Fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la libertad sindical
Lunes 7 de septiembre de 2020, por Daniel Jorajuría *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Ningún fallo de cualquier tribunal o de la Corte Suprema clausura los derechos fundamentales del trabajo como lo son los de Organización, Negociación Colectiva y de Huelga, garantizados por los convenios 87 y 98 de OIT, que deben ser cumplidos por los estados miembros de la Organización Internacional del Trabajo (Argentina lo es), independientemente de la legislación local. En este sentido, el artículo 8 inciso 2 del convenio 87 establece que, “La Legislación Nacional no menoscabará ni será aplicada de suerte que menoscabe las garantías previstas en el presente convenio”.

Compartir este articulo:

El fallo de la Corte Suprema macrista conformada en principio por DNU, luego subsanado por el Congreso, en la designación de sus últimos dos miembros no ofrece sorpresa alguna, al contrario, no hace otra cosa que sostener el statu quo de las clases dominantes, razón por la cual desde nuestra central demandamos la democratización de la Justicia.

Debemos destacar que estos convenios (87 y 98 de OIT) tienen en nuestra pirámide jurídica un rango superior a la ley 23.551 observada más de 20 veces por ese órgano tripartito de Naciones Unidas, ante los planteos de la CTA, por otorgar derechos exclusivos a las organizaciones con Personería Gremial y negárselos a los sindicatos simplemente inscriptos.

Este fallo también esconde la ideología que sostiene el neoliberalismo y que tanto daño ha hecho a nuestra sociedad.

Desde sus ideólogos como Von Hayek hasta sus ejecutores como Margaret Thatcher, Ronald Reagan, Pinochet, etc., siempre atacaron los derechos protectorios del trabajo, proclamando libertad del mercado para las fuerzas económicas y niegan las leyes del mercado ganadas por los trabajadores con sus luchas como la libertad sindical y el derecho a la sindicalización, la negociación colectiva, el derecho de huelga y la legislación del trabajo.

En definitiva, niegan la justicia del trabajo y la justicia social distributiva, entendida como “La Igualdad de Oportunidades para obtener los Derechos Económicos y Sociales a los Trabajadores”.

Lo sorprendente es que en esa misma línea se exprese un dirigente sindical del modelo privilegiado por el sistema, seguramente para defender sus privilegios.

Sería mejor que se ocupe del desamparo que deja su modelo sindical que le da la espalda al 50% de la clase, donde la precariedad y la informalidad crecen; Donde el 35,9% de los trabajadores no están registrados; Donde el 35% gana menos que el salario mínimo.

De estas cosas debería ocuparse con sus derechos exclusivos y no ante la crisis ponerle la alfombra roja a los empleadores para rebajar los salarios y que sean los trabajadores los que paguen la crisis.

Los modelos económicos explotadores de la clase necesitan de un modelo sindical funcional a su accionar, no por casualidad en las conferencias de la OIT en Ginebra a ese modelo sindical lo defiende el representante de la Unión Industrial.

Decir que el otorgamiento de inscripciones gremiales por parte del Ministerio de Trabajo le hace daño a la democracia, es en principio subestimar a los trabajadores que se organizan y reclaman porque las organizaciones tradicionales han claudicado, e ir en contra de ellos, es jugar para la patronal.

Lo que verdaderamente daña la democracia es la falta de libertad sindical, que son valores fundamentales de la democracia y dan mejor calidad a la defensa sindical.

Quiero recordar solo a modo de ejemplo que triunfos como la jornada de 6 horas y la eliminación de la tercerización en subterráneos lo logro el gremio de los metrodelegados con inscripción gremial de CTA y no del gremio con personería, que lo gremios que están peleando por salarios y condiciones de trabajo además de dar la vida contra la pandemia son los gremios de los profesionales de la salud, junto a ATE, la mayoría de ellos sin personería gremial.

Que quienes lucharon en Corrientes por el cobro de salarios y por correctas liquidaciones de haberes ha sido la UCRA con inscripción gremial y no el gremio con personería.

Que quienes ganaron el conflicto por el cobro total de haberes y la reincorporación de los despedidos en la empresa TRENTO fue el Gremio del Vidrio de la CTA-A (SATIVA), y no el gremio con personería.

Que quien lucha por aumentos de salarios en el chaco es la Federación SITECH, un gremio con 7000 afiliados con inscripción gremial y podría seguir.

Por último, si hoy nuestra CTA con nscripción gremial demanda un salario básico universal es para proteger al 50% de trabajadores que no comprende su modelo sindical.

* Secretario Gremial de la CTA

sitio desarrollado en SPIP