distinta a la impuesta por la irracionalidad capitalista. Se plantean una relación con la naturaleza armoniosa, donde el hombre no se siente superior ni inferior a las distintas especies que habitan la Tierra y la naturaleza es vista como dadora de vida.

Hoy, reivindicando el derecho a ser, los pasajeros de la historia oculta pero palpitante en la conciencia ancestral, reclaman su lugar en este mundo feroz y depredador, injusto y violento. Es tiempo de ejercer los derechos como ciudadanos de un continente desquiciado por la desigualad social y de recorrer el camino de la liberación americana.

El ejemplo de dignidad de los pueblos originarios acampando durante más de siete meses en pleno centro porteño sin ser recibidos ni considerados por las autoridades del gobierno, es una brutal demostración de que sus derechos tradicionales, como antaño, siguen siendo avasallados por el poder dominante más allá de los discursos de ocasión.

Es preciso avanzar en una concepción de Estado Multicultural, que recoja la diversidad de culturas que conviven en nuestro territorio. Para ello, es importante que el Estado Nacional lleve a cabo una política genuina de reconocimiento del genocidio a los pueblos originarios y su consecuente reparación histórica.

Será una manera de asemejarnos a lo que hubiésemos sido si nos hubiesen dejado ser.

sitio desarrollado en SPIP