Soberanía comunicacional
Zas: "Hay que discutir una nueva Ley de Telecomunicaciones"
Viernes 4 de febrero de 2011, por Carlos Saglul *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El secretario de Comunicación y Difusión de la CTA y secretario general de CePETEL, José Zas, reivindicó la necesidad de una nueva Ley de Telecomunicaciones y destacó el protagonismo gremial alcanzado en esa organización a partir de la incorporación de trabajadores vinculacos con la Informática. Indicó que existe una pelea intermonopólica entre el Grupo Clarín y las empresas Telefónica, Telecom y, en forma emergente, Telmex/América.

Compartir este articulo:

"Telefónica y Telecom monopolizan todo el transporte de señales de radiodifusión y comienzan a participar directamente en el acceso a las mismas, a través de sus ramas fijas y móviles", agregó Zas en diálogo con ACTA.

A continuación, parte del diálogo mantenido con el titular de CePETEl-CTA:

La globalización ha sido también sinónimo de concentración de la riqueza y por ende los medios de comunicación ¿Cómo se recupera la capacidad de regulación de los estados nacionales?

A partir de la reconversión industrial capitalista que se inicia con el invento del microprocesador en 1972 y de la crisis del petróleo de 1973, esta reconversión que implicaba sacar del centro de la escena económica a la industria metalmecánica y poner en su lugar a la electrónica, la informática y las telecomunicaciones, exigía entre otras cuestiones, que los estados nacionales no tuvieran el control (ni se apropiaran de la renta) de las comunicaciones como ocurría corrientemente por ese entonces en la mayor parte del mundo, de manera que, la primer ola de privatizaciones a nivel mundial que se lanzó en la década del ’80, afectó justamente a ese sector.

¿Cómo impacta este proceso de avance tecnológico en el sector de las telecomunicaciones?

Además de la reconocida convergencia entre telecomunicaciones e informática (el sector de las TIC; tecnologías de la información y la comunicación), también nos encontramos con una convergencia entre las telecomunicaciones y la radiodifusión. En efecto, todo el transporte de señales es común y, en las últimas dos décadas también el acceso se ha vuelto común, provocando la pelea intermonopólica que observamos a diario, como en el caso de Clarín y Telefónica en nuestro país.

¿Es posible recuperar la capacidad de regulación?

Recuperar la capacidad de regulación, implica dos cuestiones concurrentes: Por un lado que el Congreso provea los instrumentos legales necesarios y la voluntad del Ejecutivo de aplicarlos. Esto sin duda se conseguirá con la actuación directa de usuarios y trabajadores, tanto en el plano de la sociedad civil como disputando a nivel de Gobierno.

¿Y por el otro?

Con el imprescindible control, para el que se deben crear organismos en los que necesariamente deben participar orgánicamente, además de los usuarios y los trabajadores, los niveles provinciales y municipales de gobierno, los centros de investigación y las universidades.

¿Cuál es la situación del gremio? ¿Cómo definiría las principales reivindicaciones del sector?

El CePETel (Sindicato de los Trabajadores de las Tecnologías de la Información y la Comunicación), alineado en la CTA, es un sindicato con personería gremial a nivel nacional Nº 650 que tiene representación y afiliados en todo el país en empresas de Telecomunicaciones e Informática (Telecom Argentina, Telecom Personal, Telefónica de Argentina, IBM, HP, Nivel Uno, entre otras). Haciendo historia, CePETel tiene su origen en la agrupación de los profesionales universitarios que trabajaban en la empresa estatal ENTel en el año 1958 y obtuvo su personería gremial en 1964. A partir de la privatización de ENTel el sindicato firmó Convenios Colectivos con Telefónica de Argentina S.A. y con Telecom S.A., los cuales se encuentran vigentes. En el año 1998, como secuela de las condiciones neoliberales de la década, la conducción de ese entonces trató de disolver el sindicato. En el año 2002 surge un conflicto en la empresa Telefónica a raíz de la notificación a 850 trabajadores a los cuales no se les aplicaba ningún convenio colectivo, de la necesidad de suspenderlos por razones de fuerza mayor. En este marco se inicia un conflicto que concluye con la reinstalación del Cepetel como sindicato y su inserción en la CTA. En el año 2009 se realiza la reforma del Estatuto Orgánico para ampliar la afiliación a todos los trabajadores de las telecomunicaciones y la informática, sean o no profesionales. Esto se realiza debido a la convergencia de estas dos disciplinas en lo que se conoce como tecnologías de la información y la comunicación (TIC), lo que además genera prácticas laborales comunes y coincidencia en la acción gremial. El correlato práctico, es el gran desarrollo que ha alcanzado la actividad gremial del CePETel en empresas como IBM, donde se eligieron los primeros delegados de base, después de 85 años de actuación de la compañía en el país.

¿Cuáles son las principales reivinidaciones de los trabajadores del sector?

Tienen dos ejes principales: Por un lado, la eliminación de la precarización laboral que se manifiesta sobre todo en la tercerización de un amplio espectro de las tareas propias del sector y en el mantenimiento de la ilegal figura del empleado "fuera de convenio", sobre todo en las áreas profesionales y técnicas de las empresas. Por otro lado, en el reclamo de que el control y desarrollo de este sector clave en la perspectiva estratégica de todo país, deben permanecer en manos de la sociedad y el estado nacional.

¿Cuál es la postura de su gremio frente a la Ley de Medios?

Cuando iba a salir la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la redacción original generaba las condiciones para el “choque” de dos tipos de monopolios integrados verticalmente: El monopolio de los medios masivos y el monopolio de las empresas de telecomunicaciones (telcos). La perspectiva inmediata se visualizaba con ventaja para las telcos. La solución que apareció entonces, fue la exclusión de las telcos del acceso de radiodifusión (no así del transporte, sobre el que siguen ejerciendo su predominio). Con esta exclusión, lo que se hizo fue patear para adelante el problema. La nueva ley, a la vez que excluye a las telcos del acceso al público, establece las condiciones para democratizar este acceso y desarmar el monopolio de las grandes empresas de medios. Pero en las redes de transporte, las que permiten la transmisión de señales de radiodifusión a todo el país y entre emisoras, sigue habiendo monopolio y “abusos” de los grandes prestadores telco. Por su parte, en el acceso (donde es muy difícil entrar si ya hay una red), los prestadores, ante estas reglas del juego restrictivas, “cierran” sus redes (sean éstas cableadas como las telefónicas o las de TV por cable o, ni que hablar de las inalámbricas / celulares). Esto impide el desarrollo y aprovechamiento integral de las redes de acceso al público. La forma de encarar el fondo de estas cuestiones es discutiendo una nueva Ley de Telecomunicaciones que acompañe a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

¿De qué se trataría este plexo normativo?

Esta Ley de Telecomunicaciones debe estar acompañada de una política de Estado para establecer una Infraestructura Universal de Conectividad, elevando esto al rango de Servicio Público básico. La sociedad y el Estado Nacional deben tener poder de decisión y control sobre la interconexión no restrictiva, las arquitecturas abiertas y los precios de interconexión en las redes de transporte; la no discriminación geográfica del acceso y la optimización técnica de las redes de acceso (fijas y móviles) que incluya la compartición la coubicación y la portabilidad numérica y la estricta orientación a costos de los precios de los servicios móviles. Además, la legislación y las políticas (y la sociedad toda) deben exigir la neutralidad de la red (que esté libre de restricciones en las clases de equipamiento que pueden ser usadas y los modos de comunicación permitidos, que no restrinja el contenido, sitios y plataformas, y donde la comunicación no esté irrazonablemente degradada por otras comunicaciones) y el acceso libre a los contenidos. No a los códigos cerrados, no a los paquetes de servicios y reclamar la producción nacional tanto de los servicios, como de los insumos (bienes de capital) necesarios para la producción de los mismos. Esto incluye la apropiación del conocimiento necesario y la definición de las tecnologías convenientes.

¿El CePETel ha elaborado un anteproyecto de Ley de Telecomunicaciones?

Así es, ese proyecto establece el derecho a la telecomunicación, considera a la telecomunicación como un Servicio Público y no una mercancía a la que se le agrega el paliativo del servicio universal, provee las condiciones de la necesaria recuperación por parte del Estado Nacional de la planificación de las telecomunicaciones a través de: . La definición de los mercados y de las condiciones de concurrencia en cada uno de ellos. . La validación periódica de las Licencias o Concesiones sobre la base del seguimiento de un Plan Estratégico de Referencia. . La fijación de topes para las tarifas en todas las condiciones. . La definición de las tecnologías convenientes para el desarrollo productivo. . La obligación de la planificación, gestión y operación de las redes y los servicios desde el territorio nacional. . La aplicación efectiva de la Ley de Compre Nacional. . La ampliación del concepto de telecomunicación básica a la telefonía móvil y al acceso a Internet. . El establecimiento de un marco para la concurrencia de prestadores que aporten dinámica al sistema y que a su vez contribuyan a la universalidad del servicio. . La independencia real de los órganos de regulación y control.

Es muy completo.

Es integral, establece además la creación de un Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones que permita al Estado Nacional el acceso al conocimiento, uno de los vértices del triángulo virtuoso conformado junto con el servicio y la industria.

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional

sitio desarrollado en SPIP