18 de Diciembre: Día Internacional del Migrante
Luis Campos: "La gran mayoría de las migraciones responden a la búsqueda de trabajo"
Lunes 19 de diciembre de 2016, por Inés Hayes *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El 4 de diciembre de 2000, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas proclamó el Día Internacional del Migrante. En esta nota, Luis Campos, abogado del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, Carlos Giménez, de la comunidad boliviana y Juan Moreira, de la paraguaya, analizan la situación de los migrantes en un mundo donde la vida misma se ha transformado en una mercancía.

Compartir este articulo:

Desde su nacimiento, la CTA viene desarrollando políticas e iniciativas tendientes a la contención y organización de los migrantes. Fue en su segundo Congreso, cuando la Central tomó la decisión política de cambiar su nombre de Central de los Trabajadores Argentinos a Central de Trabajadores de la Argentina para incorporar a los trabajadores y trabajadoras migrantes. Este hecho, junto a la afiliación directa y la creación de un Área de Migraciones en el marco de la Secretaría de Relaciones Internacionales, fueron desde entonces banderas fundamentales de la Central.

“Las migraciones en su gran mayoría responden a la búsqueda de trabajo y de mejorar la calidad de vida de las personas que migran. Y la respuesta dominante de los Estados, a nivel global, es ponerle barreras a estas personas; sin embargo, garantizan los recursos para la libre movilidad de los capitales”, explicó Luis Campos, abogado del Observatorio Jurídico de la CTA.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que en la actualidad hay 232 millones de trabajadores y trabajadoras migrantes en el mundo, lo que representa el 31,1% de la población mundial, y se estima que la globalización, los cambios demográficos, los conflictos, las desigualdades de los ingresos y el cambio climático impulsarán cada vez a más trabajadores y sus familias a cruzar las fronteras en busca de empleo y seguridad.

Las cifras hablan por sí solas: El 48% de los migrantes internacionales son mujeres, quienes en su mayoría migran por cuestiones laborales. Y en general, la mayor parte de la migración en el mundo está relacionada con la búsqueda de trabajo: más del 90% de todos los migrantes internacionales está constituido por los trabajadores y sus familias. En la actualidad son los asiáticos quienes conforman el grupo más numeroso de personas que residen fuera de su lugar de nacimiento, en segundo lugar, se ubican los africanos y en tercer lugar, los latinoamericanos. Se estima que uno de cada 8 migrantes tiene entre 15 y 24 años.

“Dejé a mi bebé cuando sólo tenía seis meses”, dijo Ellen Dollaga, una madre filipina, entrevistada para una película producida por la OIT sobre migración y trabajo. “Para una madre es importante ver y escuchar a su niño decir mamá, pronunciar sus primeras palabras y dar sus primeros pasos. No obstante, sacrifiqué todo eso y muchos otros momentos felices para ganar dinero. Hubo un tiempo en que mi hijo no conoció a su madre”, explicó. Además de perderse los primeros años de vida de sus hijos, las y los migrantes se ven obligados a abandonar sus costumbres, su lengua y su idiosincrasia para adaptarse y adoptar un nuevo idioma y otra forma de vida, completamente distinta a la suya en sus países de nacimiento.

"Los migrantes venimos a trabajar, no como dice Miguel Ángel Picheto que los migrantes venimos a traer droga, a sacar dinero, sino simplemente nosotros lo que hacemos es trabajar, vivir, invertir, con el mismo dinero acá en Argentina", dijo en diálogo con ACTA Carlos Giménez, migrante boliviano e integrante de la CTA Autónoma.

El compañero destacó que la xenofobia llego a su punto limite cuando dos personas fueron asesinadas en el Parque Indoamericano. "Macri también dijo que nosotros venimos a usurpar tierras pero todo lo que hacemos lo hacemos con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo. Pero también se tienen que acordar que los europeos también vinieron hace muchos años y el Estado les dio techo, comida y un lugar a donde ir a trabajar, mientras que nosotros llegamos directamente a trabajar y ningún Estado nos da nada, solo con el esfuerzo nuestro conseguimos un plato de comida o un techo", manifestó.

"Siempre se habla de la comunidad boliviana, la paraguaya, la ecuatoriana, la chilena, pero nunca de los italianos, los españoles, de los árabes, los holandeses, franceses, ingleses que también migraron. Los padres de nuestro presidente eran italianos, llegaron igual que cualquier inmigrante pero ellos supieron hacer negocios con los políticos y empezaron a construir el imperio que hoy tienen. Los dólares que sacan afuera no lo hacemos los sudamericanos, son los políticos quienes se los llevan. Para denunciar todas estas situaciones es que marchamos", explico Giménez.

Para finalizar, Carlos historizó: "Tuvimos una mujer boliviana que lucho en la independencia de Argentina, era Juana Azurduy de Padilla. Cornelio Saavedra, miembro del primer gobierno patrio, también era boliviano".

"Cuando las cosas van mal siempre hay que echarle la culpa a alguien y como no se pueden echar la culpa a sí mismos, buscan chivos expiatorios y utilizan una serie de conceptos para disculparse ante los electores. Ellos dicen que la culpa la tienen los migrantes que vienen a utilizar tu escuela, tu hospital y que te quitan el trabajo. Entonces dicen que nos van a cobrar un peaje. Es lo mismo que levantar las barreras que Donald Trump quiere hacer contra los mexicanos. Y no es contra todos sino contra aquellos que somos diferentes a ellos cultural, social y económicamente", dijo Juan Moreira, Secretario General del Club Atlético Deportivo Paraguayo y de la Federación Paraguaya en la Argentina.

"Es un impuesto a los que menos tenemos, pero no les cobran impuesto a los ricos. Donald Trump plantea lo mismo que Macri, les prohíben la entrada a la gente que viene a trabajar pero no a los capitales que vienen a ganar dinero sin trabajar. Atenta contra la unidad latinoamericana", agregó Moreira.

Si bien los trabajadores migrantes contribuyen con el crecimiento y el desarrollo de los países de destino y los países de origen se benefician de las remesas y de las competencias que los migrantes adquieren cuando están fuera de su país, son escasas, casi nulas, las políticas de Estado que protegen los derechos de los trabajadores migrantes.

* Periodista de la Secretaría de Comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP