País tajeado en dos
Domingo 29 de enero de 2012, por Silvana Melo *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Suerte que el que salió le dejó la puerta abierta. Y pudo evitar el estrés de la tarjeta magnética para acceder. Cada vez que se para frente al cajero siente la profunda soledad de la impotencia. El botonerío gélido y las indicaciones mudas que la máquina le asesta le derrumban sobre el tablero todas las carencias de su precariedad.

Compartir este articulo:

* Periodista; Agencia de Noticias Pelota de Trapo (APE)

A los 50, el paso fugaz por la escuela allá tan lejos, el olor del norte todavía en la piel y todos los paraísos que no fueron le llenaron los bolsillos de frustraciones. A esta altura sabe que el trabajo es una quimera y que el plan es lo único seguro que lo mantiene de pie. En un suelo de barro pero de pie. Por eso a veces dice que no a un par de ofertas que no le cambiarán la vida. Pero le rebanarán el plan. Y a eso se aferra. Aunque todas las semanas luche contra esa tecnología barata que le pide claves y comprensión para vomitarle cien pesos por la ranura.

La sociedad dual, aquel concepto nacido durante la herida transversal del menemismo, vuelve a plantarse a la hora de los análisis en un país que excluyó a mosaicos enteros de la población. O que, en realidad, los incluyó en un espacio predeterminado: el margen, el residuo de un sistema que produce sobras y que las disciplina con la asistencia social. Según cifras no oficiales más o menos equilibradas, el núcleo duro de la pobreza en el país, intocado por un crecimiento sideral de la economía, abarca entre el 20 y el 25 por ciento de la población. Unas diez millones de personas puestas a sobrevivir en un espacio ajeno al de los beneficiados por el modelo. Dos tierras paralelas, dos países diversos y lejanos. Separados tajantemente por la inequidad, por la desigualdad de las oportunidades, por la bonanzas que golpean a algunas puertas y que por otras pasan de largo.

Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), la Argentina en flor que expandió el empleo asalariado formal en los últimos años se repele con la otra, la que vio bajar el nivel de empleo de los trabajadores con nivel de educación más precario. La falta de trabajo para adultos con educación secundaria incompleta, la exigencia de calificación en los hijos de una escuela desintegrada, parienta pobre de un sistema que separa y nivela con la deseducación, con la expulsión y con el desencanto, condena al 43 % de la población (Encuesta Permanente de Hogares – Indec) a un naufragio personal que, por suma no más, se vuelve colectivo.

Tantos de ellos se asoman al ventanuco de la tecnología a través del cajero automático por el que cobran el plan. Y se espantan por esa dificultad segregatoria que los confina en el patio trasero de la casa de todos. Este sector poblacional anónimo, fatigado, termina inducido a la inactividad, al retiro inexorable del mercado. No tienen trabajo ni lo buscan. “Todo el crecimiento del empleo neto entre los años 2004 y 2011 ha sido en trabajadores con educación secundaria completa o superior, mientras que el nivel de ocupación de trabajadores con educación secundaria incompleta declinó. Se cristaliza así un mercado laboral dual, con un sector formal de salarios relativamente elevados al que acceden sólo las personas más educadas, y un sector informal sostenido por la asistencia social para los menos educados”, dice textualmente el informe de la UCA.

Y esa dualidad –la desigualdad marcada a fuego en un país que encerró en la desesperanza a millones, sedados por la maquinaria asistencial- es aún más dolorosa cuando se reastrea que el Producto Bruto Interno en el 2001 fue un 67% mayor que el de 2004 y el PBI per cápita aumentó en un 56 %. El empleo urbano total creció en un 18% y el desempleo se redujo desde el 14,5% al 7,4% de la población económicamente activa.

Pero la postal oscurece su belleza cuando al dorso aparecen todos los empleos generados ocupados por gente con niveles educativos medios y elevados. Y una destrucción sistemática de los puestos de trabajo que ocuparon los hombres y mujeres con bajo nivel de educación. Entre 2004 y 2011 hay 98 mil empleos menos para aquellos a quienes la escuela no retuvo y dejó en la calle a la buena del cielo. Con trabajo informal, no registrado, mal pago, sin cobertura, sin defensa, sin aportes.

Muchos de ellos son viejos rehenes de los planes sociales, clientes de un Estado que sofoca la reacción y la rebeldía ante lo injusto con un sistema asistencial que para 2012 está alimentado con un 60 por ciento más de recursos. El acceso a los planes aumentó en un 18,2 % en el nivel educativo más bajo.

Los prisioneros de la asistencia son sometidos por el Estado a un proceso de des-dignificación, deterioro y violencia latente. El trabajo deja de ser una herramienta de la dignidad para ser la emboscada que desactiva el plan.

El mismo sistema que alienta la individualidad y la mirada recelosa a la otredad no permitió la expansión de experiencias colectivas de asociación y producción y quebró centenares de miles de familias cuyos niños crecieron y crecen sin la referencia del conocimiento y el trabajo como herramientas de construcción y resistencia. Como el camino pertinaz hacia la libertad.

El cajero automático lo saluda y le destina nombre y apellido cuando inserta la tarjeta. Pero el teclado ejerce su tiranía y le propina la conciencia de la limitación. A veces se traba, no responde, anoticia que no hay dinero y no hay nadie a quien hablarle ni reclamarle ni gritarle que el plan está ahí adentro. Que ahí están las gotas sistémicas en el pabellón de beneficios que le tocó. Y no hay nadie a quién reclamarle. Como en todo el camino de su historia.

sitio desarrollado en SPIP