Por el fin de la ART
Claudio Lozano: “Por detrás de la muerte, está el negocio”
Jueves 24 de mayo de 2012, por Redacción *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

El diputado porteño Claudio Lozano (Buenos Aires para Todos) también participó de la Audencia Pública en el Congreso Nacional donde se debatió sobre las bases del anteproyecto de Ley de Salud Laboral de la CTA. Sobre los números que mueve el negocio de las ART giró su exposición.

Compartir este articulo:

“El negocio de las ART movió una facturación de aproximadamente 12.700 millones de pesos en el año 2011 y creció un 1.300% entre el 2003 y el 2011.

"De estos 12.700 millones, el 75% está concentrado en 8 firmas y el 60% en sólo 5. Cinco empresas que son Prevención, Consolidar, Asociar, La Caja y MAPFRE. Estas cinco empresas concentran prácticamente el 60% de la facturación del negocio del que estamos hablando.

"Once de las 24 empresas que participan de este negocio están dentro de las 1.000 empresas más importantes del país y 3 están dentro de las 200 más importantes".

“Hoy están cubiertos solamente 8.490.000 trabajadores, sobre una realidad que está en torno a los 16 millones y medio, que son los que componen la fuerza laboral de la Argentina. Es decir que la cobertura ronda el 51% del total.

“Lo interesante a destacar es el ligero incremento que hubo en términos de cobertura. En la época de la convertibilidad, por ejemplo, estaban cubiertos el 43% del total de los trabajadores y hoy el 51 %. Desde el año 2008 la cobertura no crece. Es decir que tal cual está planteado el esquema, la posibilidad de cubrir al conjunto de los trabajadores es absolutamente imposible.

“Hay algunos otros indicadores importantes. Incluso indicadores oficiales que alcanzan a la mitad de los trabajadores. Seguramente si tomáramos el conjunto serían mucho peores. Si uno toma los casos con días de baja o incapacidad sobre el total de los trabajadores cubiertos, desde el 2002 hasta hoy se ha pasado del 6% al 8%. Cuando uno dice de 6 a 8 parece poco; pero en realidad dos puntos sobre el 6% representan un incremento del 33%, no es una cifra menor.

“El segundo elemento a destacar es la duración de las bajas. El promedio de las bajas por accidentes laborales en el año 97 era de aproximadamente 13 días. Hoy, las bajas por accidentes laborales en promedio, superan los 31 días. Es decir que el nivel de gravedad de los accidentes laborales es mucho mayor que el que teníamos antes.

“Sobre el tema de las pérdidas económicas, cuando medimos la cantidad de jornadas no trabajadas por cada 1.000 trabajadores cubiertos, eran de 1.400 días en 1997 y hoy han subido a 2.140 días. Es decir, los días perdidos por no prevenir los accidentes laborales ha crecido de manera significativa.

“Y la cantidad de casos involucrados en accidentes, tanto en bajas como en incapacidad, son 570.000 casos al año 2010. Proyectando la cifra al universo de los trabajadores, estamos hablando de casi 860.000 casos al año.

Otro elemento importante a señalar, es que la cifra de 7 trabajadores fallecidos por día, representan un crecimiento respecto al 2002 de casi el 30%. Es decir, que hay tasas de crecimiento del producto que están acompañadas por tasas de crecimiento de accidentes laborales, dadas las condiciones de precarización laboral vigentes en la Argentina.

“Las cifras son sumamente claras como para apuntalar la propuesta que estamos tratando de instalar. Y Víctor (De Gennaro) decía bien que al tema del negocio y de la muerte hay que responderle con solidaridad y vida. Entonces la pregunta a hacerse es cuál es la única manera por la cual una sociedad puede garantizar solidaridad y vida. Y en realidad hay una sola: que tenga la posibilidad de decidir sobre su propia vida.

“El problema de nuestras democracias es que no necesariamente la idea de democracia formal tal cual tenemos está asociada a la idea de decisión, a la posibilidad de decidir. Y me parece que en este sentido no hay ninguna legislación democrática si no se construye democráticamente.

“El proceso de este Proyecto que estamos presentando, empezó hace muchos años, tuvo distintos recorridos, se realizó una presentación parcial en el 2006, se debatió con los compañeros y delegados en el Encuentro de Villa Constitución, y seguramente continuará discutiéndose en el país de aquí en más, para poder garantizar las condiciones, y es ese proceso de democratización el que garantiza una legislación democrática como estamos haciendo con este tema.

“Quiero señalar que la Audiencia Pública es una institución en el Parlamento Nacional, que el Parlamento no utiliza. En realidad fuimos nosotros los que impulsamos su puesta en marcha. Tratando de hacerlo con los recursos institucionales de los que disponemos, pero el Parlamento debiera, a través de sus comisiones, discutir cada tema en Audiencia Pública. Porque la garantía de la legislación democrática es la participación democrática en la construcción de la Ley. Y la garantía de que la Ley tenga un ejercicio y cumplimiento cabal del derecho que quiere preservar, que en este caso es la vida, es que tenga el requisito democrático incorporado. Y en este Proyecto el requisito democrático está presente en la vigencia de la libertad y la democracia sindical a través de los Delegados de Prevención.

“Esta Ley que proponemos es democrática por su proceso de construcción, y es democrática porque tiene la garantía de los trabajadores en la ejecución y cumplimiento de ese derecho. Y quiero decir, para que no haya confusiones, que en este Parlamento hoy hay sólo dos fuerzas que se oponen a la Personería Gremial de la CTA y al ejercicio de la libertad y la democracia sindical, que son el Frente para la Victoria y el PRO”.

* Equipo de Comunicación de la CTA Nacional

sitio desarrollado en SPIP