Entre Ríos
Mejoran las condiciones de las empleadas en casas de familia
Miércoles 23 de febrero de 2011, por Corresponsalía Paraná *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Desde hace cuatro años las empleadas en casa de familia cuentan una representación sindical en la esfera de la CTA. Según afirman, las condiciones y perspectivas laborales del sector han mejorado sustancialmente. “Las empleadas conocen sus derechos y los empleadores comienzan a comprender la importancia de tenerlas en blanco”, aseguran.

Compartir este articulo:

Si bien no hay un registro formal de la cantidad de empleadas que desarrollan tareas en casas de familias, desde la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) filial Paraná, estiman que el 60% de ellas no están registras.

En este sentido, la secretaria general del Sindicato de Empleadas en Casa de Familia de Entre Ríos (SECFER-CTA), Manuela Muñoz, confirmó que entre 2009 y 2010, la contratación de este servicio creció un 11%; y de este total, el 9% fueron blanqueadas por sus empleadores.

“Si bien la situación sigue siendo muy irregular, en los últimos cuatro años hemos logrado mejorar nuestra situación”, admitió. En consonancia con ello, hizo hincapié en que buena parte de ello se debe a las capacitaciones que vienen desarrollando, donde les ofrecen las herramientas “para defenderse”, esto es: exigir las condiciones laborales que les corresponden.

Paralelamente, según admitió Muñoz, la actitud de los contratantes también está cambiando. “El empleador tiene menos recelo, se acerca al sindicato y nos consulta, se interesa por saber cuánto les corresponde pagar y de qué manera pueden inscribir a las empleadas y formalizar su trabajo”, subrayó.

Por su parte, el secretario general de la CTA Paraná, Ricardo Sánchez, enfatizó las acciones que viene impulsando con el propósito de equiparar el marco laboral de las empleadas en casas de familia a las que cualquier otro trabajador de la esfera privada.

Al respecto, el gremialista enfatizó las conquistas alcanzadas por el sector a partir de la conformación del Sindicato. “En los últimos cuatro años, la realidad de este sector ha cambiado sustancialmente, y es a partir de las actividades impulsadas desde el sindicato”, admitió.

Cuando se conformó el Sindicato de Empleadas en Casa de Familia de Entre Ríos, hablar de ese sector era una apuesta muy grande desde el punto de vista laboral, debido a que no estaban contempladas como trabajadoras. Por ende, debieron instalar sus reivindicaciones y lograr la aceptación entre las mismas empleadas, para que se afilien y exijan sus condiciones de trabajo.

Actualmente, la asociación cuenta con 600 afiliadas, que el año pasado pudieron participar de los talleres de capacitación, donde no sólo las instruyeron sobre cómo mejorar sus servicios, sino que, fundamentalmente, las asesoraron en los aspectos vinculados al reconocimiento de sus derechos.

Sobre ese punto, Sánchez, recordó que en la Argentina existe un antiguo decreto ley, el 326 que data del año 1956, que regula la actividad, pero que “nunca fue respetado ni muchos menos aplicado”, advirtió, y que ahora la Nación pretende derogar para generar un nuevo marco regulatorio.

En consecuencia, las expectativas están puestas en la Cámara de Diputados de Nación, ya que pretenden que este año avancen en un proyecto de ley que el pasado 8 de marzo presentó la presidenta Cristina Fernández, que apunta a regularizar definitivamente el marco laboral del sector.

Quienes trabajan en el servicio doméstico tendrán derecho a una indemnización por despido igual a la prevista en el régimen general de contratos de trabajo; podrán tomarse la licencia por maternidad percibiendo el sueldo, y tendrán un descanso semanal garantizado de 35 horas entre el sábado y el lunes.

Quienes dan trabajo en sus hogares, por su parte, seguirán pagando las mismas contribuciones que hasta ahora, pero habrá dos diferencias en el sistema de esas cargas sociales: la obligación de aportar regirá sin límites de horas trabajadas, con un mínimo de $ 20 -hoy la exigencia se da a partir de un mínimo de 6 horas por semana-, y la figura del "dador de trabajo" cambiará por la de "empleador", con lo cual deberá identificarse como tal ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Esos son algunos de los cambios previstos en el proyecto de ley anunciado por la mandataria nacional el año pasado.

Pero Sánchez observó que resta solucionar la cobertura de salud labora, ya que las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART) no las contemplan, a pesar de que están enumeradas en la ley riego de trabajo, pero la norma aún no fue reglamenta.

Según se estima, en el país hay alrededor de un millón de trabajadoras, pero sólo un 10% está registrado y tiene aportes para la obra social y la jubilación, pese al blanqueo que se buscó provocar a partir de la posibilidad de deducir los sueldos y contribuciones de ese personal -hasta un límite de $ 9.000 anuales- de la base de cálculo del impuesto a las ganancias. Esta posibilidad seguirá vigente.

En tanto, actualmente, el empleador puede avanzar en la regularización de su empleada con un abono mensual de 35 pesos le garantiza el aporte jubilatorio, mientras que la empleada absorbe el aporte de 60 pesos para la obra social.

La inscripción se concreta con un trámite simple, rellenado el formulario 102 que se puede obtener en la página digital de la AFIP.

Escala salarial actualizada a noviembre de 2009:

* Primera Categoría: Institutrices, preceptores, gobernantas, amas de llaves, mayordomos, damas de compañía y nurse. Personal con retiro 8 horas diarias: $1.656,72 - Sin Retiro: $1.846,70.

* Segunda Categoría: cocineros/as especializados, mucamos/as especializados, niñeras especializadas, valets y porteros de casas particulares. Persona con retiro 8 horas diarias: $1.537,54. Sin Retiro: $1.712,36.

* Tercera Categoría: cocinero/ra, mucamos/as, niñeras en general auxiliares para todo trabajo, ayudantes/as, caseros y jardineras $1.502,14.

* Cuarta Categoría: aprendices en general de 16 a 17 años de edad $1.347,56. Personal con retiro que trabaja diariamente 8 horas de trabajo: $ 1.347,56. Por Hora: $12,63 Por Labor Máxima 4 horas diarias $ 673,78. Hora Excedida: $10,27

Para consultas comunicarse en la sede de CTA Paraná, donde funciona el Sindicato de Empleadas en Casa de Familia de Entre Ríos, sita en Tucumán 278; o al teléfono 4030362, de 9 a 20.

Fuente: Paola Ponroy; El Diario de Paraná, Entre Ríos

* Equipo de Comunicación de la CTA Paraná

sitio desarrollado en SPIP