Derechos humanos
La CTA-A estuvo en Plaza de Mayo recordando a Cachito Fukman y denunciando la represión en PepsiCo
Viernes 14 de julio de 2017, por Inés Hayes, Melissa Zenobi *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Durante la tarde de ayer, la CTA Autónoma estuvo en Plaza de Mayo acompañando una nueva ronda de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora que recordaba al gran compañero Cachito Fukman, a un año de su muerte. Además llegaron trabajadores y trabajadoras de PepsiCo a contar la feroz represión que sufrieron durante esa madrugada.

Compartir este articulo:

A las 7.00 de la mañana, efectivos de la Policía Bonaerense, conjuntamente con Gendarmería Nacional -en un enorme operativo que involucró alrededor de 500 efectivos- reprimieron y desalojaron brutalmente a los/as trabajadores/as de la planta que la empresa PepsiCo tiene en la localidad bonaerense de Florida, partido de Vicente López.

Con balas de goma, gases lacrimógenos, gas pimienta, palos y golpes hicieron el desalojo de la planta que los trabajadores mantenían tomada en defensa de sus fuentes laborales. Las fuerzas de seguridad aplicaron el protocolo antipiquetes a trabajadores de prensa, impidiéndoles registrar el accionar represivo.

Unidad de los trabajadores

En la Plaza de Mayo, junto a la CTA-A, al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, y un amplio arco de organizaciones sociales, políticas y culturales, Luis Medina, trabajador de PepsiCo, dijo: “Venimos con una delegación de PepsiCo, compañeros y compañeras que fuimos brutalmente reprimidos en la puerta de la fábrica por la Policía Bonaerense. Salió en cadena nacional la feroz represión que sufrimos. No solamente los trabajadores de PepsiCo sino todo el barrio y los vecinos cuando a las 3.00 de la mañana llegó un impresionante operativo de Gendarmería Nacional con decenas de móviles, cientos de gendarmes que hicieron un perímetro a doscientos metros a la redonda, y el barrio estuvo sitiado”.

El trabajador contó además que “había una sirena constante en todo el barrio, los vecinos y vecinas empezaron a salir muy asustados, con cacerolas a manifestarse a favor de la lucha de los trabajadores de PepsiCo. Con un grupo de compañeros estábamos resistiendo en el techo, la policía subió, nos tuvimos que parar en la cornisa, había dos compañeras hijas de desaparecidos que estaban acompañándonos, Victoria Moyano y Alejandría Arri para no ser reprimidos. Tuvimos que negociar, permitieron subir a nuestros abogados y a diputados que estaban haciéndonos el aguante, nos hicieron una ronda para que podamos salir sin que nos golpeen”.

Medina dijo también que “muchas compañeras fueron golpeadas y que el 70% de la fábrica está compuesto por mujeres, la mayoría mamás, muchas son sostén de hogar. Queremos volver a trabajar, la fábrica tiene las condiciones dadas para que sigamos trabajando. Las compañeras están al frente de esta lucha sosteniendo el acampe, la cocina, con sus hijos, muchos niños y niñas enfermas por el clima. Pero no bajamos los brazos”.

“Estamos desoladas, desesperadas porque nos dejaron sin fuente de trabajo y muchas de nosotras somos jefas de hogar. Es muy triste lo que pasó: recibir golpes por defender nuestra fuente de trabajo”, dijo una trabajadora de PepsiCo. La compañera agregó: “Yo solo quiero seguir trabajando, llegar a la vejez con el orgullo de decir que trabajé toda mi vida”.

Pablo Spataro, Secretario Adjunto de la CTA Autónoma Capital dijo: “Cuando amanecimos con la represión de la policía, con gas pimienta, con perros de caza persiguiendo a los trabajadores no podíamos hacer más que venir a acompañar a los trabajadores y trabajadoras y solidarizarnos. El acuerdo entre la empresa y la burocracia sindical para dejar afuera a 600 familias es una realidad preocupante, indignante. La respuesta que estamos dando acá de manera conjunta con diversas organizaciones sociales y populares es abrazar la lucha de los trabajadores y trabajadoras para que no pierdan el empleo y sus fuentes de trabajo y para que sean escuchados sus reclamos. No les han ofrecido ningún ámbito de negociación”.

Alicia Coca, integrante de la Mesa Nacional de la CTA Autónoma agregó: “Nosotras nos solidarizamos principalmente con las mujeres porque son, frente a una coyuntura económica tan desfavorable, las más perjudicadas, somos las que volvemos a casa, cocinamos, contestamos los cuadernos de comunicación y al otro día debemos levantarnos y seguir. Hoy repudiamos toda la violencia que fue ejercida contra las trabajadoras y especialmente contra las mujeres trabajadoras porque la clase política se llena la boca con Ni una Menos pero hoy fueron golpeadas brutalmente nuestras compañeras y no vimos ningún cartel”.

“Estamos acá en la plaza para bancarlas a ellas y para seguir luchando por todos los derechos que nos faltan a las mujeres y especialmente a las mujeres de PepsiCo”, concluyó Alicia Coca en Plaza de Mayo.

La historia

La empresa había decidido de un momento a otro cerrar la planta de Vicente López dejando a casi 600 familias en la calle con argumentos insostenibles, dado que la fábrica estaba funcionando en condiciones normales, sin alertar sobre crisis ante la autoridades pertinentes, como establece la ley.

Ante esta situación, la CTA Autónoma hizo propia la denuncia de los trabajadores de Pepsico al afirmar que, con el intento de "relocalizar la producción", en realidad están encubriendo la decisión de la empresa de despedir a 600 trabajadores y trabajadoras con el único objetivo de contratar personal en condiciones de mayor precariedad laboral y con menores derechos laborales.

* Periodista de la Secretaría de Comunicación de la CTA Autónoma
* Equipo de comunicación de la CTA Autónoma

sitio desarrollado en SPIP