De San Cayetano a Plaza de Mayo
La CTA-A también reclamó Pan, Paz, Techo, Tierra y Trabajo
Martes 8 de agosto de 2017, por Miguel Aguirre *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Como cada 7 de agosto, al conmemorarse el Día de San Cayetano, Patrono del Trabajo, la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA Autónoma) dijo presente en la convocatoria de las organizaciones sociales y marchó desde Liniers hasta Plaza de Mayo, en un contexto marcado por el deterioro de las condiciones de vida de los sectores populares debido a la aplicación de las políticas de ajuste de Macri.

Compartir este articulo:

Desde temprano, organizaciones y familias autoconvocadas se congregaron en la Iglesia de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers, para hacer oír las demandas de Techo, Tierra y Trabajo. Pasadas las 9.00 de la mañana, la multitud sobrepasó las expectativas de los organizadores y emprendió la marcha camino a Plaza de Mayo. Militantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), organizadores de la Jornada, además de cooperativas de trabajo, sindicatos, organizaciones de productores de agricultura familiar y micro emprendimientos, recorrieron los 10 kilómetros por Avenida Rivadavia.

A su paso, la movilización se fue engrosando con la llegada de las agrupaciones que se iban sumando a la convocatoria desde distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense, registrándose diversos cortes en las arterias más importantes de la ciudad a raíz de su adhesión al reclamo.

A su paso por el Congreso, un grupo de referentes entregó a legisladores un petitorio con más de medio millón de firmas demandando el tratamiento urgente de un proyecto de ley para declarar la emergencia alimentaria, que permita reforzar las partidas presupuestarias a comedores y merenderos comunitarios.

La multitud se vio acrecentada aún más en Plaza de Mayo con el arribo de otros contingentes hasta desbordarla para participar del acto de cierre. Allí distintos referentes de las organizaciones convocantes tomaron la palabra e insistieron en reclamar la aplicación de la ley de  emergencia social y la necesidad urgente de atender el creciente incremento de los niveles de indigencia de bastos sectores de las barriadas. Reclamaron además políticas públicas en materia de promoción de puestos de trabajo y asistencia a los emprendimientos productivos de las organizaciones.

La fuerte caída del salario real y el consumo de productos básicos de la canasta familiar; despidos, suspensiones y cierres de fábricas; fuerte retroceso de la actividad de las pequeñas y medianas empresas y comercios en contraste con el aumento de la importación de bienes y servicios; la amenaza permanente sobre los trabajadores respecto de la pérdida de derechos ya conquistados y recortes de subsidios y jubilaciones, son algunas de las consecuencias más inmediatas y de fuerte impacto en la población de esta ofensiva neoconservadora.

Junto con esto, se debe destacar también el plan del Ministerio de Trabajo de poner techo a la negociación paritaria, el permanente intento de profundizar la flexilización laboral y terminar con los convenios colectivos, además del proyecto que busca ampliar la edad jubilatoria.

La CTA-A viene alertando sobre la vocación represiva de este gobierno y la creciente criminalización de la protesta social expresada en las distintas acciones de violencia contra manifestantes, el desalojo de trabajadores que reclaman por la continuidad de su fuente de trabajo, la apertura de causas judiciales contra dirigentes sindicales y sociales y la represión contra comunidades de pueblos originarios. La Central insiste en su llamado a la unidad y a la movilización para fortalecer los lazos del campo popular de manera de luchar por las conquistas expresadas como hoy en la calle.

Fotografías: Walter Piedras

* Equipo de comunicación CTA Autónoma

Album de Fotos

sitio desarrollado en SPIP