Dos sentencias claves
Lunes 4 de julio de 2016, por Paula Quinteros *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La sala VII y la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo acaban de ordenar la ampliación de la inscripción gremial UCRA en La Pampa y Rosario. Un avance significativo para el largo proceso de legalización.

Compartir este articulo:

* Asesoria Jurídica de la CTA A Nacional

Decimos que es clave porque después de la sentencia "Orellano" de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la Inscripción Gremial ha tomado una nueva dimensión, se convierte en una herramienta importante, ya que los trabajadores para ser titulares del derecho de huelga requerirán la previa inscripción en el registro especial.

La sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, como hemos dicho desde el documento del Observatorio del Derecho Social de la CTA, implica un fuerte retroceso en el ejercicio del Derecho Fundamental de Huelga. Cuando la mayoría de la doctrina opina que dicho derecho le corresponde a los “gremios”, entendiendo a éstos como conjunto de trabajadores sin necesidad de estar inscriptos, el fallo “Orellano” lo restringe a las entidades sindicales (inscriptas y con Personería Gremial)

Pero a su vez y paradójicamente, implica otorgar más facultades a las entidades "simplemente inscriptas" que las que poseía en la mayoría de las sentencias de la Cámara del Trabajo y en Tribunales provinciales, que exigían tener Personería Gremial.

No hay nada para festejar con este retroceso en la jurisprudencia de la Corte, pero como ha sido siempre en la historia de las lucha de clases de los trabajadores surgen nuevas formas defensivas que permiten organizar su auto-tutela.

Nosotros como Departamento Jurídico de la CTA Autónoma venimos trabajando en el mismo sentido, ampliar derechos de los trabajadores y sobre todo la ampliación de aquellos que resultan esenciales para su organización.

El Ministerio de Trabajo no ha variado demasiado en su esquema respecto de su injerencia en la vida interna de los sindicatos. Retrasa los trámites, cajonea, dificulta y dilata para que los trabajadores no puedan ser reconocidos en el conflicto. Retrasa su ilegalidad para desalentar su organización.

Una vez más festejamos junto a los conductores de transporte este reconocimiento de la Justicia del Trabajo, que aunque tardíamente va a obligar al Ministerio de Trabajo a otorgar la Inscripción Gremial tal como pasó en el caso de la Unión de Trabajadores de Comercio y Servicios (UTRACOS-CTA) de Villa María.

Como dice el dictámen del procurador Eduardo Álvarez: “La administración no tiene la potestad de otorgar o no la inscripción gremial, una vez cumplido los requisitos está obligada a hacerlo”.

Continuamos trabajando. Felicitaciones a los trabajadores que lucharon por este reconocimiento.

sitio desarrollado en SPIP