Pueblada de Corral de Bustos
Un pastor asegura que hubo un arrepentido que quiso declarar lo que pasó
Viernes 25 de febrero de 2011, por Corresponsalía Córdoba *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Testimonió el lunes en la Cámara del Crimen de Bell Ville y aseguró que él viajó junto a un arrepentido y el legislador Passerini a una reunión con el Fiscal General Darío Vezzaro y allí, se contó la verdad de lo sucedido en Tribunales el día del incendio, pero por incompetencia el Fiscal no pudo hacer nada.

Compartir este articulo:

Poco tiempo después fue citado por la Fiscalía de Marcos Juárez y cuando estaba en viaje, le dijeron que se pegara la vuelta y se olvidara del tema. El testigo nunca volvió a ser citado y su ex mujer declaró también, que fue apremiada, para que no ratificara la versión del Pastor.

El testigo es un Pastor de la Cárcel de Villa María quién conoció a los imputados en la época en que los mismos permanecieron detenidos en aquella penitenciaría. Contó el testigo que tras la liberación de gran parte de los detenidos hizo amistad con uno de los mismos y comenzó a viajar a Corral de Bustos para predicar en esa casa. A dicho domicilio concurrían familiares y luego vecinos en general de la ciudad de Corral de Bustos, fue allí que se apersonó una persona diciendo que se sentía muy mal, que tenía miedo, que no podía dormir, porque él había sido uno de los culpables del incendio y que había gente inocente detenida y que se quería entregar a la Justicia para contar la verdad.

El pedido del “arrepentido” exigía no declarar ni con la policía de Corral de Bustos ni ante la Fiscalía del Dr. Viramonte, ni ser detenido en la zona, por lo que ante esta inquietud el pastor comenzó la búsqueda de que hacer y a través de un abogado de Isla Verde, fue contactado por el entonces legislador Daniel Passerini, quién en conjunto con el mencionado abogado obtuvieron y consiguieron una reunión con el Fiscal General de la Provincia Dr. Dario Vezzaro, invocando el primero amistad o buenos contactos con el Fiscal General y habiendo pagado incluso por un remis para que los trasladara a Córdoba al Pastor junto al confeso testigo.

El pretendido confesante armó su bolso, se despidió de su familia y viajó a Córdoba a contar su verdad y entregarse a la Justicia. Allí en Córdoba tuvo lugar una reunión entre el Fiscal General, otro asistente de la Fiscalía (hoy fallecido), el pastor y quién se iba a entregar, este contó con lujos de detalles todo lo sucedido al Fiscal General y para decepción de quienes habían viajado el Dr. Vezzaro les dijo que no se podía hacer nada, que era incompetente él para tomarle declaración o hacerlo detener, prometiendo que se contactaría con el Dr. Viramonte para que le recepcionase declaración.

Así continuó la gestión del pastor hasta que se les informó que debían viajar a Marcos Juárez para declarar con el Dr. Viramonte habiendo emprendido en su momento el viaje el Pastor con el futuro imputado, pero el destino nuevamente cambió de curso según refirió el Pastor y en el viaje recibió un llamado de Passerini diciendo que se pegasen la vuelta porque había mucha Prensa y no iba a poder declarar. Al rato le llamó el abogado de Isla Verde diciéndole al Pastor que le dijera al “arrepentido” que se olvidara del tema, que no iba a tener que declarar nunca más y que nunca iría preso.

Aportó el pastor también datos sobre que se pretendía el aporte o el ocultamiento de algunos nombres en la eventual declaración que el arrepentido no estaba dispuesto a hacer, lo que habría llevado a suspender definitivamente la declaración por ante el Fiscal.

Es de destacar que momentos antes de la declaración del Pastor lo había hecho la ex-mujer del arrepentido quién había pre-confirmado lo dicho por el Pastor como real y que la noche anterior había sido “apretada” por su ex-pareja para que no declarase. Esa declaración se la hizo saber al Pastor diciéndole que demostraba que no era el “arrepentido” tan buena persona como él creía, a lo que el Pastor respondió: La conducta de … hoy es responsabilidad de la Justicia de ayer.-

El “arrepentido está citado a declarar pero increíblemente y pese a contar con su domicilio y lugar de trabajo hasta ahora no fue posible su comparecencia.

Un defensor pidió testimoniales de los Dres. Vezzaro y Passerini para ver cuál es lo explicación de estos hechos.

Las audiencias fijadas para los días martes y miércoles de esta semana fueron suspendidas hasta la próxima semana.

Fuente: www.cadenadelsudeste.com

* Equipo de Comunicación de la CTA Córdoba

sitio desarrollado en SPIP