Video: Agrotóxicos, genocidio encubierto
Médicos de Pueblos Fumigados
Sábado 19 de mayo de 2012, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El doctor Medardo Ávila Vázquez es médico pediatra y neonatólogo, Coordinador de la Red Universitaria de Ambiente y Salud e integrante de Médicos de Pueblos Fumigados.

Compartir este articulo:

Desde hace más de 10 años distintos grupos de vecinos vienen denunciando que el indiscriminado uso de agrotóxicos en sus territorios ocasiona enfermedades en sus familias, muchas de ellas muy graves.

Ante esta situación, algunos miembros del equipos de salud de los pueblos fumigados se reunieron en la Facultad de Ciencias Médicas de Córdoba (2010) y de Rosario (2011) y formaron una Red para estudiar y recopilar datos sobre el impacto que la actual forma de producción agroindustrial ocasiona en las comunidades. ACTA dialogó con uno de ellos, el doctor Avila López, quien participó de la actividad organizada por la Asociación Médica Argentina.

Soy médico neonatólogo, en el año 2008 siendo Subsecretario de Salud de la Ciudad de Córdoba, un avión pasó fumigando el Barrio Ituzaingó, un barrio caracterizado por una gran cantidad de casos de cáncer y otros problemas vinculados a temas ambientales. Violando todas las normativas los productores mandaron a aplicar endosulfán y glifosato como pudimos corroborar. Hicimos las denuncias penales correspondientes y logramos que por primera vez en el país la Justicia considerara un delito aplicar venenos en los campos sobre zonas pobladas. Eso desencadenó un proceso muy largo pero que culmina con el juicio oral y público que se inicia el 11 de junio.

En la legislación argentina existe la figura que prohíbe aplicar estos venenos sobre áreas pobladas, sobre escuelas rurales llenas de niños. Lo que pasa es que hasta ahora prevalecía una forma de mirar las leyes con un sesgo protector del negocio de la agroindustria. Los reclamos de las madres, las comunidades, el apoyo de las áreas técnicas –sociólogos, médicos, agrónomos de la agroecología-, han llevado a que la Justicia cambiara esa mirada sesgada que tenía para proteger principalmente el derecho privado y hoy tenemos una disputa para tratar de que el derecho a la salud, los derechos sociales y ambientales prevalezcan y que se tomen las medidas para que se pueda denunciar en cualquier lugar del país cuando te están envenenando.

En el momento en que nosotros nos presentamos, cuando éramos funcionarios, lo hizo primero la Municipalidad como Estado Municipal y se le rechazó la participación. Después nos presentamos nosotros desde el Área de Salud, en función de velar por el derecho a la salud. Entonces el fiscal consideró que nosotros teníamos una participación en el juicio por eso, nos habilitó como querellantes y hoy, de hecho, somos los únicos que vamos a participar junto a los fiscales de la acusación en esta causa. Como nosotros no presentamos querella civil ni comercial, no hay querellantes por indemnización. Somos médicos, vamos por el derecho a la salud y los abogados de las madres en este momento no presentaron su participación por resarcimientos económicos. Entonces el proceso quedó en este marco.

Tenemos muchas expectativas. Hay muchísimas pruebas, la legislación es clara, ya hay otras dos causas que están avanzando, que van a ir a juicio. Una por Colonia Tirolesa y otra por Villa María de Río Seco. O sea que ya otros fiscales interpretaron la Ley en el mismo sentido que se generó en esta causa, así que las expectativas son que las cosas salgan bien. Hay también definiciones de Lorenzetti, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, que ha planteado en marzo, el inicio del año judicial, que la Justicia tiene que empezar a dar respuestas a las demandas referidas a derechos ambientales.

Mirando el problema de la minería, el problema de los agrotóxicos, o los problemas de la Cuenca del Matanza, vemos que los derechos ambientales en Argentina están sometidos a un tercer plano. Cuando no hay derechos privados o comerciales que prevalezcan, recién se les da lugar. En este caso tenemos la disputa entre los derechos del agronegocio de los productores, y de las grandes empresas que les están pagando varios miles de pesos a sus abogados. Y se los están pagando las asociaciones de productores y de biotecnología, para que los defiendan contra el derecho de la población, que va con abogados vocacionales. Los fiscales hasta ahora han tenido una actitud de mucho compromiso, o sea que creemos que hay posibilidades de que la Justicia dé un fallo ejemplar.

Durante estos diez años se ha ido desarrollando todo un movimiento de autoconvocados, colectivos que en pueblos de varias provincias se van sumando al reclamo para que cesen las fumigaciones, con el aporte de las redes de los médicos y la Facultad de Medicina.

Es fundamental también el aporte de todos los medios, sobre todo los independientes o alternativos, que llevan esta problemática a la opinión pública. Porque los medios hegemónicos obviamente están vinculados al negocio y algunos medios oficialistas no quieren irritar los intereses del Gobierno que en este tema tiene políticas claramente erróneas. Entonces es fundamental el aporte de estos medios independientes que muestran que también tienen un impacto muy grande en la generación de opinión pública.

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional

sitio desarrollado en SPIP