" />
Pueblo originario Los Lule, Tucumán
Imputan por usurpación de tierras a un anciano de 88 años
Martes 15 de febrero de 2011
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

La justicia de Tucumán imputó injustamente a un abuelo de 88 años de edad, miembro de la Comunidad Indígena El Nogalito del Pueblo Originario Los Lule, por el delito de "usurpación de propiedad". Lo denuncia en la nota que sigue el cacique Joaquín Pérez de la Comunidad El Nogalito:

Compartir este articulo:

Por este medio, y en mi Carácter de Cacique de la Comunidad Indigena El Nogalito del Pueblo Los Lule de la Provincia de Tucumán- Argentina, denuncio ante la opinión Publica que nuestras Comunidades Indígenas seguimos sufriendo persecuciones por parte de la justicia y de usurpadores que através de ardides colonizadores pretenden a través de la justicia despojarnos de nuestros territorios del cual vivimos y hemos vivido desde tiempos inmemoriales en forma colectiva.

El día lunes 07 de Febrero de 2.011, en la Comunidad Indigena El Nogalito, sito en el Departamento Lules de la ruta Nº 341 Km. 41, el fiscal Carlos Sale de la fiscalía IV de instrucción, tomo declaraciones a un abuelo de 88 años de edad, miembro de esta Comunidad Indigena El Nogalito, imputado por el delito de: usurpación de propiedad, denunciado por los verdaderos usurpadores de nombres: Carro María Agustina, Claudio Miguel Carro, Mario Carro, Beatriz Tula Santillán, entre otros que pretenden adueñarse de nuestras tierras comunitarias. Llegada del Fiscal Carlos Sale, al domicilio del Abuelo de la Comunidad Indígena Lule.

Se procede al interrogatorio del que se lo acusa al abuelo Arce quien ha sido notificado injustamente en varias oportunidades por la fuerza pública para prestar declaraciones en cede tribunal por el delito del que se lo acusa, pero al encontrarse imposibilitado caminar, el Fiscal Carlo Sale se traslada hasta su domicilio particular del mismo donde se toma declaración de las acusaciones ilícitas en su contra por el delito que nunca ha cometido.

En el marco de esta persecución por parte de la justicia, el abuelo fue acompañado por sus hijos, nietos, bisnietos, familias de la Comunidad Indígena, y el cacique de la misma para darle sosiego y fuerza espiritual, sabiendo que se encuentra en riesgo de sufrir un ACB, como así también fue asistido y asesorado por el abogado defensor de la Comunidad Indígena.

Es imposible que el abuelo de 88 años de edad pueda usurpar sus propias tierras, aquellas que reclaman terceros desconocidos y que dicen ser dueños de títulos de propiedad. Aquellos terceros mienten y quieren engañar a la propia justicia diciendo que son poseedores cuando no se los conoce en la zona. Los actores en este juicio nunca vivieron en la comunidad y recurren a la justicia para obtener sentencias favorables para despojarnos.

El abuelo es uno de los 16 imputados en la causa: Carro María Agustina y Beatriz Santillán C/ Arce Carlos Florencio y Tristán S/ Usurpación de propiedad. No hay elementos que justifiquen o acrediten lo que pretenden demostrar estos colonizadores para despojarnos de nuestro territorio.

Para los Pueblos Originarios es una persecución por parte de la justicia. No es posible que un abuelo de 88 años de edad, con problemas hipertenso, que ha vivido toda su vida de la agricultura en este mismo territorio, que por su problema de salud que atraviesa actualmente se ve incapacitado caminar y en riesgo de sufrir un ACB. Por todo ello, No hay justificativo para que se lo impute de un delito que nunca ha cometido.

A posterior de la declaración al abuelo Arce ante el fiscal Carlos Sale, la Comunidad Indígena ha repudiado mediante asamblea estas persecuciones por parte de la justicia de la Provincia de Tucumán y de usurpadores ardides.

Asimismo, y por este medio, la Comunidad Indígena El Nogalito del Pueblo Los Lule, señala al Sacerdote Walter Enrique Mansilla, de la Congregación Salesiana (amigo de los Carro y de otros usurpadores) como instigador y cómplice de las amenazas de desalojos que sufren nuestras familias indígenas. Mansilla pretende también adueñarse de 250 hectáreas de tierras que pertenecen a la Comunidad Indigena El Nogalito, que en Marzo de 2.008 pretendió instalarse en las mismas. Mansilla entro sin mediar palabras a una huerta Comunitaria que pertenece a familias comuneras Indígenas. Siempre acompañado por la fuerza policial y de terceros (usurpadores que no tienen posesión). Tierra, territorio, es nuestra Pachamama, es la fuente principal del sostenimiento económico de nuestras familias indígenas, y vamos a resistir hasta las últimas consecuencias para que las mismas no sean enajenadas por colonizadores usurpadores.

Fuente: Contrapunto

sitio desarrollado en SPIP